Además de los enormes gastos en inversiones sociales politizadas, la administración de Duarte Frutos realizó una masiva contratación de nuevos funcionarios para Yacyretá en plena pandemia del covid-19.

No dan respiro a la caja chica para con­tratación de ami­gos y recomendados. Mien­tras el Estado paraguayo se ve sobrepasado por la pan­demia del covid-19 debido a la gran cantidad de personas contagiadas en las últimas semanas y la falta de insu­mos y medicamentos para contrarrestar la problemá­tica, la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), a cargo de Nicanor Duarte Frutos, se dedica a seguir contratando más funcionarios en la bina­cional, que de por sí ya cuenta con mucho más personal que su contraparte argentina.

En total, 75 funcionarios se agregaron al voluminoso lis­tado de colaboradores del lado paraguayo de la hidroeléc­trica. Si bien cuando se inició la cuarentena el año pasado el Gobierno Nacional ordenó una medida de racionaliza­ción de los gastos públicos, la masiva incorporación que realizó la EBY va de contra­mano con la disposición del Ejecutivo, aunque allí tienen el argumento de que no for­man parte del presupuesto.

Además del enorme gasto que esto representa en recursos valiosos que ahora podrían ser destinados a la compra de insumos para combatir la pandemia del covid-19, la medida de Duarte Frutos vuelve a dejar en claro para el resto de la población que la hidroeléctrica premia a los leales de su titular mediante jugosos salarios, a los que el ciudadano común no puede acceder en toda su vida labo­ral, prueba de esto son los múltiples ex candidatos de la lista de Nicanor que acce­dieron a buenos puestos en la EBY.

Se destaca también la incor­poración dentro del listado del ex ministro de Justicia Julio Javier Ríos Bogado (ANR, Añetete), quien ahora aparece en la nómina de fun­cionarios de Yacyretá desde el primero de diciembre del 2020. Ríos había renunciado a su cargo en el ministerio luego de haber permitido la liberación del líder para­guayo del grupo criminal Comando Vermelho, Jorge Teófilo Samudio, más cono­cido como “Samura”.

El hecho ocurrió el pasado 11 de setiembre del 2019, cuando un grupo comando liberó al reo tras su comparecencia en el Palacio de Justicia en la capital. Además de la fuga de “Samura”, en el marco del hecho perdió la vida al comi­sario Félix Ferrari, quien recibió varios balazos por parte del grupo armado que se llevó a Samudio. Ahora, el ex ministro cobra un salario básico de G. 19.724.250, ade­más de otras bonificaciones.

El ex candidato a senador por el movimiento de Nica­nor, Rodney Ayala Cabral, quien se presentó en las elec­ciones pasadas en el lugar 34 de la lista, fue premiado con un sueldo mensual de G. 12,5 millones. Lastimosamente, ahora la lista de la EBY no permite ver el cargo.

Entre los políticos bene­ficiados en la EBY tam­bién está Widilfo Franco, número 5 en la lista de can­didatos para la Junta Depar­tamental de Caaguazú por el movimiento del titular de la EBY. El mismo ingresó el 1 de julio del año pasado en plena pandemia con un sueldo de G. 11,3 millones.

MÁS POLÍTICOS

Otro colorado que ingresó durante el auge del covid-19 es Ronald Antonio Bogado Morales, joven secciona­lero de Atyrá, quien entró a la binacional el 1 de agosto pasado con un salario básico mensual de G. 11,8 millones. El mismo aparece en redes sociales muy de cerca a Cirilo Romero, presidente de seccio­nal de la mencionada ciudad y ex secretario de Nicanor en su época de presidente de la República.

El candidato a gobernador José María Guerrero Durand, médico especialista en ciru­gía de trauma, también ingresó a la EBY en pandemia, exactamente el 1 de setiem­bre, con un sueldo de G. 10,5 millones.

Duarte Frutos también incorporó en la EBY a Diego Esquivel, otro aspirante a parlamentario del Merco­sur por su movimiento en el 2018. El mismo percibe un sueldo de G. 11,3 millones, según la nómina de la bina­cional.

Asimismo, otro funciona­rio vinculado a una empresa proveedora es José Gordi­llo, quien era representante de la firma Pojo’apy, que se presentó en licitaciones del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), de las Fuerzas Armadas y de la Dirección Nacional de Con­trataciones Pública.

Incluso, en el listado tam­bién hay un funcionario que fue despedido por la EBY en febrero del 2020 debido a que recibía cobros indebidos y luego fue recontratado en abril. Se trata de Víctor Col­mán Roa, quien gana G. 5,2 millones mensuales.

MILITARES EN LA EBY

En el 2021, dos personas vin­culadas a las fuerzas arma­das también se sumaron al listado de la EBY, este es el caso de Hugo Eduardo Gómez Sosa, miembro del Círculo de Jefes y Oficiales Retirados, quien ingresó el primero de enero de este año con un sueldo de G. 14,3 millones. El mismo en sus redes sociales comparte fotos del presi­dente Mario Abdo Benítez e incluso en su foto de per­fil tiene una imagen junto al mandatario.

Junto a Gómez también ingresó Óscar González Romero, el mismo día y con el mismo sueldo. Ambos mili­tares pasaron a retiro en el mismo tiempo debido a que superaron los 30 años de ser­vicio. Al igual que Gómez, en sus redes sociales González también se muestra cercano al movimiento de Marito, incluso en su foto de por­tada se lo ve haciendo cam­paña a favor del presidente de la República.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar