Ex fiscal de Quiindy César Ariel Garay Azucas recuperó su libertad días pasados luego que la defensa haya conseguido que el Juzgado Penal de Garantías Nº 6 de Asunción revoque el arresto domiciliario que pesaba sobre el imputado, procesado por cohecho pasivo agravado. La medida preventiva de prisión fue impuesta en mayo pasado por el juez penal de Garantías Paublino Escobar.

El levantamiento de la medida se dio por el compurgamiento de la pena mínima establecida para el delito, y a fin de hacer efectiva la libertad del ex fiscal se establecieron fianzas reales y personales por parte de la jueza Lici Teresita Sánchez –jueza interina del Juzgado Nº 6 de Garantías–.

Entre las fianzas que estableció el Juzgado se encuentra el embargo hasta cubrir la suma de G. 500 millones sobre un inmueble ofrecido por la madre del procesado, la señora Inocencia Paula Azucas Barrios, además de una fianza personal de G. 100 millones de su abogado, Pedro Rodolfo Mendoza.

La defensa argumentó que no existe peligro de fuga ni tampoco de obstruir el proceso investigativo, por lo que solicitó que la medida alternativa a la prisión sea revocada. “A más de seis meses de haberse iniciado esta investigación no se ha registrado ni un solo antecedente”, argumentó la defensa.

ANTECEDENTES

El pasado 27 de abril, Garay Azucas –quien se desempeñaba como fiscal de Quiindy– fue aprehendido en un procedimiento realizado en el barrio Santa María de Asunción luego de ser filmado cobrando una supuesta coima de G. 50 millones. Supuestamente, el dinero era para sobreseer al ciudadano español Ángel Aja Muela, a quien Garay Azucas supuestamente solicitó primero 30.000 dólares y luego bajó a 20.000 dólares.

El procedimiento estuvo a cargo de los fiscales René Fernández y Liliana Alcaraz luego de recibir la denuncia en sede del Ministerio Público. La misma fue formulada por el abogado del ciudadano español que enfrenta un proceso penal, según los antecedentes.