Sergio Coscia, procurador general de la República, dijo que Juan Arrom y Anuncio Martí violaron la Ley de Refugiados de la CONARE del Brasil, cuando solicitaron en el 2018 la concesión de un hábeas corpus ante la Justicia Paraguaya.

En comunicación con la 780 AM, el encargado de la asesoría jurídica del Ejecutivo Nacional recordó que la Comisión Nacional de Refugiados (CONARE) del Brasil otorgó refugio a ambas personas porque -supuestamente- no tenían acceso a la justicia de Paraguay.

No obstante, los dos solicitaron en octubre del 2018 la figura de un hábeas corpus, demostrando que siguen teniendo acceso a la Justicia.

A criterio del procurador general, esto representa un nuevo hecho que amerita aún más la revocatoria de la condición de refugiados.

“Si pidieron esa figura jurídica y la Justicia dio el trámite, es evidencia de que ellos tienen y siguen teniendo acceso a la Justicia. Son ellos los que no se quieren presentar ante la Justicia”, consideró.

Sobre el hábeas corpus, Coscia recordó que fue rechazado, dado que Arrom y Martí fueron declarados en rebeldía por parte de un Juzgado de Garantías.

El vicecanciller nacional, Hugo Saguier Caballero, señaló el fin de semana pasado que el Gobierno paraguayo confía en que las autoridades brasileñas no dilatarán una respuesta al pedido paraguayo de cancelación del estatus de refugiados políticos de Juan Arrom, Víctor Colmán y Anuncio Martí.

Aseguró que la Cancillería brasileña ya estudia de forma inmediata el tema porque el caso lo amerita y esperan que en los próximos días se expida al respecto.

Antecedente

Juan Arrom y Anuncio Martí, huyeron del país un día antes del juicio oral y público, en el mes de agosto de 2003. Ambos están como refugiados políticos en el Brasil. Tanto Arrom como Martí fueron activistas del Partido Patria Libre (PPL). Un partido de izquierda extinto, de cuyo brazo armado surgió el autodenominado grupo criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Los ex líderes del Partido Patria Libre (PPL) huyeron del Paraguay tras descubrirse su vinculación con el secuestro de María Edith de Debernardi, por cuya causa fueron detenidos y condenados Alci­des Oviedo Brítez y Carmen Villalba. Esta se autodenominó desde la cárcel como uno de los supuestos líderes del grupo criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).