El ministerio alega que el proveedor “no aclaró” por qué salen tan baratas las camionetas ensambladas en Paraguay.

El Ministerio de Obras, con un argu­mento poco claro, dejó fuera de una licitación para la adquisición de 13 camionetas tipo pick-up al Grupo Reimpex, que pre­sentó la mejor oferta ofre­ciendo rodados de la marca JAC que son ensamblados en nuestro país.

El MOPC argumentó que la empresa no pudo expli­car por qué el vehículo que ofrecía era tan barato y ahora comprará camionetas que cada una está G. 20 millo­nes más cara.

La oferta de Reimpex fue de G. 174.915.000 por cada uni­dad, que en total suma G. 2.273 millones.

Mientras que la firma que finalmente resultó adjudi­cada, Tape Ruvicha, presentó la segunda mejor oferta de G. 195 millones por cada camio­neta, totalizando G. 2.535 millones.

El precio referencial fijado por la cartera de Obras fue de G. 310 millones por cada rodado y todos los oferentes estuvieron con sus precios muy por debajo del estima­tivo.

Dictamen de Comité de Evaluación rechazando oferta de Reimpex.
Dictamen de Comité de Evaluación rechazando oferta de Reimpex.

Una resolución de la Direc­ción de Contrataciones Públi­cas establece que se pedirá al oferente una explicación detallada de la composición del precio ofertado cuando el mismo sea 30% más bajo que el monto referencial.

De acuerdo al MOPC, el des­glose de precios presentado por Reimpex “no demuestra la solvencia que se pretende en la adquisición de camio­netas 4x4 doble cabina, diésel intercooler rail (…)”. “De este modo, no se excluye la posibi­lidad de producir un perjuicio patrimonial para el Estado, entendiendo que nos encon­tramos ante un precio irriso­rio en relación al precio refe­rencial”, respondieron desde el ministerio a las consultas de La Nación.

DESPRECIO

En el MOPC calificaron de desechables a los vehícu­los ensamblados en nuestro país. Afirman que se optó por un bien que tiene mayor solvencia y durabilidad en el tiempo, por eso dejaron fuera de competencia a la industria nacional.

Jorge Samaniego, presidente del Grupo Reimpex, cues­tionó la decisión del MOPC que, a su criterio, no tiene fundamentos. “Nosotros tenemos una fábrica para­guaya con inversión de US$ 12 millones, tenemos 1.000 empleados, pagamos sueldo e IPS y tenemos el respaldo de JAC China, que es una empresa estatal y el Estado chino es uno de los más sóli­dos del mundo. No pueden jamás decir que no tendre­mos solvencia en proveer este tipo de vehículos (…)”, dijo el empresario a este diario.

Samaniego lamentó que el Estado no priorice la com­pra de vehículos ensambla­dos en el país. “Nosotros somos industria nacional, por ley tenemos una prefe­rencia, eso quiere decir que nosotros podemos vender más caro; hasta el 20% más alto que la mejor oferta yo sigo teniendo preferencia, nosotros no hemos abu­sado de dicha preferencia”, expresó.

Vale señalar que en principio, por las especificaciones téc­nicas contenidas en el pliego de bases y condiciones, el lla­mado era únicamente para camionetas de una marca específica comercializada en el mercado, pero tras protes­tas de los oferentes las espe­cificaciones se redujeron. No obstante, el precio referen­cial se mantuvo.

“Están abusando del dere­cho porque ellos tienen esa discrecionalidad de decir ‘es muy barato y lo descarto’. El problema no son los oferen­tes, el problema es la convo­cante que propuso un precio de referencia muy alto por­que yo por experiencia pro­pia sé que el precio que se ha establecido en el consejo económico para la compra del pick-up doble cabina es de 240 millones”, manifestó finalmente el empresario y no descartó una nueva pro­testa contra la adjudicación.