La fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez, se reunió en la sede central del Ministerio Público con productores de la zona de Santa Rita, departamento de Alto Paraná, y otras zonas, quienes fueron presuntamente estafados por 7 directivos de la empresa Agrícola Colonial y las empresas subsidiarias Tupí SA y Potensa. Dichos productores habrían sufrido una pérdida de aproximadamente 2 millones de dólares. Los mismos fueron acompañados por el fiscal adjunto del Área X, Édgar Moreno.

En el marco de la causa, el agente fiscal Hugo Vázquez Figueredo imputó por la supuesta comisión de los hechos punibles de apropiación, estafa y lesión de confianza a Jaime Aloisio Hammes, Ernani Sidnei Hammes, Alex Juniors Hammes, Rodrigo Manuel Bogado Orué, Guillermo Antonio González Méndez, Gerardo José Martínez Páez y Hernando Gregorio Cino.

La titular del Ministerio Público escuchó las inquietudes de los productores y les aseguró que haría el correspondiente seguimiento a la causa e impulsarla a fin de esclarecer los hechos acontecidos y determinar a los responsables. Refieren los antecedentes que la denuncia fue radicada el 29 de mayo pasado por los abogados Lourdes Cantero Wolf, Lilian Beatriz Machado y Aldo Insfrán Romero, en representación de los integrantes de la Asociación de Colonos de Santa Rita. Según la investigación, la firma denunciada se dedicaba a financiar los cultivos de los productores, entregándoles insumos e implementos agrícolas. Los trabajadores firmaban pagarés por las deudas contraídas, que al final de la cosecha honraban entregando los granos producidos. Sin embargo, los agricultores supuestamente fueron embaucados, considerando que los responsables de Agrícola Colonial no les devolvían los pagarés.

Los documentos presuntamente fueron vendidos a entidades financieras y bancarias, que posteriormente ejecutaban para quedarse con las propiedades de los mismos. En ese sentido, muchos de los afectados perdieron sus inmuebles, según la denuncia que formularon.