Senador Enrique Riera también cuestiona malver­sación durante gestión de ex go­bernador Rodolfo Friedmann.

Mientras el ex gober­nador Rodolfo Friedmann pide tiempo a Contraloría para responder sobre las irre­gularidades detectadas durante su administración, se adelanta nuevo pedido de informe por parte de otro parlamentario. El senador Enrique Riera anticipó que también requerirá documen­tos sobre la malversación consignada en el informe de auditoría de la Contraloría, correspondiente a los años 2015/2016 de la Gobernación de Guairá.

La solicitud de Riera, pro­sigue a la de Diputados, que en sesión del miérco­les pasado, por unanimi­dad emplazó a la Contralo­ría que remita el resultado final de dicha auditoría en 15 días.

“Me consta que en los pape­les de la Contraloría apare­cen compras millonarias de más de 23 mil litros de com­bustible en cinco minutos, en un día. La pregunta es ¿qué vehículos cargaron? Además figura la desapari­ción de raciones escolares y la malversación de muchos pagos a mucha gente sin contrato”, cuestionó Riera en la sesión de ayer en el Senado.

El pago por 203 mil raciones de almuerzo no distribui­das en el 2016, por valor de G. 2.295 millones, las insó­litas cargas de combustible de su tío Rolando Alfaro de hasta 23.820 litros de gasoil de una sola vez, así como pagos triplicados por mis­mos repuestos a su herma­nastro “mecánico de oro” Ricardo Gotze, colocan a Friedmann en el ojo de la tormenta.

Transferencias a comisiones vecinales que en realidad fueron maneja­das por un amigo proveedor estrella suyo, asesores vip, etc., son irregularidades que el ex jefe departamen­tal no está pudiendo expli­car y dilata el descargo que le requiere Contraloría.

Cabe recordar que el informe de auditoría cul­minó en julio del 2017 y estuvo cajoneado un año por el contralor Enrique García. Al tomar estado público, finalmente noti­ficó a la Gobernación de Guairá.

El actual gobernador Juan Carlos Vera se lavó las manos y le dijo a Contra­loría que derivó a su ante­cesor Friedmann para que este realice su descargo, como responsable de los hechos.

Los plazos están venci­dos, ya que el 18 de octubre pasado, Contraloría requi­rió respuesta a la Gober­nación de Guairá y la ins­titución tenía 10 días para remitir el descargo.

Está en manos del contra­lor conceder o no el pedido a Friedmann, quien el 1 de noviembre pasado pidió prórroga de 15 adías para presentar su respuesta. En la Contraloría señalaron que están “evaluando” si le conceden el tiempo solici­tado. De esta forma, conti­núan congelando el proceso que deben dar al informe de auditoría culminado hace más de un año, que ya debiera estar en manos del Ministerio Público, por agotarse los plazos y por la ausencia de descargo ante los serios indicios de corrupción que detectaron.

LA TERMINAL

El senador Riera también se refirió al traslado de la ter­minal de Villarrica a varios kilómetros del centro de la ciudad que Friedmann y su equipo quieren hacer. “Se pretende el traslado de una terminal que da trabajo a más de 4 mil personas para instalar eso en el medio de 40 hectáreas, precisamente ocupadas por allegados a las autoridades locales y depar­tamentales de la zona. Uno puede deducir sin ser dema­siado inteligente que lo que hay detrás de esto es un sucio y asqueroso negocio inmobi­liario”, señaló el mismo.