La Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco) y la Cámara Vial Paraguaya (Cavialpa) urgen que se concreten los préstamos pendientes para el pago de la deuda de 140 millones de dólares que tiene el Estado por las obras viales que se están ejecutando. Si no se regulariza ese desembolso para este mes, pararán todos los trabajos y se verán afectados 50.000 obreros.

El presidente de Capaco, José Luis Heiseke, pidió este martes al titular del Senado, Óscar Salomón, la mediación ante el MOPC para concretar el desembolso de los préstamos para el pago de la construcción de las obras viales. El Estado paraguayo adeuda desde el mes de junio la suma de 140 millones de dólares.

“Estamos hablando que 50.000 obreros quedarían desempleados, irán a la calle desde el mes de noviembre; se verán afectadas así unas 200.000 personas (contando con sus respectivas familias)”, agregó.

Seguidamente, dijo que tienen “contratos con Obras Públicas, y si a fin de mes no empiezan a desembolsar el dinero, las empresas van a paralizar las obras por las deudas que tienen, ya que no poseen más los recursos para seguir. Esto no es ningún cháke o advertencia. Ya hace seis meses que venimos con esta deuda”, advirtió.

Sostuvo que si bien están contentos en ese sector por no haber paralizado las obras durante la cuarentena, argumentó que la realidad actual obliga a honrar los compromisos asumidos. “No le puedo decir al obrero que espere seis meses para cobrar su salario. Ellos también tienen sus gastos. Llegamos a un tope límite”, agregó.

Te puede interesar: En plena crisis, cierran 9.000 empresas y abren otras 33.000, confirma la SET

Heiseke detalló que si no existe una respuesta positiva de parte del Estado se paralizarán las obras de recapados en todos los departamentos del país, la costanera de Pilar, el puente Chaco’i-Asunción, entre otras emblemáticas infraestructuras públicas en construcción.

Por su parte, Paul Sarubbi, de Cavialpa, dijo que las obras hasta ahora no fueron paralizadas sólo a pedido del Poder Ejecutivo a raíz de la pandemia. Sin embargo, ya no se puede continuar teniendo en cuenta que existen muchas deudas que pagar.

“Nos pidieron que sigamos trabajando y contratemos más gente para que no se vea afectada por la pandemia, y así lo hicimos, trabajamos con más potencia. Eso trae gastos, se adquirieron equipos y más personal. No queremos que muchos se queden sin trabajo. Sería penoso llegar a fin de año y que las personas queden sin ingresos”, agregó.

Comentó que el problema se dio porque no salió el segundo desembolso del crédito del BID, previsto para el segundo semestre del año. “Desde mayo y junio ya comenzamos a sentir atrasos en el pago. El crédito ya se aprobó el año pasado y solo queremos que se haga el desembolso”, insistió.

Hasta el momento se ven afectadas 100 grandes, medianas y pequeñas empresas del sector de la construcción, algunas en mayor medida que otras.

Lea también: Dinac se prepara para la reapertura comercial del Silvio Pettirossi

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar