Miembros de la barra brava “La hinchada que tiene aguante”, entre ellos 16 adultos y 6 menores de edad, fueron imputados por el fiscal Eugenio Ocampos, de la Unidad Especializada en Seguridad y Convivencia de las Personas, y quedaron a disposición del juez de la Niñez y la Adolescencia. En total suman 22 personas imputadas por perturbación de la paz pública, daños a obras construidas e infracción a la Ley N° 1866/02 por la no violencia en los estadios deportivos.

Los mayores de edad procesados son: Ariel Sebastián Domínguez Rojas, Isaías Daniel Ferreira Chaves, Cristhian Nicolás Benítez Meza, Richard Joel Galeano Penayo, Júnior Valentín De los Santos Orrego, Carlos Dionisio Carreras Guanes, Gustavo Adrián Ocampos Martínez, Rogelio Ramón Yudis Insfrán y Gerardo Álvarez Danilchuk.

Además, fueron procesados Carlos Damián Drozdroski Lucena, Julio Raúl Gauto Vázquez, Matías Gabriel Orrego Simbrón, Diego Bogarín, Pablo González, Juan Acosta Calongue y Raúl Antúnez Insfrán.

Según los antecedentes, el domingo 3 de febrero, policías escoltaban a dos facciones de hinchas del club Sportivo Luqueño que partieron del estadio Feliciano Cáceres con rumbo al Defensores del Chaco, uno de ellos, denominado “La hinchada que tiene aguante”, protagonizó hechos vandálicos sobre las calles Alejo García y Capitán Gwynn, en Sajonia.

Los incidentes consistieron específicamente en lanzamientos de piedras a policías que se encontraban en el sitio, ocasionando de esa manera quiebres de vidrios y otros daños a una patrullera. Asimismo, los uniformados sufrieron lesiones en la pierna y espalda.

También en el entretiempo del compromiso disputado entre Sportivo Luqueño y Olimpia hubo otra gresca entre los barras de ambos clubes. Según el relato, los hinchas de Olimpia pasaron a platea y tras llegar a las cercanías de la gradería norte, empezaron a quitar butacas para luego arrojarse mutuamente.

Una vez finalizado el encuentro, cuando retornaban a la ciudad de Luque, en un momento descendieron del bus y crearon disturbios en la vía pública e inclusive arrojaron petardos contra los uniformados. Tras controlar la situación, los agentes policiales aprehendieron a los ahora investigados, quienes quedaron privados de su libertad en la Comisaría 3ª de Luque.