La jueza penal de Garantías María Griselda Caballero decretó la prisión en el penal de Tacumbú de Bruno Javier Marabel Ramírez, imputado por feminicidio y homicidio doloso por la muerte de Dalma María Rojas y otras personas, ocurridos días en una vivienda ubicada sobre las calles Olivia casi Montevideo del centro de Asunción. La magistrada ordenó que también guarde prisión en Tacumbú el imputado Marcelo Gabriel Sosa Díaz.

La jueza Caballero dispuso, además, que las imputadas por homicidio doloso en calidad de cómplice, Alba Rosalina Armoa Núñez y María Araceli Sosa Díaz, sean recluidas en la cárcel de mujeres del Buen Pastor hasta tanto dure el proceso penal que enfrentan.

Para el Ministerio Público, el joven Marabel es el principal sospechoso del asesinato de su ex novia Dalma María Rojas Rodas; de los padres de esta, Julio Rojas Delvalle y Elva Graciela Rodas de Rojas, así como de los dos hijos de Dalma, Cristian Santino Barrios Rojas y Saulo Pío Nahir Rojas.

AUTOPSIA

Existió ensañamiento en el múltiple homicidio y las víctimas agonizaron dolorosamente antes de morir había explicado la fiscala Esmilda Álvarez. Una de las hipótesis del demencial asesinato múltiple apunta a una cuestión económica. El supuesto padrastro de Dalma se dedicaba a realizar préstamos que luego cobraba sin piedad. Ese sería uno de los motivos por los que Bruno Marabel (h), sospechoso del homicidio, decidiera realizar la macabra escena para que su padre no perdiera la casa que él habría empeñado.

Tras la autopsia realizada por el médico forense Pablo Lemir quedó claro que cuatro de las víctimas fueron apuñaladas. La primera en ser presa de la locura mortal fue Saulo Pío, el niño de 4 años, quien antes de recibir 17 puñaladas fue estrangulado con un corpiño. Lemir concluyó que el otro niño, Cristian Santino, de 6 años, también recibió varias estocadas como demuestran sus ropas, ya que el cuerpo fue rociado con cal para acelerar su descomposición.