La empresa Insumos Médicos Sociedad Anónima (Imedic SA), vinculada al empresario Justo Ferreira, montó un esquema para introducir medicamentos oncológicos y para pacientes en terapia intensiva, que le permite burlar los controles de Vigilancia Sanitaria. La firma solo tiene una habilitación para importar medicamentos de una empresa brasileña (Eurofarma), sin embargo, invocan y fraguan documentos de esta firma para justificar sus importaciones provenientes desde la India.

Un grupo de empresas farmacéuticas dedi­cadas, en aparente colusión, a ganar millona­rias licitaciones en el Estado, aprovecha la flexibilidad de los controles y la complicidad de autoridades para introdu­cir y comercializar en nues­tro país medicamentos de dudoso origen. El programa “La Caja Negra”, de Unica­nal, accedió a documenta­ción exclusiva que demues­tra el modus operandi de la mafia de los medicamentos importados a Paraguay.

El esquema montado por este grupo de empresas incluye hasta la falsificación de factu­ras para saltear los controles sanitarios y, así, introducir toneladas de medicamentos que terminan siendo aplica­dos en IPS y en los hospitales públicos.

Esta es la factura que usa Insumos Médicos SA ante Vigilancia Sanitaria para justificar la importación de medicamentos. Este documento, que lleva el logo de Eurofarma-Brasil, no es reconocido como válido por la empresa, es decir, se trata de un documento fraguado.

Insumos Médicos SA está uti­lizando facturas falsas para justificar que supuestamente está trayendo medicamentos de Brasil, cuando en realidad los traen de la India, sin nin­gún tipo de control.

El 40% de los medicamentos que adquiere el sector público es importado. El marco legal que rige el mecanismo para la importación es la Ley 3283-07, que establece que a nues­tro país pueden importarse medicamentos producidos en los países que integran el Mercosur y en aquellos con­siderados de alta y adecuada Vigilancia Sanitaria.

¿CÓMO OPERAN EN PARAGUAY?

Son incluidos en la catego­ría de países con alta vigi­lancia sanitaria: Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Esta­dos Unidos, Francia, Israel, Italia, Japón, Países Bajos, Reino Unido, Suecia o Suiza y entre los países con “ade­cuada” vigilancia sanita­ria están Australia, Chile, Cuba, Finlandia, Hungría, Cuba, Luxemburgo, México, Noruega y Nueva Zelanda.

La Ley 3283 y el decreto reglamentario número 6900 del 2017, establecen que aque­llos que pretendan importar fármacos de plantas que no estén ubicadas en el Merco­sur, ni en ninguno de los paí­ses mencionados, deberán estar sujetos a una serie de trámites. Previo a la presen­tación de la solicitud de regis­tro sanitario del producto en el Paraguay, dichas plantas de elaboración deberán ser ins­peccionadas y aprobadas por el Ministerio de Salud.

Aprovechando lo que esta­blece este artículo de la ley, un grupo de importadoras farmacéuticas, ligadas entre sí, montó un esquema que aprovecha la flexibilidad de los controles para impor­tar medicamentos de países como India o China, que al no ser parte del Mercosur, ni estar calificados como de alta o adecuada vigilancia sani­taria, producen medicamen­tos cuya efectividad no está garantizada.

Esta es la guía de traslado que usó Insumos Médicos SA en la que consta que los productos fueron adquiridos en la India, pero en Aduanas consignan que traen del Brasil.

LAS CLAVES DEL MECANISMO

Un documento donde apare­cen los detalles de una tran­sacción comercial entre una empresa farmacéutica ubi­cada en la India (Bombay) denominada Genex Pharma y la empresa paraguaya Insu­mos Médicos SA, vinculada al empresario Justo Ferreira, es el punto de partida del meca­nismo.

En este registro de carga apa­rece como vendedor de un lote de medicamentos una empresa ubicada en la India, Bombay, Genex Pharma, que según sus registros opera desde el 2006. El detalle del cargamento especifica que contiene 454.400 kilogra­mos de medicamentos que fueron enviados a Paraguay vía aérea, y que el comprador es la empresa Insumos Médi­cos SA, con RUC número 80029801-2. Además, apa­rece consignado el número de la factura comercial 190405 y la fecha 8 de abril del 2019.

El otro documento clave para conectar el esquema es la factura comercial, presun­tamente falsificada, donde consta una transacción entre las empresas Eurofarma SA de Brasil y la misma empresa importadora Insumos Médi­cos SA.

La empresa Eurofarma es una multinacional farma­céutica brasileña presente en varios países de America del Sur, Central, el Caribe y África. Según los datos con­signados en su página web no registran operaciones en la India.

Esta factura contiene los mismos detalles que apare­cen en la guía de carga. Es decir, el mismo tipo y can­tidad de medicamentos, formas de pago, el mismo número de factura, 190405, y los datos del comprador: la empresa paraguaya Insumos Médicos SA.

El equipo de “La Caja Negra” contactó con representan­tes de la empresa Eurofarma SA para verificar la autenti­cidad y validez de la factura. A través de su representante, Guilherme Gaspar, la multi­nacional brasileña asegura que la factura carece de autenticidad y niegan tener operaciones comerciales con la empresa Genex Pharma de la India.

Además, Eurofarma reco­noce que mantiene opera­ciones comerciales con la empresa Insumos Médicos SA y que exportan a nuestro país medicamentos produci­dos y terminados en Brasil. Los registros del despacho aduanero, correspondientes a esta misma carga y a los que accedió el equipo de “La Caja Negra”, demuestran que el país de origen de la carga es India, que la empresa impor­tadora es Insumos Médicos SA y que el vendedor es la empresa brasileña Euro­farma SA. El cargamento ingresa por “canal verde”, es decir, no está sujeto a un control muy riguroso.

En el despacho aduanero también se consigna el número de autorización para importar que otorga en nues­tro país la autoridad regu­ladora, la Dirección Nacio­nal de Vigilancia Sanitaria, dependiente del Ministerio de Salud.

De acuerdo a los registros de Vigilancia Sanitaria, la empresa ligada al empresa­rio Justo Ferreira obtuvo el permiso para importar este cargamento a través de la solicitud número 1119552. Finalmente, la ruta termina con este documento que es el que “habilita” la importa­ción de estos medicamentos, de dudoso origen, a nuestro país. En este documento, otorgado por la autoridad reguladora, se observa que el origen de la carga es supues­tamente Brasil, sin embargo, según la guía de carga pro­vino de un laboratorio de Bombay, India.

El cargamento mencio­nado contiene medica­mentos como Letrozol, utilizado para cáncer de mamas; Enoxaparina que es un anticoagulante alta­mente utilizado en hospita­les; y Piperacilina, un anti­biótico utilizado en terapia intensiva.

Dejanos tu comentario

6H

Senadores postergaron el tratamiento de pérdida de investidura de Friedmann, ¿está de acuerdo?

Click para votar