Apenas asumió el cargo en octubre último, el director de Aduanas, Julio Fernán­dez Frutos, nombró como su asesor, con un ingreso de G. 28 millones al mes, a Marcos Manuel Fretes Sil­guero, gracias a bonificacio­nes y extras.

Fretes Silguero fue compa­ñero de proyectos sociales de Fernández en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y se desconoce su experien­cia en el ámbito aduanero. Según la resolución de nom­bramiento, la Dirección Nacional de Aduanas “se encuentra en un proceso de fortalecimiento institucio­nal y el concurso de recur­sos humanos calificados es uno de los pilares sobre los cuales se logrará cumplir con los objetivos y metas traza­das” y, en uso de sus atribu­ciones, Fernández nombró a su ex compañero de proyec­tos del PNUD.

Planilla salarial de la institución que muestra ingresos del consultor.
Planilla salarial de la institución que muestra ingresos del consultor.

Mientras el director con­trata asesor en un proceso “de fortalecimiento institu­cional”, sus recaudaciones del primer semestre del 2019 fueron negativas, ya que se registró un déficit de G. 255 mil millones, según señalan las estadísticas. Si bien logró un repunte en el último mes, los primeros seis meses del año no fueron muy alentado­res para la institución. Con la administración de Fernán­dez, los ingresos bajaron a pesar de tener variables a favor como el tipo de cambio.

En la institución reina un descontento por el nom­bramiento del compañero del director porque no tiene idea del rubro aduanero, protestan. Cuestionan la categoría de asesor que le confirió a Fretes Silguero sin concurso previo.

INTELIGENCIA Y EXPERIENCIA

El director de Aduanas sos­tuvo que Fretes Silguero es de inteligencia. “Tiene amplia experiencia. En el PNUD era un analista téc­nico (unos 14 años aproxi­madamente). Podrás ver su nombre en una cantidad de investigaciones económi­cas y sociales y referentes al desarrollo humano. Tiene amplio dominio de software vinculado a econometría. Es instructor en la universidad de temas vinculados a análi­sis de bases de datos”, señaló Fernández para defender la contratación de su compa­ñero. Consultado sobre en qué le asesora, el jefe adua­nero respondió: “Actual­mente lo que hace es analizar cantidad de bases de datos y reportarme inconsisten­cias para prevenir hechos delictivos... Fue uno de los dos funcionarios que trabajó en inteligencia para desba­ratar la red de contrabando de electrónica (proveyendo información analizada al equipo de investigación)”. Agregó que Fretes es experto en microsimulaciones.

En el currículum de inte­ligencia que describió el director no mencionó la experiencia específica de su asesor en temas aduaneros y de comercio internacional.

SIEMPRE CUENTA MARAVILLAS

Así como la sustanciosa experiencia que detalló Fernández sobre su recomendado, el director está acostumbrado a con­tar maravillas de su gestión, pero la realidad no revela eso.

Fernández también había mencionado maravillas sobre su evento de G. 1.000 millones para una conferencia con sus pares de América Latina y el Caribe que incluyó también a los de España y Portugal en abril pasado.

Despilfarró en suntuosas fiestas, paseos con guía incluido, compró costosos regalos a sus invitados y les ofreció fina gastronomía con dinero de Aduanas. Fernández salió a decir que lo que se gastó fue ínfimo con relación a los beneficios que obtuvo y que equivalen a millones de dólares.

Fernández dijo en entrevista hace un mes que gracias a la costosa fiesta que organizó consiguió millonarias donacio­nes.

Comentó que el director nacional de Aduanas de Uruguay, Enrique Cano, entregó US$ 2 millones en concepto de un sistema informático sobre gestión de riesgo a modo de donación.

Habló además de una oportunidad de interactuar con Corea del Sur con una donación que asciende a los US$ 12 millo­nes en materia de equipamientos y software, además de un apoyo técnico de la Aduana de Corea del Sur que se tendrá desde el 2020 al 2023.

“Esos mil millones de guaraníes en comparación a los millo­nes que recibimos en beneficio es algo absurdo”, había argu­mentado el jefe aduanero.

Le pedimos al director de Aduanas, vía Ley de Acceso a la Información Pública, que nos facilite la copia de esos con­venios, acuerdo de compromiso de la donación y el acta de recepción de los softwares, pero al parecer le está costando encontrar los documentos porque solicitó prórroga para proveer los papeles.

Pastor “de oro” ahora gana G. 50 millones

Melanio Paredes.
Melanio Paredes.

Hermano de congregación del director que hacía culto en Aduanas es beneficiado con ascenso.

Melanio Paredes, adua­nero de la congregación del director Julio Fernández, que organizó ritos religio­sos y encabezó grupo de ora­ción en oficina de Aduanas, se ubicó por primera vez en un cargo considerado “de oro” en la institución. En sus más de 20 años de antigüedad, no había conseguido un ascenso como el de ahora con la admi­nistración Fernández.

De la mano de Fernández, el predicador se convirtió en delegado aduanero en Mon­tevideo.

Con su nuevo cargo, su ingreso de G. 9.300.000 se había disparado a G. 42 millo­nes gracias a su viático por desarraigo y responsabili­dad en el cargo.

Actualmente, según la pla­nilla de Aduanas, Melanio percibe mensualmente G. 49.550.000.