La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, integrada por los camaristas Cristóbal Sánchez, Emiliano Rolón y Arnaldo Martínez, hizo lugar al recurso de casación plan­teado por los 11 condena­dos por la masacre de Curu­guaty y revocó la sentencia condenatoria. A su vez, absol­vió de reproche y pena a los campesinos, quienes fueron sentenciados por los delitos de homicidio doloso, lesión grave, asociación criminal, coacción grave e invasión de inmueble.

Asimismo, los altos magistra­dos ordenaron la inmediata libertad de Rubén Villalba, Luis Olmedo, Arnaldo Quin­tana y Néstor Castro Benítez, quienes estabanrecluidos debido a que recibieron altas penas. Los demás condena­dos ya recuperaron su liber­tad con anterioridad.

Por unanimidad, los magis­trados Sánchez, Rolón Fer­nández y Martínez votaron por la nulidad de la senten­cia. Mientras que dos jueces votaron por la absolución de los condenados y uno por el reenvío, es decir, porla rea­lización de otro juicio oral.

“El problema principal fue la falta de fundamentación de los fallos judiciales de pri­mera y segunda instancia, por lo que se decidió revocar las resoluciones anteriores. No se logró justificar aspec­tos que hacen a la participa­ción criminal de cada uno de los acusados y, por tanto, se resolvió revocar todas las sanciones impuestas”, explicó el camarista Rolón.

CRÍTICA A LOS JUECES

El ex fiscal general del Estado ÓscarLatorre dijo que con la decisión de anu­lar la condena a los campe­sinos se deja la impresión de que el Poder Judicial vivede espaldas a la reali­dad. En comunicación con la 970 AM, Latorre precisó que hasta el momento no sabe con exactitud losargu­mentos de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia para anular la condena a los 11 campesinos procesados por el caso Curuguaty. “La primera impresión que me causa es que, una vez más, en el Poder Judicial se juzga la vida y la muerte, según sean policías o según sean perso­nas que están cometiendo un hecho punible”, manifestó.

Indicó que no se puede pre­tender que un cuerpo poli­cial cumpla con sus funcio­nes si hay amenaza de una condena. “El mensaje que estamos dando a la Policía es que intervenga y si hay heri­dos o muertos en el otro lado,ellos van a ser procesados y los invasores absueltos”, señaló.

ANTECEDENTES

La masacre de Curuguaty ocurrió el 15 de junio del 2012 en el lugar conocido como Marina Cue, donde el enfren­tamiento dejó 11 campesinos y 6 policías muertos. El hecho se dio en un operativo de desa­lojo en las tierras que supues­tamente eran de propiedad de Blas N. Riquelme, pero que el Estado reclamaba como suyas. El caso derivó en un juicio político al entonces pre­sidente de la República, Fer­nando Lugo, quien fue des­tituido bajo el cargo de mal desempeño en sus funciones.