El ministro de Agricultura y Ganadería podría ser imputado por lavado de activos, tráfico de influencias y administración en provecho propio. Delitos cometidos por el ex gobernador del Guairá sumarían los 15 años de cárcel. Hasta ahora se aguarda el actuar del Ministerio Público ante las irrefutables evidencias de la conducta ilícita del actual ministro. El presidente de la República admitió que espera primero el actuar de la Justicia para tomar una decisión.

POR JORGE TORRES ROMERO

Periodista de Investigación del Grupo Nación y de “La caja negra” de Unicanal

Ante las evidencias expuestas y que comprometen al ministro Rodolfo Fried­mann, la ciudadanía solo espera que el Ministerio Público haga su parte. ¿Qué pasa con Friedmann? Pese a las irrefutables denuncias por hechos de corrupción que afectan al ex gobernador del Guairá, este sigue gozando de un inexplicable blindaje tanto político como judicial.

“La Caja Negra” expuso con lujo de detalles el modus ope­randi del político guaireño. Siendo gobernador, montó una empresa aportando un capital de G. 1.700 millo­nes para proveer almuerzo escolar. Su empresa ganaba la licitación y él se quedaba con el 80% de lo recaudado. Negocio redondo.

Las conversaciones vía Whatsapp entre Friedmann y su socio comercial confirman que el verdadero dueño de ESSA es el actual ministro de Agricultura, quien gerenciaba la empresa al mismo tiempo que ejercía el cargo de gobernador y era proveedor a la vez de la institución a su cargo.

Solo en un año, la empresa montada y gerenciada por Friedmann se adjudicó un contrato de G. 15 mil millones para la provisión de almuerzo escolar en Guairá.

En varias conversaciones de Whatsapp, quedó en eviden­cia cómo el ex gobernador monitoreaba los movimien­tos financieros, consultada la disponibilidad después de cada operación y requería su parte del negocio.

La firma ESSA fue creada para ganar licitaciones de almuerzo escolar en el depar­tamento del Guairá. Inicial­mente, aparecía como accio­nista Éver Noguera, actual diputado. Siendo Fried­mann senador y miembro del gabinete, la empresa siguió operando y ganando licitaciones en otros depar­tamentos. El negocio era manejado por la contadora de Friedmann y por Álvaro Alfaro, primo hermano de Rodolfo Friedmann.

El 24 de noviembre del 2016, Friedmann recuperó todo el capital invertido, según revela él mismo en una con­versación con su ex socio comercial: “Con ese depó­sito se recupera todo el capi­tal mío”, se lee en uno de los cientos de mensajes que ya están a disposición del Minis­terio Público.

Sin embargo, pese a la irre­batible evidencia, el cuestio­nado ministro sigue gozando de un inexplicable blindaje. El Ministerio Público ya reci­bió el testimonio y los docu­mentos del ex socio comercial de Friedmann, Hugo Alexan­der Torales. Sin embargo, la investigación llamativa­mente no avanza.

15 AÑOS DE CÁRCEL

Expertos penalistas consul­tados por el equipo de “La Caja Negra” aseguran que los hechos denunciados tras la aparición del prestanom­bre arrepentido configura­rían graves hechos punibles.

El ex gobernador podría ser imputado por los delitos de administración en prove­cho propio, delito previsto en una ley especial que cas­tiga con una pena privativa de libertad de hasta 10 años al funcionario público que decida, autorice o suscriba actos o contratos administra­tivos que otorguen en forma directa beneficios indebidos para su provecho personal o para su cónyuge o parientes.

Además de este tipo penal, otros hechos punibles atri­buibles al ex goberna­dor incluirían el tráfico de influencias y el lavado de acti­vos, ya que lo recaudado con el negocio del almuerzo escolar era depositado en una cuenta paralela en dólares desde la que se financiaba la costosa vida del político guaireño.

Por el concurso de estos graves delitos, Friedmann podría ser condenado a 15 años de pena privativa de libertad.

SIGUIÓ OPERANDO

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, al ser consultado respecto al escán­dalo Friedmann, manifestó que estaba en conocimiento del caso desde la época de campaña. “Fue cuando era gobernador”, admitió el man­datario, quien ni siquiera dijo que su ministro era ino­cente y tiró el fardo a la Jus­ticia. “Vamos a esperar que la Justicia actúe para tomar una decisión”, declaró.

Con las evidencias arrimadas por Torales, la participación de Friedmann en la empresa ESSA es innegable. Incluso, tras la salida de Torales del directorio de la empresa, ESSA siguió ganando licita­ciones. El año pasado se adju­dicó un contrato de G. 15 mil millones para la provisión de almuerzo escolar en la Gober­nación de Caazapá. También ganó otro contrato de G. 1.200 millones en Petropar, durante la administración de Patricia Samudio, por la provisión de almuerzo y cena para funcio­narios del ente en la planta de Mauricio José Troche.

Es decir, la empresa de Fried­mann siguió ganando licita­ciones cuando se desempe­ñaba como senador y ahora como ministro.

Dejanos tu comentario

15H

¿Le parece correcto que el IPS reduzca los haberes jubilatorios?

Click para votar