El suboficial Roberto Oso­rio, condenado a 8 años de cárcel tras ser hallado cul­pable por el negociado de los cupos de combustibles, recuperó su libertad por resolución de la Cámara de Apelación, integrada por los magistrados Pedro Mayor Martínez, Gustavo Santan­der y Gustavo Ocampos.

Los camaristas decidieron revo­car la prisión preventiva del agente policial alegando que el condenado ya cumplió la pena mínima debido a que ya estuvo privado de su libertad anteriormente.

En el juicio oral y público se constató que se elaboraron documentos no auténticos para solicitar las tarjetas de combustible, que produ­jeron un perjuicio mayor a G. 1.159 millones a la Policía Nacional.