La práctica de ubicar familiares amigos del poder, dentro de la función pública principalmente en cargos de jefatura, se instaló más fuerte que nunca en la actual administración del Estado.

Cumpliendo con la línea del movimiento Colorado Añetete, Juan Carlos Vera Báez, quien asumió en agosto de este año como nuevo gobernador de Guairá, en remplazo de Javier Silvera, llamativamente a poco tiempo de jurar como jefe departamental, se produjeron una serie de asensos e incorporaciones de sus familiares cercanos dentro de la función pública.

El gobernador Juan Carlos Vera y su generoso hermano Daniel Vera, quien trabaja gratis en la Gobernación.
El gobernador Juan Carlos Vera y su generoso hermano Daniel Vera, quien trabaja gratis en la Gobernación.

Una cadena de nombramientos de la parentela del actual Gobernador se generó en este departamento, al asumir el “Gobierno de la Gente”. Su hermana Helem Vera Báez, asumió el pasado 24 de agosto, como nueva directora de la IV Región Sanitaria de Guairá, en reemplazo del avezado Dr. David Obregón.

Al asumir Helem Vera como directora de la Salud Regional comenzó a reubicar a la sobrinada en diferentes puestos sanitarios. Por supuesto, como corresponde a los influyentes, los cargos que reparte son los de jefatura.

El gobernador posa con su primo Julio César Vera, quien hace mucho estaba esperando su ascenso en Copaco.
El gobernador posa con su primo Julio César Vera, quien hace mucho estaba esperando su ascenso en Copaco.

El argumento de los nombramientos no es precisamente el concurso de méritos, ni la trayectoria sino el famoso dicho de que “son cargos de confianza”.

Primeramente nombró a su sobrina, la Dra. Gissella Almirón Vera, como directora del hospital de Itapé. Almirón Vera, se recibió hace dos años y es su primera experiencia laboral, según nos confirmó ella misma. Tratamos de conocer lo que hizo desde que asumió su cargo desde hace tres meses y nos dijo que quería acceder a una entrevista, pero de manera personal porque estaba viajando.

Gissella Almirón Vera, sobrina del gobernador, fue nombrada directora del hospital de Itapé.
Gissella Almirón Vera, sobrina del gobernador, fue nombrada directora del hospital de Itapé.

Otros dos familiares que dieron el salto en Guairá son el Dr. Rodrigo Vera, jefe de Traumatología del hospital regional de Villarrica y César Vera, jefe de descentralización de la IV Región Sanitaria.

“Son cargos de confianza, es cierto son mis parientes, pero son cargos de confianza. Nosotros encontramos una salud pública muy politizada y desde que asumimos, levantamos los centros asistenciales”, manifestó Helem Vera. De manejarse como empresa politizada convierten la regional sanitaria en botín familiar.

Otro de los que fueron beneficiados con la asunción de Juan Carlos Vera Baéz, es su primo hermano, Julio César Vera Mieres, quien hace un par de semanas ascendió al cargo de jefe departamental de Copaco.

“Es un cargo de confianza. Hace mucho estaba esperando por este momento”, subrayó el primo del gobernador.

SU HERMANO TRABAJA “GRATIS”

El hermano del gobernador Juan Carlos Vera no quedó atrás. Daniel Vera, recientemente fue designado asesor general ad honorem, de la gobernación. Es decir, trabaja “gratis” con su hermano por el bien del cuarto departamento.

Sin embargo, el tema de los trabajadores “ad honorem”, no trae buenos recuerdos a los pobladores guaireños y no hace falta hacer mucha memoria. En la era del ex gobernador Rodolfo Fridmann, su tío Rolando Alfaro, también se desempeñaba como funcionario ad honorem y manejaba las tarjetas de combustible de Petropar, donde hasta ahora no se puede esclarecer como cargó 23.820 litros de combustible de una sola vez.

Gobernador que es poco amigo de la transparencia

El actual gobernador de Guairá, Juan Carlos Vera Báez, desde que asumió el cargo, no se mostró ser muy amigo de la transparencia. El mismo fue quien se desentendió de responder sobre la serie de irregularidades detectadas por la Contraloría durante la administración de Rodolfo Friedmann Alfaro. Se desentendió del caso, alegando que le “resulta prácticamente imposible” realizar el descargo solicitado porque su administración se halla abocada en ver la forma de cómo solucionar el problema presupuestario. Se desmarcó diciendo que la presentación de dicho descargo “es responsabilidad del afectado”, refiriéndose a Friedmann. El jefe

departamental prácticamente no habla sobre este caso, tratando de encubrir al investigado ya que pertenece a su misma línea política.

Otro punto no menos importante, es la denuncia de los concejales departamentales contra el actual gobernador, ya que este último les retaceaba entrega de documentos sobre la ejecución presupuestaria de ingresos y gastos que la Contraloría realizó en la Gobernación del Guairá, en el 2015 y 2016, bajo la administración de Friedmann.