Desde el 2012 al 2018, la Corte Suprema de Justicia invirtió la suma de G. 5.367.200.000 en la realización de 1.614 pruebas de ADN en los diferentes juicios de filiación tramitados en los diferentes juzgados de la capital e interior del país. Los datos están cargados en la página web del Poder Judicial.

Una prueba de paternidad se realiza con el fin de demostrar si un hombre es o no el padre biológico de otra persona. Esto puede tener importancia respecto a los derechos del niño y la niña y obligaciones del padre. De la misma manera, también es posible realizar una prueba de maternidad, aunque esto es menos común, ya que casi siempre se conoce la identidad de la madre.

ALTO COSTO

Es así que durante el 2018 la máxima instancia judicial autorizó la realización de 245 pruebas de ADN en los diferentes juicios que se tramitan en los tribunales de la República. El costo total por los estudios de ADN fue de G. 836.700.000. Asimismo, en el 2017 se realizaron 244 exámenes de ADN y tuvieron un costo de G. 769.650.000. Mientras que en el 2016 se autorizó la realización de 366 pruebas de ADN por un valor de G. 1.282.950.000. El 2016 fue el año en el que más pruebas se realizaron, de acuerdo al sitio web del Poder Judicial.

CORTE SOLVENTA GASTOS

La Corte Suprema de Justicia recuerda a toda la ciudadanía la gratuidad de la realización de las pruebas de ADN en caso de ser de escasos recursos económicos. Para acceder a este beneficio, los interesados deben demostrar su insolvencia a través de un procedimiento en el que están involucrados los defensores de Pobres y Ausentes de la Niñez junto con el Ministerio Público y el Juzgado de la Niñez y la Adolescencia.

“Con el fin de constatar la falta de medios económicos de los involucrados, el juzgado envía el formulario de realización del examen a la Corte, luego de obtener dictamen favorable de la Fiscalía y la Defensoría de Pobres y Ausentes de la Niñez se otorga el beneficio. Tras superar el proceso administrativo, se comunica al juzgado solicitante la aprobación de la realización de dicha prueba”, señala.

Una vez comprobado que los demandantes son de escasos recursos, la Corte Suprema de Justicia llama a licitación para la elección del laboratorio que se encargará de la realización del examen sanguíneo.

Este beneficio se realiza en el marco de la implementación de las 100 reglas de Brasilia con el objetivo de garantizar el acceso a la justicia, la Corte Suprema de Justicia debe disponer de un presupuesto para solventar las pruebas de ADN a aquellas personas que no cuenten con los medios económicos disponibles para cubrir los gastos de la realización del mencionado examen.