Tanto los gremios productores, legisladores, la ciudadanía en general y hasta su propio padre repudian el actuar del ministro. Sin embargo, desde el Ejecutivo no se avizoran vientos de cambio.

Ante las reiteradas denuncias sobre hechos de corrup­ción que se dieron a cono­cer contra el ministro de Agricultura y Ganadería, Rodolfo Friedmann, desde diferentes sectores suman voces para exigir su destitu­ción del cargo. Sin embargo, desde el Ejecutivo no se avi­zoran vientos de cambio a pesar de la preocupación que causa que un alto fun­cionario sea salpicado con varios hechos ilícitos.

La noticia de que Rodolfo Friedmann era parte de un sistema corrupto que creó para quedarse con parte del dinero destinado a la merienda escolar de los niños de Guairá cuando se desempeñaba como gober­nador, de acuerdo a lo denunciado por su ex socio Hugo Alexander Torales, causó no solo la indignación ciudadana, sino también de algunas autoridades.

Otro mal proceder durante su administración como jefe del cuarto departamento fue un festín de combusti­ble. De acuerdo a un informe de la Contraloría General de la República, en un solo día se registró la carga de más de 23.000 litros, de una sola vez, de una estación de servicio de Petropar. Sin embargo, no existen pla­nillas con las que se pueda comprobar esta operación.

Mientras, un negociado de Friedmann fue truncado por presión ciudadana. Este consistía en la construción de una terminal de buses. El objetivo era construirla en un terreno adquirido por el concejal departamental Óscar Rubén Martínez, socio comercial de Fried­mann. Posteriormente, se daría una reventa de los sitios aledaños a la esta­ción terrestre. El nego­ciado inmobiliario tiene que ver con el terreno que fue “donado” para la construc­ción de la nueva terminal de ómnibus de Villarrica y la reventa de los terrenos ale­daños por parte de amigos y colaboradores del ex gober­nador, según las denuncias.

Como si esto no fuera sufi­ciente, también se destapó otro hecho irregular como la sobrefacturación en la construcción de pozos arte­sianos para productores, pero esto ya se habría dado como titular de la cartera agraria. Friedmann habría pagado cinco veces más del precio real. Así también, la Cámara Paraguaya de Cannabis Industrial (Can­napy) denunció la posición que asumió el MAG favore­ciendo intereses de una sola empresa dentro del Plan de Producción de Cáñamo.

Un hecho no menos impor­tante es el tema de los tras­lados en lujosos aviones que paga el ministro para que su esposa, la ex modelo Marly Figueredo, pueda viajar cómoda. Esto se dio a cono­cer a través de posteos en las redes sociales que publicó la propia Figueredo, quien fue duramente cuestionada por utilizar recursos del Estado para fines particulares.

Todas las irregularidades contra Friedmann llevaron al hartazgo político, gre­mial, institucional y de la ciudadanía en general, que exigen su destitución.

INGENIEROS

Ingenieros agrónomos y téc­nicos agropecuarios, miem­bros de gremios agrarios del departamento de Guairá, afirmaron que un ministro “es la prolongación de la imagen institucio­nal del Poder Ejecu­tivo”. Por tal motivo, remitieron una nota al jefe de Estado, Mario Abdo Bení­tez, para pedir la salida del cues­tionado secre­tario de Estado del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Alegan que el MAG debe ser liderado por una per­sona de “conocida tra­yectoria profesional y moral”.

ARP

Así también, desde la Asociación Rural del Paraguay (ARP) mani­festaron su preocupación ante numerosas denun­cias de corrupción con­tra un alto funcionario miembro del Poder Eje­cutivo. El vicepresidente del gremio, Manuel Riera, afirmó que en la institu­ción se necesitan hombres limpios, con ética e inta­chables.

Riera mencionó también que las denuncias con­tra Friedmann deben ser investigadas con urgencia para transmitir confianza a la sociedad.

LEGISLADORES

La diputada libe­ral Celeste Amarilla cues­tionó el hecho de que el jefe de Estado aún mantenga a Friedmann en el cargo. Sostuvo que como mínimo ya debería estar con pri­sión domiciliaria ante tan­tos hechos de corrupción denunciados.

“Es inadmisible tener un ministro así en el cargo”, sostuvo Amarilla.

En el mismo sentido se pro­nunció su colega, el colo­rado Walter Harms, quien afirmó: “No hay caso (desti­tución de Friedmann), hay pruebas anteriores en las mismas situaciones y oñem­botavyete el jefe”, sen­tenció.

Aseguró que sacarle el plato de comida a niños humildes “es criminal y eso merece fusila­miento como mínimo, pero acá parece que eso no se entiende”.

Por su parte, la diputada del Encuen­tro Nacional Kat­tya González dijo que Rodolfo Fried­mann es uno de los prescindibles en el Gobierno, por lo que espera su remo­ción. Ante el silencio del Presidente, tam­bién afirmó que el ministro podría ser interperlado.

SU PROPIO PADRE

Pero el pedido más fuerte y contundente para que deje el cargo proviene nada más y nada menos que de su propio padre, Rodolfo Max Friedmann Cresta, quien dijo que su hijo no está capaci­tado para ocupar la titu­laridad del Ministerio de Agricultura.

Por una parte, dijo que “como padre espero que haya sido una con­fusión, que se aclare ante la Fiscalía y la Justi­cia” y como político, que “hay que tener espíritu de servicio y de solidaridad con la gente más humilde. La política es servicio y él no está en condiciones de ser­vir a la gente más humilde, es soberbio”, subrayó.

Agregó que ante estas denuncias debió haber renunciado debido a que este gobierno pende de un hilo.

CANNAPY

La Cámara Paraguaya de Cannabis Industrial (Can­napy) se pronunció ante los groseros ilícitos del titu­lar del MAG y ex goberna­dor de Guairá y se suma al pedido de destitución. Sus representantes envia­ron una nota a Abdo Bení­tez en la que señalan que el titular de la cartera agraria debe tener honorabilidad. Así también, la Cannapy emplazó a Friedmann para que concrete las gestiones de inscripción de oficio en el Registro Nacional de Cul­tivos Comerciales (RNCC) las variedades de cáñamo que ya fueron dictamina­das por el Instituto Para­guayo de Tecnología Agra­ria (IPTA).

CIUDADANÍA

La voz del pueblo se hizo eco a través de las redes socia­les. Repudian la actuación de Friedmann y el silencio cómplice desde el Poder Ejecutivo. Se puede perci­bir el hastío de la ciudada­nía ante las denuncias sobre los oscuros manejos del ex gobernador de Guairá y actual ministro de Agricul­tura y Ganadería con recur­sos del Estado solo para amasar una fortuna y de quienes lo rodean, no para el servicio del pueblo. Tam­bién exigen al jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, la des­titución de Rodolfo Fried­mann Alfaro.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar