El Banco Central del Paraguay pidió informes sobre origen de fondos de Leoz y el banco Atlas reportó perfil con un dato inventado. Conmebol quiere recuperar dinero y utilidades que están depositados en el banco y que pertenecen al fútbol. El segundo juicio sobre el FIFAgate prosigue en los Estados Unidos. El banco de los Zuccolillo sigue en la mira de la justicia norteamericana. Este 4 de febrero se cumplen dos años de la denuncia de Conmebol a la Fiscalía.

  • Fuente: “La caja negra”

En los documentos remitidos por el banco Atlas ante el reque­rimiento de la Superinten­dencia de Bancos se obser­van impresiones en el perfil de riesgo de Nicolás Leoz. El abogado de la Conmebol Claudio Lovera sostiene que existen sobrados elementos para sostener que el banco de la familia Zuccolillo fra­guó la carpeta de Leoz para burlar los controles del BCP. De comprobarse la denuncia hecha contra los directivos del banco Atlas, estos se expo­nen a una pena inicial que va hasta cinco años de cárcel, con la eventual elevación a 10 años teniendo en cuenta posibles agravantes.

Lovera, representante de la Conmebol, reveló que el banco Atlas, además de mentir al Banco Central del Paraguay (BCP) para justi­ficar operación con Leoz, nunca fue a la institución deportiva para verificar el origen de los fondos declarados por el cliente que era de alto riesgo en materia de prevención de lavado.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Filtraciones de comunicacio­nes internas entre supervi­sores del Banco Central del Paraguay y funcionarios del banco Atlas revelan el meca­nismo utilizado por el banco de los Zuccolillo para justifi­car los millonarios fondos de Nicolás Leoz blindados en dos contratos de fideicomiso. Por esta operación, los directivos del banco Atlas soportan una denuncia penal por presunto lavado de dinero.

“La caja negra” accedió a documentación exclusiva que revela el modus operandi del banco Atlas, para justificar y blindar dinero de Leoz a tra­vés de la figura del fideicomiso.

Comunicaciones inter­nas fechadas desde el 16 de diciembre del 2015 entre la Supervisión de Riesgo de Lavado de Dinero de la Super­intendencia de Bancos del BCP y el oficial de cumpli­miento del banco Atlas reve­lan cómo operó el banco de los Zuccolillo para justificar el origen de los fondos mane­jados por Nicolás Leoz.

Entre las preguntas realiza­das desde la banca matriz al banco Atlas se encuentra el tipo de riesgo desde el punto de vista de Prevención de Lavado de Dinero, así como el Límite Operativo Autori­zado (LOA) de Leoz.

El 16 de marzo del 2013, el banco Atlas realizó el análisis de perfil de Nicolás Leoz. En el documento contempla que el ex dirigente deportivo percibía US$ 120 mil como presidente honorario de la Conmebol, sin embargo, Leoz renunció el 22 de abril del 2013. ¿Cómo pudo haber percibo US$ 120 mil al mes como ex presidente, si todavía estaba en el cargo?

En su respuesta, el oficial de cumplimiento del banco Atlas señala que Nicolás Leoz es de “riesgo alto”, que su límite operativo autorizado es de G. 1.400.000.000 y el anual es de G. 16.800.000.000. Sobre los ingresos que sustentan el límite operativo, el oficial del banco señala:

“Todos demostrados con documentaciones y certi­ficados que constan en su carpeta”.

Entre estos certificados luego invoca:

“Certificados de Ingresos por Gastos de Representa­ción (C.S.F)”.

También señala en la nota que Nicolás Leoz:

“Tuvo alertas emitidas por operaciones fuera de límite y que fueron justificadas con la presentación de orígenes de fondo”.

Luego, en febrero del 2016, el Directorio de banco Atlas aprueba y ratifica la suscrip­ción de dos contratos de fidei­comiso, aceptando la desig­nación de banco Atlas como fiduciario.

En mayo del 2016, en atención a estos contratos de fideico­miso celebrados entre Atlas y Leoz, la Supervisión sobre Riesgo de Lavado de Dinero y Financiamiento de Terro­rismo de la Superintenden­cia de Bancos (SIB) del Banco Central del Paraguay, solicita al oficial de cumplimiento del banco Atlas que remitan los documentos que acrediten el origen lícito de los fondos invertidos por Nicolás Leoz.

“Las documentaciones de respaldo (pueden ser copias escaneadas adjuntas y feda­tadas, dirigidas a este correo) deben permitir determi­nar la fuente generadora de los ingresos que generaron dichos certificados de depó­sitos de ahorros”.

Es decir, el Banco Central solicita información sobre el origen de los fondos de las cuentas de certificados de ahorro que pasaron a integrar los contratos de fideicomiso.

En respuesta a este pedido, el oficial de cumplimiento del banco Atlas señala que se adelanta remitiendo el estu­dio del perfil de Nicolás Leoz.

“Te comento que contamos con toda la documentación respaldatoria de ello, solo que es de un volumen con­siderable y nos va a llevar un poco de tiempo fotocopiar todo y fedatar. No obstante, ya nos pusimos en campaña para poder cumplir con tu solicitud”.

Lo remitido por el banco de los Zuccolillo fue el LOA (Limite Operativo Autori­zado) de Nicolás Leoz, fir­mada por el oficial de cum­plimiento y fedatada. Con dicho documento, la Super­intendencia de Bancos se dio por satisfecha y no requirió documentos de respaldo para determinar las fuentes gene­radoras de ingresos.

La fecha del análisis del per­fil asignado a Nicolás Leoz por el banco Atlas es de fecha 16 de marzo del año 2013. En el documento se contem­pla, por ejemplo, ingresos por caja estimados anua­les como consecuencia del supuesto cargo de ex presi­dente de la Confederación Sudamericana de Fútbol.

En esa fecha, 16 de marzo del 2013, consignada en los documentos remitidos por el banco Atlas para justifi­car los ingresos, Leoz aún era presidente activo de la Con­federación Sudamericana de Fútbol.

Es decir, banco Atlas come­tió un fatal error al infor­mar sobre los ingresos de Leoz basados en situaciones claramente inexistentes ya que en ese momento, marzo del 2013, Leoz seguía siendo presidente de la Conmebol y el documento con el que pretenden justificar ingre­sos mensuales durante todo un año como ex presidente de la Conmebol es del año 2015.

Dejanos tu comentario