El jefe de Gabinete Civil reconoció que a partir de la llamada de la legisladora movilizó a Migraciones y al Consejo de Defensa Nacional.

investigacion@gruponacion.com.py

El jefe de Gabinete Civil de la Presidencia, Juan Ernesto Villamayor, movilizó a las instituciones del Estado para el ingreso al país del hijo de la senadora Esperanza Martínez, quien fue capturado en la Argentina y en menos de 24 horas depor­tado, a pesar de no tener atri­buciones para ello.

Villamayor reconoció que tras recibir la llamada de la senadora Martínez contactó a la titular de Migraciones, Ángeles Arriola, y al coordi­nador del Consejo de Defensa Nacional (Codena), el minis­tro Federico González. Según manifestó el alto funcionario a la radio Universo 970 AM, solo dio aviso a las autorida­des de la situación, a pesar de no concernir a sus funcio­nes como jefe de Gabinete del Presidente.

“Como función ninguna, yo tomo conocimiento, ella me llama, efectivamente verifico que ya la orden de expulsión estaba dada y pongo entonces en conocimiento del tema al Codena, que es el responsa­ble del tema de la prevención del covid-19, y a Migraciones, porque la decisión de expul­sión es una decisión jurisdic­cional de la República Argen­tina, donde Paraguay no tiene absolutamente nada que ver”, comentó Villamayor. “Yo lo que he hecho es poner sen­cillamente en conocimiento de ellos, y son ellos los que dispusieron, por un lado, el ingreso en caso de Migracio­nes, y Codena la cuarentena”, añadió.

Ricardo Javier Portillo Martínez, hijo de la parlamenta­ria, fue capturado el viernes último junto con sus amigos Sergio Javier Morel Franco y Charles Fry Nathan, este último canadiense, al ser des­cubiertos en una pesca ilegal en aguas argentinas. Al día siguiente, los jóvenes ya se encontraban en el país, cómo­dos guardando cuarentena en un hotel cuatro estrellas, como si nada hubiera pasado.

Villamayor considera que no existió tráfico de influen­cias, pues a su criterio, el hijo de la senadora no tuvo nin­gún trato preferencial. Sin embargo, al cierre de esta edición, no se conocía de nin­guna medida adoptada por el Ministerio Público, teniendo en cuenta la grave y evidente falta cometida por los jóve­nes, al infringir la cuarentena obligatoria.

El caso explotó en las redes sociales el fin de semana, donde la gente expresó su indignación por el “trato preferencial”, pidió la impu­tación del joven y el inicio de un proceso contra la madre por el supuesto tráfico de influencias.­

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar