La implementación de leyes para aumentar la donación de órganos y tejidos de las personas para salvar vidas en los países del mundo no es nueva, aunque en la práctica se percibe que muchos debie­ron ajustarlas con el paso del tiempo. España cuenta con una legislación como la que recientemente aprobaron Argentina y Paraguay, con la diferencia de que en el país europeo los familiares siem­pre tienen la última palabra. En Chile, la legislación debió ser modificada porque millo­nes se registraron como “no donantes”.

La periodista Cecilia Zolezzi, del diario La Nación de Argen­tina, publicó el pasado 5 de julio un interesante análi­sis sobre el impacto que está teniendo en el mundo la ley de trasplante de órganos. “El debate gira entorno a si con­viene o no tener un ‘consen­timiento explícito’, como fue aprobado recientemente en la Argentinagracias a la Ley Justina. Mientras algunos especialistas son escépticos respecto a su inclusión, otros argumentan que es una herra­mienta válida y efectiva para aumentar la cantidad de dona­ciones”, sostiene Zolezzi.

“En Uruguay, desde el 2013 utilizan una ley muy similar a la nueva normativa argentina (…). A partir de este cambio, lograron bajar la tasa de opo­sición familiar de 13% a 1% y aumentar considerablemente el número de donantes por millón de habitantes. Actual­mente, el país vecino es líder en cantidad de donantes cada­véricos en la región latinoa­mericana con 20 donantes por millón de habitantes. La media latinoamericana es de 7 donan­tes por millón dehabitantes”, sostiene.

CHILE, COMO SINGAPUR E ISRAEL

“En el 2010, Chile incorporó a su normativa la figura del donante presunto junto a un registro de ‘nodonantes’. A raíz de este cambio, el número de las donaciones de órganos y tras­plantes disminuyó drástica­mente (de enero del 2010 a julio del 2012, unos 2.780.223 chile­nos optaron porser no donan­tes al renovar los documentos de identidad o de conducir). Por esa razón, en el 2013 decidie­ron sumar el modelo ‘condicio­nado’, como el que tiene Singa­pur desde 1986 e Israel desde el 2010. Así introdujeron el princi­pio de reciprocidad por el que la voluntad de donar se convierte en un requisito para ser recep­tor de un órgano. Desde este cambio, lograron revertir las cifras y las donaciones crecie­ron considerablemente”, se lee en el matutino del vecino país.

Asimismo, destaca que “desde 1979, España –líder mundial en cantidad de donaciones y tras­plantes– cuenta con un modelo basado en el consentimiento presunto. La diferencia con el proyecto aprobado en la Argen­tina es que nocuenta con un registro para los ‘no donantes’. A pesar de queformalmente no se necesita la autorización de los familiares para utilizar sus órganos tras su muerte, si se oponen a la donación, la misma no se ejecuta”. Según la investi­gación, el papel del coordinador que entrevista a las familias es fundamental. Así,España solo cuenta con un 12% de oposición familiar.

En Europa, Croacia es el segundo país en número de donaciones, por detrás de España, con un sistemaexacta­mente igual. Bélgica, República Checa, Hungría, Luxemburgo, Polonia y Suiza también tienen un modelo basado en el consen­timiento presunto. Al igual que Francia, solo que la ley francesa prevé que quien no quiera ser donante pueda hacerlo cons­tar en un registro nacional, como sucederá en la Argentina, explica la periodista.

“Un ejemplo diferente y para nada efectivo es el de Alema­nia, uno de los países con las tasas más bajas de donacio­nes de órganos y tejidos. La persona debe haber expre­sado su voluntad en vida y esta debe haber sido comunicada escrita u oralmente. El consen­timiento del difunto o su fami­lia es un requisito legal esencial para la extracción de órganos y tejidos”, recalca La Nación de Buenos Aires.

Dejanos tu comentario

8H

Según se menciona, quien ocupará el cargo que dejará Benigno López es uno de sus viceministros, usted ¿por quién optaría?

Click para votar