Emisora Crisol FM, de Jorge Casas, fue notificada ayer por el ente regulador que ya no puede operar. Autoridades de la Conatel argumentaron anoche que cumplieron una orden judicial y que la frecuencia será subastada de nuevo.

A través de una notifi­cación presentada el pasado miércoles, la Conatel informó el cierre de la emisora radial Crisol FM ubicada en el distrito de María Auxiliadora, cuya licencia fue otorgada a Jorge Casas, quien es hermano de Víctor Casas, intendente de dicha ciudad ubicada en el depar­tamento de Itapúa. Lo llama­tivo del caso es que la medida fue tomada al día siguiente de la visita del presidente de la República, Mario Abdo Bení­tez, a Itapúa, en compañía del senador Juan Afara, lo que levantó las sospechas de que se trataría de una persecución política y tráfico de influen­cias, ya que la frecuencia de la emisora cancelada podría pasar a manos de la señora Marilda Argüello Perdomo, esposa del ex vicepresidente de la República, quien man­tiene un litigio con Crisol.

El intendente Víctor Casas tiene desde hace años diferen­cias políticas con el actual sena­dor Juan Afara. Según explicó el jefe del Ejecutivo comunal, fue en la era del ex presidente Fernando Lugo que su her­mano se presentó a la licita­ción y obtuvo el mayor puntaje junto con la señora de Afara, pero que la licencia fue otor­gada a Casas porque la mujer ya contaba con otra radio bajo su administración, considerando que la ley de la Conatel dice que una misma persona no puede tener dos emisoras.

El titular y el asesor legal de la Comisión Nacional de Tele­comunicaciones (Conatel), Andrés Gubetich Mojoli y Marcel Martins, dieron ano­che su versión de los hechos tras una reunión con el presidente, Mario Abdo Benítez. Asegura­ron que el organismo dio cum­plimiento a una orden judicial y que la frecuencia será subas­tada de nuevo.

“Marito estuvo aquí el martes y el miércoles amanecemos con la noticia de que la radio tiene que cerrarse. Este es un pro­blema de largo tiempo, cuando Juan Afara era gobernador del departamento de Itapúa y su esposa era concejal munici­pal. Se llamó a licitación y en ese entonces los que tuvieron más alto puntaje fueron mi her­mano y ella. Acá estamos frente a una persecución política. La radio es de mi hermano, pero yo me pregunto una cosa, las leyes de Conatel dicen que una sola persona no puede tener dos emisoras. La emisora Kokue Poty es de la empresa Agroin­dustrial San Juan, propiedad de la familia Afara. Por eso, en la era del presidente Fer­nando Lugo se les había negado la licencia, en aquel momento ella era directora de esa radio”, señaló Víctor Casas durante entrevista con la 970 AM.

La hipótesis del tráfico de influencias cobra fuerza, atendiendo que la nota remi­tida por el ente regulador al propietario fue firmada por el nuevo titular de la Conatel, quien estuvo cuatro años tra­bajando en la Vicepresidencia junto con Afara. El cierre de Crisol se da debido a un liti­gio judicial promovido por la esposa de Afara.

“La señora de Afara supues­tamente presentó un pedido de nulidad ante la Corte. Me dijo el abogado que supues­tamente la licitación no fue bien hecha y por eso presenta­ron la nota y, según la Conatel, ahora supuestamente la Corte dice que esa licitación hay que dejarse nula”, dijo.

PERSECUCIÓN POLÍTICA

El intendente de María Auxi­liadora, Víctor Casas, comentó que el problema con Juan Afara ya data de hace varios años, incluso refiere que el ex vice­presidente de la República, mientras estaba en esta fun­ción, mandó allanar su domi­cilio y hasta le tuvo bajo prisión domiciliaria.

“Cuando Juan Afara era vice­presidente, Marito vino a mi casa, vino Alderete, vino Beto Ovelar. Nosotros trabajamos con el Presidente. Cuando Afara ya tuvo problemas con Horacio Cartes, se acercó a Marito. Yo me acerqué a Marito en su casa y le dije que si Juan se va al Norte, yo me voy a ir al Sur. Es el hombre que me metió preso, prisión domiciliaria, allanó mi casa cuando era vicepresidente de la República, le habló a los policías que si me agarraban en mi casa, me tenían que meter bala y dejarme paraplé­jico para que yo le respete a él. Pueden cerrar la radio, pero a mí no me van a callar. Juan Afara, antes de ser político, vino con una mano al frente y otra atrás y ahora es el hombre más rico de Itapúa”, finalizó.