La familia de Elva Acosta, quien saltó a la fama como la hermana “de oro” del periodista Óscar Acosta, por sus privilegios en el Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP), vive de los contribuyentes.

El clan se distribuye cargos entre la Municipalidad de Asunción y el SNPP, institución dependiente del Ministerio de Trabajo, a cargo de Carla Bacigalupo. El padrino de la familia es el diputado Arnaldo Samaniego, para quien opera políticamente Elva.

En la semana trascendió que Elva se ubicó como jefa de personal en el SNPP sin haber terminado la secundaria siquiera y además es agente de empleo de sus hijos, gracias a las influencias políticas. Resulta que el yerno de la mujer, de nombre Pedro Maidana, es también un acomodado en la función pública, favorecido de Samaniego.

Maidana es pareja de María Vega Acosta, hija de Elva. El mismo figura como auxiliar en la Junta Municipal con un sueldo de G. 3 millones.

Ingresó en el 2013 y así como su suegra no registra título universitario en la planilla salarial publicada en el portal de la Junta Municipal.

Cabe recordar que Elva tiene dos hijos ubicados en la Junta Municipal de Asunción. Jose María Vega Acosta y María Vega Acosta (esposa de Maidana). Ambos figuran en la dependencia de la Defensoría Municipal y tampoco tienen título universitario.

Además, Elva consiguió contrato como auxiliar en el SNPP a su hijo que todavía está en el colegio de nombre Carlos María Vega Acosta. El sueldo del joven es de G. 2.420.000.

HERMANA DEL CRÍTICO

Bacigalupo usó la medida de excepción para hacer ingresar funcionarios sin concurso de méritos en varias dependencias del Ministerio de Trabajo. En el caso de la hermana “de oro”, se incorporó con sueldo de G. 9.8 millones mensual.

Elva es conocida seccionalera, oficio que la ha ayudado a escalar en familia en la función pública, así como ocurre con varios políticos, por cierto muy criticados por su hermano periodista, Óscar Acosta.

La mujer percibe además generosos viáticos y gracias a ello sus ingresos se mantienen entre G. 11 millones y G. 13 millones al mes. Le dan extensos viajes para cobrar más y justifican con llamativas comisiones de trabajo.

Por ejemplo, Elva se fue con una comitiva de 5 personas a Cordillera, Misiones y Ñeembucú en febrero pasado para “tomar medidas de uniformes”, según figura en la planilla de viáticos de la institución. Visitaron 5 sedes donde hay entre 3 a 10 funcionarios como máximo. Sin embargo, hicieron figurar un recorrido de toda una semana laboral, es decir, 5 días y así cobrar G. 1.259.406 cada uno.