Hizo desaparecer acciones y eso redujo su patrimonio al dejar el cargo, sin embargo, consignó los mismos dividendos. Mágicamente, en su declaración del 2013 aparecieron nuevamente inversiones en acciones por similar monto.

Luis Alberto Casti­glioni, ex vicepresi­dente de la República del gobierno de Nicanor Duarte Frutos, hizo un agu­jero en su manifestación de bienes del 2007 (al momento de renunciar a la Vicepresi­dencia) dejando de declarar acciones que tenía al ubicarse en el cargo, sin embargo, con­signó ingreso de dividendos (ganancias) en concepto pre­cisamente de acciones de G. 30.000.000. El monto coin­cide con los dividendos que recibía y que figura en su declaración del 2003.

El dirigente colorado, actual senador por la bancada de Añetete, al asumir la Vice­presidencia en el año 2003 había declarado acciones por un total de US$ 1.325.000 que desapareció de su manifesta­ción de bienes del 2007.

Patrimonio de G. 21.386 millones declarado en el 2013. En el 2007 no aparecen las acciones que estaban en el 2003, sin embargo, en el 2013 vuelven a aparecer milagrosamente.

De manera muy llamativa, cuando asume el cargo de sena­dor, luego de ser electo en las elecciones generales del 2013, en su declaración jurada hizo constar un patrimonio neto por un total de G. 21.386.660.000, pero lo más misterioso fue la aparición, nuevamente, de tres acciones. Una de ellas es en la firma Espuma Asunción SA por un valor de G. 5.280.000.000, las otras son inversiones en la empresa Aranguiz SA cuyo valor es de G. 1.584.000.000 y por último, G. 440.000.000 en GZI SA.

Para graficar la jugada de Castiglioni, la desaparición de las acciones al renunciar a la Vicepresidencia, en la com­paración de una declaración jurada con otra, 2007 y el 2003, hizo que al salir del Gobierno, su patrimonio neto caiga un 31,5%. En el 2003 declaró un patrimonio por aproxima­damente G. 19.000.000.000, mientras que en el 2007 fue de G. 13.043.589.142. De vuelta al poder, en el 2013, aparecie­ron las acciones y su patrimo­nio aumentó 63%, después de una agitada y costosa campaña política.

A excepción de las acciones que había desaparecido de la declaración jurada del 2007, los bienes de Castiglioni eran casi los mismos que del 2003 con algunas diferencias en valores por la plusvalía de los inmuebles. Es decir, es un misterio el destino de las millonarias acciones del ex vicepresidente en los perio­dos ya mencionados, ya que en el documento del año en que renunció al cargo no figura si hubo venta, tampoco aumen­taron los depósitos en cuenta corriente, por lo que resulta más curioso la fuga temporal del activo.

BURLAS

Luego de que Luis Alberto Castiglioni presentara renuncia en el 2007 para lanzar su candidatura a la presidencia del 2008, su declaración jurada motivó la burla de varios parlamen­tarios, ya que no convencía a la gente. En su momento, el entonces senador de la nación, Juan Carlos Gala­verna, calificó de “cuento” los datos consignados por Castiglioni al salir a luz que su patrimonio registró una caída.

Cerraron todas las puertas para no investigar a Duarte Frutos

Nicanor Duarte Frutos.

Jueces y ministros de la Corte beneficiaron al ex mandatario, pese a las pesquisas fiscales y un informe de la Contraloría General de la República que había observado multimillonarias diferencias en su patrimonio durante su período presidencial y cuando era ministro de Educación

En el 2006, los fiscales René Fernández y Liliana Alca­raz habían promovido una investigación por enrique­cimiento ilícito contra el ex presidente Nicanor Duarte Frutos, desde su cargo como ministro de Educación, hasta el cierre de su periodo presi­dencial 2003 al 2008, en el cual obtuvo un multimillona­rio incremento en sus bienes que saltó de 773.000.000 de guaraníes a 2.779.000.000. Es decir, que en diez años acumuló 2.000.000.000 de la moneda local. En el 2018, la causa también se intentó reabrir, sin embargo, la Jus­ticia trabó nuevamente.

En ese mismo año, 2006, la denuncia había sido deses­timada por un juzgado, no se admitió ningún proceso en contra del ex mandata­rio. Tras la presentación del examen de correspon­dencia por parte del ex con­tralor Octavio Airaldi en el 2008, los mismos fiscales René Fernández y Liliana Alcaraz habían solicitado la reapertura de la investiga­ción iniciada en el 2006 por el elevado incremento en el patrimonio del ex presi­dente de la República, Nica­nor Duarte Frutos, a quien le investigaban por enriqueci­miento ilícito.

En aquel entonces el juez Julián López ordenó la rea­pertura de la causa, solo de manera parcial, por un año de dicho periodo presiden­cial, enero del 2007 a agosto del 2008. Sin embargo, los fis­cales se aferraron a la idea de investigar todo lo que duró Duarte Frutos en la fun­ción pública, olvidándose de investigar ese periodo que el juez de primera instancia les facilitó.

El Ministerio Público tuvo que apelar dicha resolución judicial ante un Tribunal de Alzada. Y fue así que la Cámara de Apelaciones, inte­grada por los jueces Agustín Lovera Cañete (amigo de Nicanor), Natividad Meza, quienes votaron en mayoría, con el voto disidente de José Waldir Servín, confirmó la resolución en primera ins­tancia.

Este último camarista había votado por la prosecución de la investigación por los diez años que pidió la Fiscalía, ya que la investigación se había solo suspendido, no finiqui­tado. Los fiscales, Fernández y Alcaraz recurrieron de esa manera ante la máxima ins­tancia judicial, donde presen­taron una acción de incons­titucionalidad ante la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, que pos­teriormente declaró inadmi­sible dicha acción.

Según René Fernández, actual ministro Anticorrup­ción, la máxima instancia judicial dijo que dicho tema ya se había investigado por lo que no se podía reabrir. En el 2018, Nelson Argaña, el hijo del extinto vicepresidente de la República Luis María Argaña, presentó una serie de documentaciones sobre el presunto enriquecimiento ilícito de Frutos, mientras estuvo en el ministerio y pre­sidencia, al comprar varios inmuebles en el Chaco, con miles de cabezas de ganado.

Ante esta situación, la fiscala adjunta interina de la uni­dad de Delitos Económicos y Anticorrupción, Yolanda Portillo, había manifestado que existen suficientes ele­mentos para que el caso se reabra nuevamente para empezar una investigación.

Este nuevo intento de rea­brir la causa contra Duarte Frutos quedó enterrado, ya que el 26 de diciembre del 2018, el fiscal Rodrigo Esti­garribia había solicitado al juez penal de Garantías Julián López la desestima­ción de la causa y fue así que el 3 de enero del 2019, el men­cionado magistrado resolvió la desestimación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar