Los miembros del Directorio de la Comisión Nacional de la Competencia (Conacom), Rolando Díaz Delgado y Eduardo Barros Vasconsellos, que se adhirieron al voto del colega preopinante, Eduardo González Martínez, otorgaron una medida cautelar con la que prácticamente adelantaron la decisión favorable para el banco Continental en el sumario abierto a la procesadora de pagos Bancard, que se había iniciado hace un año a pedido de la mencionada entidad bancaria que se resiste al término de contrato de servicios que le interpuso la procesadora de pagos de la que es accionista, ante conflicto de interés que surgieron con la adquisición de acciones en otra operadora, es decir, en la competencia.

Fuertes cuestionamientos vienen realizando el abogado Pedro Ovelar, asesor jurídico de la procesadora de pagos Bancard, a las gestiones dentro de la Comisión Nacional de la Competencia (Conacom) que, sin resolver un sumario a la operadora iniciado a raíz de una denuncia del banco Continental, otorgó a esta entidad bancaria una medida cautelar que anticipan resultados de la investigación a su favor.

Con la medida, la Conacom obliga a Bancard a continuar prestando servicios a Continental y de esta manera estratégicamente se mantiene un contrato que la operadora de pagos (de la que también es parte el mencionado banco) había planteado rescindir al presentarse conflicto de interés ya que Continental es propietaria de la principal competidora, en este caso, Bepsa.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea más: El extraditable Correa había sindicado a Tío Rico y Marset en caso Pecci

Rolando Díaz Delgado y Eduardo González Martínez, miembro y presidente de Conacom, respectivamente. Foto: Archivo

Según el abogado de la procesadora, la gravedad del asunto se acentúa ya que “al otorgar irregularmente una medida cautelar obligando a Bancard a prestar sus servicios al banco Continental, el Directorio, con la participación de Eduardo Barros y Rolando Díaz, emitió una opinión anticipada sobre la decisión –desfavorable a Bancard– que adoptará al momento de dictar resolución definitiva”.

Otro fuerte cuestionamiento del manejo por parte de la Conacom en el caso de Bancard y Bepsa guarda relación con el miembro del Directorio, Eduardo Barros, quien oficia como uno de los tres jueces en el caso, pese a la amistad con el abogado del banco Continental, Manuel Arias, del Estudio Jurídico Berkemeyer. Se objeta que Barros y Arias habiendo sido compañeros y egresados del mismo colegio y manteniendo un vínculo de amistad, socialmente conocida, el primero “no se haya apartado proactivamente del caso, como estaba obligado a hacerlo de acuerdo con las normas de la ley de defensa de la competencia”.

La mencionada situación generó la recusación por parte de Bancard ya que el vínculo entre Barros y el abogado del banco Continental no es la única particularidad del caso. También se cuestiona que el miembro Rolando Díaz no se haya apartado del sumario en curso debido a que su mandato expiró el 26 de julio de 2023, hecho que le cesa del cargo y le deja sin prerrogativas.

Lea también: “Filtración” de Seprelad revela que gobierno de Abdo remitió informe fraguado a EE. UU.

Objeciones a Conacom

Las varias objeciones que plantea Bancard en su recusación y que sugieren una serie de irregularidades en el proceso de investigación como en la concesión de la medida cautelar van desde la pertinencia del recurso, ya que la aplicación debe contemplar la urgencia; se menciona la falta de pruebas respecto a los usuarios afectados de Continental con el corte del servicio de la procesadora, también la omisión por parte del Directorio de la Conacom que no consideró como elemento de análisis que la competidora propiedad del banco está preparada para cubrir la demanda, etc.

“Finalmente, expreso mi preocupación porque estas irregularidades afectarán directamente a la ciudadanía. En propios ojos del influenciado Directorio de la Conacom, Continental propuso, entre otras cosas, que Bancard se abstenga de realizar promociones o cualquier tipo de incentivos para comercios y usuarios de tarjetas, lo cual demuestra el interés netamente comercial que busca la contraparte con este sumario. ¿La Conacom no debería proteger los intereses de los consumidores y la libre competencia? ¿Estos acuerdos de precios y/o promociones entre competidores (cartel) no deben ser prohibidos por la Conacom?”, remató Ovelar.

Dejanos tu comentario