El Pleno de la Corte Suprema de Justicia deberá analizar caso por caso si hace lugar a la sus­pensión de varios fiscales y jueces que fueron enjuicia­dos por el Jurado de Enjuicia­miento de Magistrados por supuesto mal desempeño en sus funciones.

Días atrás, el JEM remitió el oficio 466 dirigido al pre­sidente de la Corte Suprema de Justicia, Raúl Torres Kirm­ser, en el que mencionaba que por decisión del órgano juz­gador de magistrados se dis­pone la suspensión preventiva de Óscar Cantero Zarza, juez de Primera Instancia en lo Civil, Comercial y Laboral de la Circunscripción Judicial de Concepción; de Karina Edith Giménez, agente fiscal de la Unidad Penal 4 de la Fiscalía Zonal de Fernando de la Mora.

La lista sigue con Libia Cen­turión, agente fiscal en lo Penal de la Unidad 5 de la ciu­dad de Encarnación, depar­tamento de Itapúa; el juez de Primera Instancia en lo Laboral del primer turno de la ciudad de Luque, Luis Pereira; la jueza de Salto del Guairá Edy Duarte y los magistrados Samuel Silvero y Mario Brítez. El JEM tam­bién solicitó la suspensión del fiscal de la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrup­ción, Martín Cabrera, y de la fiscala Raquel Fernández.

SUSPENSIÓN

Semanas atrás el pleno de la Corte Suprema de Justi­cia hizo efectiva la suspen­sión en sus funciones del juez en lo Civil y Comercial de Ciudad del Este, Aldo León, y de la agente fiscal de Pedro Juan Caballero Katia Uemura, enjuiciados por fuertes sospechas de mal desempeño en sus fun­ciones, luego de detectarse irregularidad en la trami­tación de dos expedientes judiciales.

Con la determinación adop­tada por la máxima instan­cia judicial, tanto León como Uemura fueron separados de sus cargos hasta tanto dure la investigación en el JEM, que podría terminar con la desti­tución o alguna sanción para los enjuiciados.

En la sesión de hoy del JEM ya se podría resolver si se abre o no la causa a prueba de los casos de León y Uemura. Según altas fuentes del Jurado, la situación del magis­trado y de la fiscala es suma­mente delicada porque exis­ten indicios de que ambos habrían actuado de forma irregular y podrían ser des­tituidos de sus cargos.