“Después de haber leído el fallo, vemos que se trata de un nefasto antecedente y bastante peligroso para el quehacer jurídico. Apeligra todo el sistema”, dijo el fiscal Nelson Ruiz, uno de los representantes del Ministerio Público en el llamado “caso Curuguaty”. Fue durante una entrevista en el programa “Cara o Cruz”, emitido por Unicanal.

Actualmente al frente de la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrupción, Ruiz añadió que fue “sorpresivo y llamativo” el fallo de la Corte Suprema de Justicia que, el pasado 26 de julio, anuló la condena de once personas por la llamada “masacre de Curuguaty” (15 de junio de 2012).

Estas once personas habían sido condenadas por los delitos de homicidio doloso, lesión grave, asociación criminal, coacción grave e invasión de inmueble.

En dichas circunstancias se había registrado un enfrentamiento entre los invasores de un inmueble y el personal personal interviniente para el desalojo. Este enfrentamiento terminó con seis uniformados y once agricultores muertos a balazos.

En julio del 2016, un tribunal de sentencia determinó en juicio la reprochabilidad de los acusados y los condenó a penas de prisión que variaban de cuatro a treinta años.

El 26 de julio último, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo lugar a un recurso de casación y revocó la condena a los 11 campesinos sentenciados por el caso Curuguaty.

“No podemos quedarnos callados ante esto. Fue sorpresivo y llamativo. En el pronunciamiento del Ministerio Público decidimos emprender las acciones para la rectificación del fallo”, añadió el fiscal Ruiz.

“Apeligra todo el normal desarrollo del proceso, todo lo que tiene que ver con el sistema de justicia. Estamos dispuestos a ser auditados en nuestra labor, absolutamente, y tenemos confianza”, agregó.

Recordó que el caso Curuguaty fue seguido muy de cerca en todo momento, fue controlado por el más alto nivel del Ministerio Público-

“Ahora, ante este fallo que adolece de muchos vicios. la primera que propició un comunicado fue Sandra Quiñonez (Fiscal General del Estado)”, agregó Ruiz.

En otro momento de su intervención, el representante de la Fiscalía reiteró que el tribunal que revocó la sentencia no tiene la potestad de revalorar las pruebas.

“Es grave porque en la decisión, en la parte resolutiva, se deja constancia de que la resolución es por la anulación de ambas sentencias y la absolución de los 11 acusados. Se trata de un fallo desordenado, en cuanto a forma, porque no se respetó el orden de emisión de votos, entre otros aspectos”, ponderó.

“Con este fallo se va a generar un marco de impunidad. Y lo peor de todo es que se pretende justificar en una supuesta falencia del Ministerio Público”, advirtió finalmente Ruiz.