Juan Carlos Vera, gober­nador de Guairá, se desentendió de res­ponder sobre la serie de irre­gularidades detectadas por la Contraloría durante la administración de Rodolfo Friedmann Alfaro y mandó al frente a su antecesor y amigo político.

Después de un año de archivar un informe de auditoría, que hace un mes comenzó a tomar estadopúblico, Contraloría requirió el descargo sobre las anomalías que halló durante el período 2015/2016 en la Gobernación de Guairá. Ante esto, el gobernador Vera le tiró el fardo a Friedmanny dijo al ente contralor: “Al momento de haber recibido dicha nota le manifesté y le entregué copia de la nota CGR Nº 3.714 con lasobservaciones requeridas al señor Rodolfo Friedmann Alfaro, poniendo a su dispo­sición las puertas abiertas de la administración para la rea­lización de las copias de todos los documentos respaldatorios de los períodos mencionados para que así pueda realizar con sus técnicos y personal propio dicho descargo”.

Vera señaló que le “resulta prácticamente imposible” realizar el descargo solici­tado porque su administra­ción se halla abocada en ver la forma decómo solucionar el problema presupuestario. Se demarcó diciendoque la presentación de dicho des­cargo “es responsabilidad del afectado”, refiriéndose a Friedmann.

Concejales y gobernador de Guairá intentan no quedar pegados al tema. Sin embargo, por el cargo y laresponsabili­dad que tienen, pueden que­dar como cómplices si conti­núan desentendiéndose sobre los negociados detectados durante la era Friedmann.

La Contraloría halló malver­sación en rubro combustibles, pagos por almuerzo escolar no distribuidos por la adminis­tración Friedmann durante el año 2016, negociado con su hermanastro, el “mecánico de oro” RicardoGotze, a quien abonó hasta 3 veces por los mismos repuestos.

Friedmann pagó G. 2.295 millones por 203 mil racio­nes de almuerzo escolar no distribuidos en el2016. Su líder, Mario Abdo Bení­tez, había dicho que noper­donará un acto de corrup­ción, aunque se trate de suscolaboradores. Esta es una magnífica oportunidad para demostrar que lo dicho no es solo discurso y que la Fis­calía investigue al ex gober­nador, que hasta ahora está blindado por el poder de turno.

Friedmann también es sos­pechoso de enriquecimiento ilícito. Un mes después de asumir como gobernador constituyó Nápoles SA con un capital social de G. 10.000 millones y de entrada, de una sola vez, en efectivo, junto con su madre, Gua­dalupe Alfaro, pusieron G. 5.000 millones en esta firma. Cabe recordar que en ese momento la mamá se dedi­caba a la venta de minutas, por lo que resulta misterioso el meteórico ascenso econó­mico que experimentó de la noche a la mañana.

Según nos confirmó su pro­piopadre, Rodolfo Fried­mann Cresta, el ex gober­nador no es el personaje de cuna de oro que aparenta ser. “Era un asalariado más de la fábrica de azúcar de la familia”, nos había dicho elpapá. No recibió anticipo de herencia ni tenía porcentaje de ganancias en la empresa.

La mamá era una humilde mujer que vendía empanadas hasta que su hijo ingresó a la política. Sin embargo, Fried­mann dijo a la Contraloría que compró acciones en Nápoles SA gracias a una herencia materna.

Nota por la cual Juan Carlos Vera se desentiende de la Contraloría y pide que su amigo político Friedmann, como afectado, se haga responsable de hacer el descargo por la serie de anomalías durante su gestión.
Nota por la cual Juan Carlos Vera se desentiende de la Contraloría y pide que su amigo político Friedmann, como afectado, se haga responsable de hacer el descargo por la serie de anomalías durante su gestión.