Por Jorge Torres Romero

Patricia Samudio, presidenta de Petropar, autorizó el 4 de setiembre pasado la transferencia de US$ 20 millones de fondos de Petropar que estaban en bancos privados, fruto del pago de proveedores a la institución, al banco GNB. La ley de presupuesto le obligaba a retirar esos fondos y depositarlos al Banco Nacional de Fomento (BNF). El ex gerente financiero de la petrolera estatal Luis Gómez se opuso a dicha operación por considerarla ilegal, pero Samudio asumió la consecuencia dando su visto bueno. Gómez fue destituido dos días después.

Los registros del banco GNB, a los cuales accedió nuestro diario, muestran claramente que el 3 de setiembre pasado, en la cuenta que tiene Petropar en esa entidad bancaria, había un depósito de US$ 1,5 millones correspondientes al pago que realizó uno de los clientes a la petrolera estatal. Para el 5 de setiembre, en esa misma cuenta ya figuran unos US$ 18,5 millones, que fue el monto que solicitó Patricia Samudio, presidenta de Petropar, para que fuera transferido a dicho banco.

Según la nota interna de Petropar, de fecha 4 de setiembre y que lleva la firma de Samudio dando su visto bueno, en la operación se autorizó el retiro de fondos de Sudameris (US$ 3 millones), Citibank (US$ 3 millones), BBVA (US$ 14 millones) e Itaú (US$ 10 millones), un total de US$ 30 millones, de los cuales US$ 20 millones fueron para GNB y los restantes US$ 10 millones para Basa (este banco respondió a Petropar que revise su decisión porque la operación violaba una ley).

El pedido de Samudio fue transferir US$ 20 millones al GNB, pero el Citibank no realizó la transferencia y finalmente el monto cedido fue de US$ 17 millones, más los US$ 1,5 millones que ya estaban en el banco, totalizando US$ 18,5 millones.

Conforme al registro del GNB, al que pudimos acceder, hasta los primeros días de octubre los US$ 18,5 millones seguían depositados allí, es decir, estuvo por los menos 30 días, con lo que se confirma que dicho monto nunca se utilizó para el pago a algún proveedor del exterior como quiso justificar la presidenta de Petropar la semana pasada en conferencia de prensa.

Es más, la petrolera estatal siempre operó con otros bancos para el pago a proveedores internacionales (Citibank, BBVA e Itaú) por el sistema electrónico de avanzada, del que disponen estas entidades bancarias.

¿POR QUÉ YA HABÍA PLATA EN BANCOS PRIVADOS?

Petropar posee cuentas corrientes en casi todos los bancos de plaza a fin de facilitar el pago a sus clientes. Es decir, cada cliente que tiene la petrolera (distribuidores, operadores, etc.) opera con distintos bancos y van realizando sus pagos depositando el dinero en esas entidades.

A partir del 2016, con la nueva disposición vía ley de presupuesto y decreto presidencial, que establece que todas las instituciones del Estado (excepto el IPS) deben depositar sus recursos en el Banco Nacional de Fomento (BNF), lo que hace Petropar es retirar esos recursos de los diferentes bancos donde sus clientes realizan sus pagos y transferirlos al BNF.

Hasta ahora existen algunas excepciones, como en el caso de Citibank, donde antes de la vigencia de la ley del 2016 Petropar firmó un contrato con ese banco para tener su dinero a plazo fijo, y solo lo puede retirar luego del vencimiento de ese contrato. Con el resto no existe ninguna obligación, por lo tanto se debe cumplir lo dispuesto en la ley.

Destituyeron al gerente financiero que se opuso a la transferencia de fondos

Luis Adolfo Gómez, quien hasta el pasado 6 de setiembre se desempeñaba como director financiero de Petropar, reveló que cuando la titular de la institución, Patricia Samudio, le solicitó que disponga la transferencia de US$ 20 millones que estaban en bancos privados al GNB, se opuso, porque sabía que esa intención violaba la ley de presupuesto y un decreto presidencial, “ella me llama y me pide transferir esos montos y ahí le explico que no podíamos transferir a bancos privados, y me dice que igual lo hagamos”, explicó Gómez.

Dijo que le consultó al gerente general de tal intención y ambos decidieron, para resguardarse, redactar una nota interna y que la misma lleve el visto bueno de la presidenta Samudio a fin de dejar constancia que tal operación se realizaba por autorización de la titular del ente. “Hicimos una nota que nos autorice y le vuelvo a retirar que eso no se puede hacer, pero no me hizo caso”, detalló el entonces gerente financiero.

Gómez también aclaró que los clientes de Petropar depositan en todos los bancos de su preferencia sus pagos y que cada tanto, el ente hace compra en dólares para no perder dinero por la diferencia cambiaria. “Nuestros bancos cabecera para el pago a proveedores siempre fueron Itaú, BBVA y Citibank. Se pagaba en forma electrónica a los proveedores y por otro lado, manteníamos saldo para pago a nuestros proveedores en estos bancos, porque son los más preparados tecnológicamente para cualquier transacción”, puntualizó.

Confirmó también que para los primeros días de setiembre, todavía no tenían el registro de firma de Patricia Samudio para operar con los bancos, pero si todo lo transferido se hizo por orden suya, y dejaron constancia por escrito, a fin de resguardarse ante cualquier problemas legal, a sabiendas que dichas transferencias eran ilegales.

Dos días después de que Gómez le haya expresado a Samudio su oposición a la transferencia de recursos de Petropar a un banco privado, el funcionario fue destituido del cargo.