El fiscal de Caaguazú Alfredo Mieres obtuvo una condena de 21 años de pena privativa de libertad para un hombre por coacción sexual, violación y abuso sexual en niños. Los antecedentes refieren que en el 2009, la pareja del hoy condenado viajó a España, por lo que las hijas, que en ese entonces tenían 3 y 6 años respectivamente, quedaron con el hombre, quien aprovechó la situación para someterlas.

La mujer enviaba mensualmente 1.000 euros para la manutención de las menores, hasta que en el 2017 las llevó a vivir con ella a España, notando un comportamiento extraño en las mismas. Tras indagar, ambas confesaron que su padre abusó de ellas en varias ocasiones y que eran golpeadas constantemente, no les daba de comer y las obligaba a vestir y copiar escenas no acordes a su edad. Relataron que no hablaron antes porque fueron amenazadas de muerte e incluso abusada de ellas con arma de fuego en mano.

El Tribunal de Sentencia, conformado por los magistrados Julio Solaeche como presidente, Alejandrina Rodríguez y Tito Gauto como miembros titulares, analizó los elementos probatorios entregados por el Ministerio Público y dictaminó la condena.