Familiares de funcio­narios, entre ellos sindicalistas leales a la presidenta de Petropar, Patricia Samudio, aparecen en la contratación de perso­nal tercerizado a través de la firma Jobs SRL (consultora de RRHH).

Hijos, sobrinos y primos de funcionarios de la petrolera son los beneficiarios del con­trato firmado entre Samudio y la empresa Jobs el 20 de diciembre del 2018.

La firma privada provee a Petropar personal, playe­ros y telefonistas, para sus estaciones de servicio, que en total son cinco en todo el país, según confirma­ron voceros de la estatal. La adjudicación con modali­dad de subasta a la baja elec­trónica prevé un tope de G. 24.255 millones para la con­tratación tercerizada.

Además de playeros y perso­nal de call center, el acuerdo incluye la contratación de personal comercial junior, personal comercial senior y representante comercial. Los servicios son solicitados por la estatal de acuerdo a su necesidad.

Se estableció que los pla­yeros y telefonistas per­ciban salario mínimo, el personal comercial junior G. 3.000.000, el perso­nal comercial senior G. 5.000.000 y el representante comercial G. 7.500.000.

La Nación accedió a la nómina de contratados por la firma Jobs para prestar servicios en Petropar y pudo identificar en ella a varios familiares de funcionarios de la petrolera. A continua­ción, algunos casos.

Rodrigo Leiva Espínola fue contratado el 5 de junio de este año como personal comercial junior; cumple funciones administrativas en Villa Elisa y su sueldo es de G. 3.000.000. Es hijo de Estela Espínola Torres, sin­dicalista-jefa en Petropar, quien percibe una remune­ración mensual por encima de los G. 15 millones.

Natalia Benítez González fue contratada el 24 de enero, también como per­sonal comercial junior, para la estación de servicio en Mauricio José Troche y percibe G. 3.000.000. Su tío es Alonso González, jefe de Tesorería de la Planta de Troche, quien tiene un sala­rio de más de G. 10 millones.

Carlos Jacinto Safstrand Espínola ingresó vía Jobs hace un mes y medio; figura como playero en la estación de servicio de Villa Elisa, con un salario de 2.192.839 más un adicional de G. 300.000. Es primo de Norman Williams Safstrand Ojeda, sindicalista y jefe del Departamento de Mantenimiento de Estaciones de Servicio en Petropar, con un salario aproximado a G. 9.000.000.

Walter Alejandro Sosa Gon­zález es hijo de Marino Sosa Lezcano, enfermero de la estatal con un salario de más de G. 8.000.000. Fue contra­tado como personal comer­cial junior –con salario de G. 3.000.000– y figura con funciones administrativas en Villa Elisa desde el 1 de enero del 2019.

María Antonia Monges Gómez es hija de Felicita Gómez, quien cumple fun­ción de telefonista en la estatal y percibe un sueldo de más de G. 7.000.000. Fue contratada en febrero como personal comercial junior –con salario de G. 3.000.000– para la estación de servicio de Villa Elisa.

Romina Mariel Galeano Ortigoza fue contratada el 10 de julio como personal comercial junior –salario de G. 3.000.000– y según plani­lla, presta servicio adminis­trativo en el centro. Pariente de Mauricio Galeano, sin­dicalista de la estatal, con un salario de más de G. 10 millones. Cuando le con­sultamos sobre su paren­tesco con la señorita, el gre­mialista alegó amnesia y se comprometió en confirmar el vínculo.

La titular de Petropar derivó con el director de Comuni­cación de la institución, Felipe Oddone, eventuales consultas. “Por una cues­tión de orden estamos cana­lizando todo tema de prensa con él”, contestó Samudio vía Whatsapp.

Este servicio de “apoyo en la gestión de recursos huma­nos temporales” en Petro­par lo venía realizando la empresa Dynamus Mar­keting Promocional SA. La estatal llegó a desembolsar más de G. 16.000 millones por el contrato plurianual con esta firma.

Según los antecedentes, este servicio es comúnmente utilizado para contratacio­nes políticas e innecesa­rias. Inclusive la Contralo­ría General de la República (CGR), en reiterados dictá­menes, consideró irregular la tercerización.

TRABAJA EN JOBS Y UBICÓ A HERMANA

María Lis Prieto Romero y su hermana Jessica Elena.
María Lis Prieto Romero y su hermana Jessica Elena.

María Lis Prieto Romero, encargada de Búsqueda y Selección de Personal de la firma Jobs, también consiguió ubicar a su hermana menor, Jessica Elena, en Petropar.

La mujer fue contratada para call center de la petrolera estatal el 12 de febrero de este año y percibe un salario mensual de G. 2.192.839, de acuerdo a la nómina proporcionada por la misma empresa privada.

ARRAIGO FAMILIAR

Gerardo Parodi Vargas.
Gerardo Parodi Vargas.

Un clan familiar arraigado en la institución es el de los Parodi Vargas. Se trata de los hermanos Gerardo, Ernesto y Pamela, muy bien acomodados en la estatal.

Gerardo Parodi Vargas, polémico sindicalista, miembro del Sindi­cato de Trabajadores de Petropar (Sitrappar) y actualmente cum­pliendo la función de asesor de la presidenta Patricia Samudio, tiene un salario que ronda los G. 17 millones, según planilla de funciona­rios de la estatal. Mientras que su hermano Ernesto figura como jefe, con un sueldo de más de G. 12 millones.

Recientemente fue incorporada al plantel de funcionarios como contratada Pamela Parodi Vargas, hermana de Gerardo y Ernesto, con salario mínimo.

SEPA MÁS

­TRAS IDAS Y VUELTAS, PROVEYÓ LISTA

En un primer momento, Petropar se desentendió de infor­mar sobre los contratados por la firma Jobs. Se había excu­sado señalando que la información no era de carácter público, alegando que los contratados pertenecen a la nómina de una empresa privada. Una nota interna de la institución, de la Dirección de Gestión Empresarial a la Dirección de Transpa­rencia, da cuenta de ello.

Finalmente, la Dirección de Transparencia de la estatal pro­veyó la información requerida por este diario.