Funcionarios leales al viceministro se reubican como directores y jefes en la cartera sanitaria.

Juan Carlos Portillo Romero se instaló en el Ministerio de Salud con una rosca de funciona­rios que proviene del Minis­terio del Interior y está vincu­lada al proyecto de los fallidos “botones de pánico o de emer­gencia”, ejecutado cuando el ahora viceministro era direc­tor del Sistema de Emergen­cias 911.

Coincidentemente, tras la designación de Portillo en Salud, primero en un cargo de director general, aterrizó el grupo de amigos suyos en la institución.

Son 4 funcionarios que, en principio arribaron a Salud como comisionados y, desde el año pasado, integran la nómina permanente. Ellos son: Emidal González Agui­lera, Luis Álvarez Penayo, Víc­tor Fernández Arce y Carlos Arias Noguer.

Emidal González ocupa el cargo de director general de Tecnologías de la Infor­mación y Comunicación y, de acuerdo con el organi­grama del ministerio, de él dependen Luis Álvarez, que es el director de Seguridad Informática, Víctor Fernán­dez, jefe del Dpto. de Evalua­ción y Mantenimiento de Sis­temas, y Carlos Arias, jefe de la Unidad de Gestión Admi­nistrativa. Todos ellos son leales del actual viceminis­tro de Atención Integral a la Salud, Juan Carlos Portillo, de cuando este era director general del Sistema 911 de la Policía Nacional, entre los años 2013 y 2017.

La administración de un millo­nario contrato, en el que se adquirieron los fallidos “boto­nes de pánico”, estaba a cargo del ahora viceministro y de Emidal González quien estaba como director de Tecnología del Ministerio del Interior. Los inseparables compañeros ate­rrizaron en Salud Pública.

En la última planilla de sala­rios publicada por Salud, correspondiente al pasado mes de marzo, figura Emi­dal con una remuneración de G. 19.713.720, que incluye su sueldo y bonificaciones.

En el Ministerio del Interior tenía un sueldo G. 10.200.000 y como estaba comisionado en la Senabico, cobraba otros G. 5.860.000 en bonificaciones y gratificaciones, totalizando G. 16.060.000. En otras palabras, registró una notable mejoría en sus ingresos al ser incorpo­rado en Salud.

Luis Álvarez, director de Seguridad Informática, apa­rece como que percibió G. 19.382.877, incluido su sueldo y demás beneficios. En pla­nilla de salarios del Ministe­rio del Interior, de agosto del 2018, antes de su comisiona­miento, Álvarez figura con una remuneración de apenas G. 6.587.000, es decir, triplicó sus ingresos gracias a su tras­lado a Salud Pública.

Mientras que el jefe de Eva­luación y Mantenimiento de Sistemas, Víctor Fernán­dez, figura en la planilla de marzo, con remuneración de G. 10.236.824, incluido sueldo, bonificaciones y viáticos, y Carlos Arias, de la Unidad de Gestión Administrativa, con G. 8.497.424.

LA CONEXIÓN

En su paso por el Sistema 911 (2013-2017), Portillo tuvo a su cargo un ambicioso pro­yecto de fortalecimiento ins­titucional en el que los “boto­nes de pánico” eran toda una novedad.

Como legado dejó la instala­ción de 20 botones en Asun­ción y 10 en Encarnación, parte de un paquete de adquisiciones por G. 60 mil millones.

Un equipo periodístico de Canal GEN pudo corrobo­rar que los equipos en la capi­tal, situados en la vía pública, están prácticamente de adorno cuando que deberían servir para solicitar ayuda en caso de situaciones que requieran una rápida reacción policial. De hecho, desde que comenzaron a instalarse, allá por el año 2014, y con el trans­currir de los años, los recla­mos ciudadanos por la falta de funcionamiento de los sis­temas han sido una constante.

La administración del millo­nario contrato, en el que los “botones de pánico” repre­sentaban una inversión de G. 11.000 millones, según las publicaciones periodísticas de entonces.

Otra de la época de Esperanza Martínez que tuvo un ascenso

Emma Martini Ciancio.

Emma Martini Ciancio, anti­gua funcionaria de Salud, de cuando la ministra era la actual senadora Esperanza Martínez, es otra ascendida de cargo en el ministerio de Julio Mazzoleni.

La funcionaria fue designada como directora general en noviembre del 2019, tras su paso por la Dirección de Desa­rrollo de Recursos Humanos. Según planilla de funcionarios de Salud, ingresó a la institu­ción en el 2008, con Esperanza Martínez como ministra.

Recordemos que el Dr. Juan Carlos Portillo Romero es otro que tuvo su paso por Salud como director del SEME, ya en época de Martínez, y actual­mente es nada más y nada menos que viceministro. Es cuestionado por cobrar un rubro para médico de consul­torio gracias a un contrato en el Hospital Barrio Obrero, sin atender un solo paciente.

Otra a la que se ve por el minis­terio es Romy Tiepermann, según comentaron fuentes. Una antigua funcionaria, tam­bién de la época de Martínez.

Tiepermann era la directora de Recursos Humanos de Salud cuando la actual senadora era ministra. En su haber tiene varias denuncias de irregula­ridades administrativas.

Entre sus antecedentes se pue­den mencionar que estuvo involucrada en un caso de pla­nillerismo en el Ministerio de Educación; asignación irregu­lar de gratificaciones en Salud siendo una de las beneficiadas la entonces ministra Martínez. También tiene denuncias de cuando era directora de Recur­sos Humanos del IPS.

Vale señalar que la actual directora de Recursos Humanos de Salud, Martini Ciancio, no aclaró hasta ahora por qué Portillo durante todo un año cobró un rubro para médico de consultorio sin atender un solo paciente. El cuestionado viceministro se llamó a silen­cio, mientras que el minis­tro Mazzoleni solo se limitó a señalar que se interiorizaría del caso.­

Dejanos tu comentario