Según un reporte bancario, la empresa Insumos Médicos SA, propiedad de Justo Ferreira, realizó un depósito de G. 5.384 millones a la firma Centro Médico Amanecer SA, perteneciente a María Laura Samaniego Maciel, sobrina de la senadora colorada Lilian Samaniego. Nuestro diario ya había revelado los vínculos del clan Ferreira con la familia de la legisladora, en cuyos depósitos fueron a parar algunas de las camas provenientes de China que fueron parte del paquete de insumos recibidos para el Covid-19.

De acuerdo con los documentos de cons­titución de sociedades a los que accedimos, el engra­naje de empresas del clan Ferreira registra a los mismos accionistas y llamativos vín­culos comerciales con miem­bros de un tradicional grupo familiar metido en la política.

María Laura Samaniego Maciel y Nathalia María Samaniego Maciel, ambas sobrinas de la senadora colo­rada Lilian Samaniego, apa­recen vinculadas al clan Ferreira.

La primera aparece como accionista de la firma Centro Médico Amanecer SA, con acciones equivalentes a G. 666.600.000 y la segunda es propietaria del tinglado donde fueron guardadas las camas hospitalarias adquiridas por la empresa de Ferreira. El lugar fue arrendado por la empresa “New Logistics” SA, propiedad de Justo Ferreira.

Este es el documento que confirma el depósito de más de G. 5 mil millones de la firma Insumos Médicos SA (Justo Ferreira) a favor del Centro Médico Amanecer (vinculado a la familia de la senadora Lilian Samaniego).

María Laura Samaniego Maciel habría adquirido las acciones de la citada firma en el 2015, conforme consta en escritura de cesión de cuotas sociales de la firma, o sea a los 22 años de edad.

¿Cómo una joven de 22 años de edad saca la suma de G. 300.000.000.- en efectivo (valor por el que fue adqui­rido en aquel entonces según escritura) para adquirir accio­nes de una firma dedicada al rubro farmacológico?

Esta firma Centro Médico Amanecer SA, en fecha 9 de setiembre del 2019, otorgó una autorización para ofer­tar bienes de su representa­ción a favor de la firma Imedic SA, en el marco de la contra­tación por urgencia Impos­tergable para la Adquisición de Medicamentos para el IPS.

El mismo centro médico uti­liza el Certificado de Cumpli­miento de Buenas Prácticas de Almacenamiento y Dis­tribución, que corresponde a la firma Metaway SA, ya que es en el local de dicha firma donde opera su Centro de Distribución. Cabe mencio­nar que, conforme puede ser observado en el portal de la DNCP, la firma Metaway SA pertenece al empresario Justo Ferreira.

Otra vinculación llamativa es una transferencia de dinero que aparece entre la empresa Insumos Médicos SA, a favor de Centro Médico Amanecer, vinculada a la senadora Lilian Samaniego.

La transferencia según los registros exhibidos en el programa La Caja Negra (Unicanal) es de G. 5.384.999.266. ¿En con­cepto de qué la empresa del clan Ferreira transfiere ese monto a la firma vinculada a la senadora?

Los sospechosos vínculos y las conexiones entre el clan Ferreira y la familia Sama­niego son contundentes, ¿serán investigados por la Fiscalía?

EL CLAN FERREIRA Y SUS SOCIOS

Justo Ferreira, Carlos Borrel y Roque Dagogliano, un trío de empresarios vinculados a varias firmas, lograron ganar licitaciones en el Ministerio de Salud e IPS por valor apro­ximado de 200 millones de dólares en los últimos años.

Borrel y Dagogliano están procesados por la Fisca­lía, acusados de formar un esquema de estafa y lesión de confianza.

La prensa reveló el escándalo de corrupción en las licitacio­nes en el marco del Covid-19. La compra de insumos médi­cos por US$ 13,5 millones finalmente quedó abortada porque Salud Pública rechazó los insumos por ser de mala calidad e inició el proceso de rescisión de contrato.

El esquema involucra a dos de las empresas del clan Ferreira: Eurotec SA, representada por Marcelo Rubén Ferreira, que se adjudicó un contrato por valor de G. 37.268 millones, mientras que el porcentaje mayor de G. 47.952 millones fue para Insumos Médicos SA, representada por Patricia Beatriz Ferreira. Ambos hijos del empresario Justo Ferreira.

El otro caso de corrupción, donde están involucradas las mismas empresas, tiene que ver con el mecanismo para importar medicamentos de dudoso origen.

El modus operandi consiste en la falsificación de docu­mentos que permiten burlar controles e introducir al país medicamentos sin garantía de calidad provenientes de países no incluidos en la lista de alta ni adecuada vigilancia sanitaria.

Las publicaciones derivaron en la salida de parte de la plana mayor del Ministerio de Salud y en la intervención de insti­tuciones como Tributación, Aduanas, Ministerio Público y Contraloría General.

Dejanos tu comentario