Rodeada de más preguntas que respuestas, la aparición de la cepa sudafricana originó un colapso en los mercados mundiales, y gobiernos de varios países ya empezaron a blindar sus fronteras para evitar la propagación.

  • Por Gloria Ocampos-Prieto

Cuando parecía que el mundo avanzaba lentamente hacia el camino de la normalidad, una nueva variante “de pre­ocupación” del coronavirus emergía, confirmando lo que muchos científicos venían advirtiendo, que la pande­mia del covid-19 aún tiene para rato. Este viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó la aparición de una cepa en el sur de África y la bautizó con el nombre de Ómicron.

“La variante B.1.1.529 fue notificada por primera vez a la OMS por Sudáfrica el 24 de noviembre del 2021 (...). Esta variante tiene un gran número de mutacio­nes, algunas de las cuales son preocupantes”, dijo el grupo de expertos encar­gado por la OMS de seguir la evolución del covid-19. Un día después del anun­cio, ya se reportaban casos en Hong Kong y Botsuana.

Descubierta por investiga­dores sudafricanos, se trata de la versión más mutada descubierta hasta ahora, lo que la haría altamente transmisible. Tiene una lista tan larga de variaciones que un científico la describió como “horrible”, mientras que otro dijo que es la peor variante que habían visto, según reportes de la BBC.

Los contratos que la Unión Europea firmó con los fabricantes de anticovid exigen que los laboratorios adapten “inmediatamente” sus vacunas a las nuevas variantes que vayan apareciendo.

En este escenario y, ante la evidencia preliminar que sugiere un mayor riesgo de reinfección, saltaron las alertas y muchos países del mundo empezaron a blin­dar sus fronteras para evi­tar el ingreso de la variante, que ya fue identificada ple­namente en varios países africanos y se extiende a Europa, Medio Oriente y Asia con gran rapidez.

BAJO VIGILANCIA

Alemania confirmó ayer sus dos primeros casos detecta­dos de la variante Ómicron del covid-19, en dos viaje­ros llegados a Múnich desde Sudáfrica, e Italia confirmó un caso de esta nueva cepa en una persona procedente de Mozambique. “Dos casos sos­pechosos de la nueva variante del virus Ómicron (...) fueron confirmados en Baviera”, región que tiene en Múnich su capital, indicó el ministe­rio de Salud de ese Estado en un comunicado.

Las dos personas infectadas regresaron a Alemania el miércoles y desde entonces han estado aisladas en casa, pues su test PCR al covid-19 dio positivo, explicó el ministerio. Por su parte, el Instituto de Salud italiano indicó en un comunicado que las autoridades habían detectado el primer caso de la variante Ómicron en una persona llegada desde Mozambique, pero que “el paciente y sus familiares se encuentran bien”.

La expresión del primer ministro británico, Boris Johnson, lo dice todo. Ómicron ya llegó al Reino Unido, que confirmó ayer sus primeros dos casos.

El Reino Unido también informó de dos casos confir­mados de la nueva variante del coronavirus denomi­nada Ómicron. “Hemos sido informados por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido de dos casos de la variante Ómicron en el país. Los dos casos están vin­culados y existe una conexión con viajes al sur de África. Estas personas se van a ais­lar en sus hogares mientras se realizan más pruebas y ras­treo de contactos”, señaló el ministro británico de Salud, Sajid Javid, en Twitter.

También ayer , Holanda anunciaba que se estaba investigando si 61 personas procedentes de Sudáfrica que dieron positivo al covid-19 están afectadas por la nueva variante Ómicron. En Repú­blica Checa, el primer minis­tro Andrej Babis dijo que se estaba estudiando el caso sos­pechoso de una mujer que dio positivo a su llegada al país tras haber estado en Namibia y viajar a República Checa vía Sudáfrica y Dubai.

El Centro Europeo de Pre­vención y Control de Enfer­medades (ECDC) afirmaba el viernes que el riesgo de que la nueva variante del covid-19 se expanda por Europa es “de alto a muy alto”. Bélgica fue el primer país del continente en confirmar el primer caso de la variante Ómicron en su terri­torio. Se trata de un pasajero que llegó de Egipto el pasado 11 de noviembre.

Entre tanto, desde el Medio Oriente informaban ya el viernes que “la variante des­cubierta en los estados del sur de África ha sido identifi­cada en Israel. Se trata de una persona que vino de Malaui”, indicó el ministerio de Salud israelí, manifestando que temía que hubiera “dos casos suplementarios de personas que llegaron del extranjero” y que ya están confinadas.

RESTRICCIONES DE VIAJES

Determinar si la nueva variante supone cambios en la transmisibilidad o grave­dad del covid-19, así como en la eficacia de las vacunas, las pruebas y los tratamien­tos del covid-19, podría lle­var semanas, según la OMS, que advirtió contra la impo­sición de restricciones de viajes mientras la evidencia científica sea escasa.

Sin embargo, países de todas las regiones del mundo ya anunciaron el cierre de sus fronteras. El primero en hacerlo fue el Reino Unido y le siguieron Rusia, Suiza, Arabia Saudita y Chipre. Además, Filipinas, Emira­tos Árabes Unidos, Jorda­nia y Marruecos anunciaron prohibiciones.

Japón dijo que requerirá un período de cuarentena de 10 días para los viajeros del sur de Africa, y Australia señaló ayer la prohibición de vuelos desde nueve países africanos y el veto de pasajeros no aus­tralianos que hayan estado recientemente en esa zona.

En las Américas, Estados Unidos confirmó que, a par­tir de mañana, lunes 29 de noviembre, se suspenderá la entrada de viajeros extran­jeros desde Sudáfrica, Botsuana, Zimbabue, Namibia, Lesoto, Esuatini (Suazilan­dia), Mozambique y Malaui.

El presidente estadouni­dense, Joe Biden, afirmó que la nueva variante debe alen­tar al resto del mundo a donar más vacunas a las nacio­nes más pobres, señalando que Estados Unidos “ya ha donado más vacunas a otros países que todos los demás países juntos” y “es hora” de igualar su “generosidad”.

Siguiendo la línea, el gobierno brasileño anunció que “cerrará las fronteras aéreas” también desde el próximo lunes a seis países de África –Sudáfrica, Botsuana, Esua­tini, Lesoto, Namibia y Zim­babue– para evitar la propa­gación de la nueva variante de coronavirus, denominada Ómicron. Canadá, Argen­tina y Guatemala tomaron una decisión similar, res­tringiendo también los via­jes desde esos puntos.

Tras el anuncio oficial de la OMS sobre la aparición de esta nueva cepa, el regu­lador sanitario brasileño, Anvisa, instó este viernes a tomar medidas: “Conside­rando el impacto epidemio­lógico que la nueva variante podría tener en el escenario mundial (...) se recomienda la inmediata suspensión de todos los vuelos procedentes” de los seis países ubicados en el sur del continente africano.

La agencia también aconsejó la “suspensión temporaria de la autorización para desembar­car en Brasil a extranjeros que hayan transitado por esos paí­ses en los últimos 14 días” y una cuarentena a los brasileños que estén regresando de esa región de África.

Por su parte, el presidente Jair Bolsonaro prometió tomar las “medidas racionales” para contener el ingreso al país de la nueva variante, luego de des­cartar el cierre de aeropuertos. El mandatario aseguró el vier­nes desde Río de Janeiro, que “Brasil no aguanta otro cierre; no sirve de nada asustarse”. Desde el inicio de la pandemia, Bolsonaro se opuso a los cierres, para preservar la economía.

ESTIGMATIZACIÓN

Las autoridades de Sudá­frica –cuyos científicos des­cubrieron la nueva variante del coronavirus– califica­ron de “draconianas” las restricciones impuestas en todos esos países, si bien “ese tipo de reacción es ins­tintiva y de pánico”, declaró el ministro de Salud, Joe Phaahla. Denunciaron que son objeto de estigmatización en el mundo entero por haber anunciado la mala noticia.

“Las últimas prohibiciones a los desplazamientos son un castigo contra Sudáfrica por su capacidad de secuen­ciar el genoma y la rápida detección de nuevas varian­tes. La excelencia cientí­fica debe ser reconocida, no castigada”, consideró el gobierno ayer, sábado, dos días después del anuncio del descubrimiento de la nueva cepa, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) bautizó como Ómicron.

“Se han detectado nuevas variantes en otros países. Casos que no tenían nin­guna relación reciente con África del Sur. Hay que des­tacar que la reacción en esos casos fue radicalmente dife­rente a la que hubo contra África del Sur”, se lamen­taba el Ministerio de Asun­tos Exteriores sudafricano en un comunicado.

¿POR QUÉ ES TAN PREOCUPANTE?

Tras la oficialización por parte de la OMS de la aparición de una nueva “variante de preocupación” en Sudáfrica, varios gobiernos del mundo decidieron cerrar sus fronteras a viajeros procedentes de países del sur de África.
  • La incertidumbre en torno a la nueva variante denominada Ómicron se origina en la falta de datos precisos sobre la misma, tal y como ocurrió cuando la confirmación del virus del covid-19. Las informaciones aún son escasas sobre la cepa sudafricana. De lo que ya no se duda, según las primeras evidencias, es de que el B.1.1.529 tiene una gran cantidad de mutaciones en su genoma, más de 50 respecto a la secuencia original de Wuhan. Treinta y dos de ellas en la región de la proteína S.
  • La acumulación de mutaciones en esa región es lo que preocupa a la comunidad científica, debido a que algunas de esas mutaciones ya se detectaron en otras variantes, pero no todas juntas en una misma variante, por lo que afirman que más que el número de mutaciones, lo que se debe analizar es el efecto que pueden tener todas juntas.
  • La velocidad con la que se incrementan los nuevos casos diarios de covid-19 en Sudáfrica, muchos relacionados con Ómicron, hacen pensar que se deba a la fuerte capacidad de transmisión de la cepa. La tasa de positivos diarios por coronavirus aumentó rápidamente esta semana, pasando del 3,6% el miércoles, al 6,5% el jueves y al 9,1% el viernes, según datos oficiales.
  • “Algunas de las mutaciones que vimos en el pasado permitían al virus propagarse más rápido y más fácilmente. Por esta razón, sospechamos que esta nueva variante se difundirá a mucha velocidad”, explica el profesor Mosa Moshabela, profesor encargado de investigación e innovación en la Universidad de KwaZulu-Natal, en el sureste de Sudáfrica.

Noticia provocó la caída de los mercados mundiales

En Nueva York, el Dow Jones experimentó su mayor caída del año, de 2,53%, mientras el Nasdaq perdió 2,23%.

La llegada de Ómicron produjo un efecto dominó en las acciones, incluso en el petróleo y las monedas.

Desde el primer minuto en que la Organización Mundial de la Salud informara sobre la aparición de una nueva “variante de preocupación”, surgieron muchas interrogantes sobre la rapidez con que se propaga, la capacidad de protección que tienen las vacunas actuales contra la nueva cepa y qué medidas tomar para evitar un nuevo colapso sanitario mundial.

Pero hasta el momento hay muy pocas respuestas claras al respecto; lo que sí abunda es la especulación y una gran incertidumbre que impacta con todo en la economía. De hecho, el viernes se recibían reportes de la caída de los precios de las acciones en varios mercados, siendo las más afectadas los negocios relacionados con viajes.

Los títulos de empresas del sector aéreo, ya muy afectados por la pandemia, volvieron a caer tras las nuevas restricciones a los viajes. En Europa, IAG, empresa matriz de British Airways, perdió 14,85%, y Lufthansa 12,84%. El fabricante de aviones Airbus se desplomó 11,49% y el fabricante de motores de aviones Rolls-Royce 11,62%. En Wall Street, American Airlines cayó 8,79% y Delta Air Lines 8,34%. El grupo hotelero InterContinental cedió 9,16%.

En Nueva York, el Dow Jones experimentó su mayor caída del año, de 2,53%, mientras el Nasdaq perdió 2,23% y el S&P 500 un 2,27%. Los índices europeos sufrieron sus peores sesiones en más de un año: París cayó 4,75%, Londres 3,64%, Frankfurt 4,15% y Madrid 4,96%. Para la bolsa francesa fue la peor sesión desde el 18 de marzo del 2020, cuando se decretó el primer confinamiento en el país. En Londres, no se había registrado tal descenso desde junio del 2020.

“Hoy es ‘viernes negro’ para las ventas minoristas, pero ahora es el ‘viernes rojo’ para el mercado de valores”, resumió el analista Patrick O’Hare, en alusión al tradicional día de descuentos en Estados Unidos, posterior a Acción de Gracias.

La caída también afectó a los mercados bursátiles asiáticos y latinoamericanos, y a los precios del petróleo, que perdieron más del 10%. Los inversores recurrieron al mercado de bonos, un refugio tradicional en tiempos de incertidumbre, lo que provocó una fuerte caída de los rendimientos.

La tasa del bono soberano estadounidense a 10 años cayó a 1,48%, desde 1,64% al cierre del miércoles (el mercado cerró el jueves por feriado en Estados Unidos). Las divisas de refugio, como el yen o el franco suizo, y el oro, también fueron buscadas por inversores deseosos de asumir un riesgo mínimo.

LOS QUE RESISTIERON

Los que sí resistieron a la desagradable noticia fueron los valores anticovid. El gigante francés de los laboratorios de análisis Eurofins Scientific se disparó 7,89% en París, mientras que los fabricantes de vacunas contra el covid Moderna y Pfizer treparon en Nueva York (20,57% y 6,11%, respectivamente).

Igualmente, las empresas tecnológicas como la France Teleperformance avanzó 0,68% y, en Wall Street, Zoom subió un 5,72%. En Alemania, el repartidor de comidas a domicilio Delivery Hero ganó 2,86% y en Londres el distribuidor de alimentos en línea Ocado trepó 4,57%.

Por su lado, el gigante francés de los laboratorios de análisis Eurofins Scientific se disparó 7,89% en París, mientras que los fabricantes de vacunas contra el covid Moderna y Pfizer treparon en Nueva York (20,57% y 6,11%, respectivamente).

Una vacuna contra Ómicron podría salir “muy rápido”

Pfizer y BioNTech esperan datos de impacto “en dos semanas a más tardar” para decir si su vacuna desarrollada conjuntamente debería ajustarse si Ómicron se propaga a nivel mundial.

Científico de Oxford sostiene que es “altamente improbable” que esta nueva variante se propague con fuerza entre la población ya vacunada.

Uno de los grandes interrogantes en torno a la nueva variante descubierta en Sudáfrica tiene que ver con la efectividad que tendrían las actuales vacunas anticovid sobre la Ómicron. La OMS advierte que deberán pasar algunas semanas para confirmarlo. Sin más demoras, algunas de las grandes farmacéuticas ya empezaron a estudiar la variante; tal es el caso de la firma de biotecnología alemana BioNTech y la farmacéutica estadounidense Pfizer.

Las citadas compañías anunciaron que se hallan en proceso de análisis y que esperan datos de impacto “en dos semanas a más tardar” para decir si su vacuna desarrollada conjuntamente debería ajustarse si Ómicron se propaga a nivel mundial. El laboratorio estadounidense Moderna anunció por su parte que desarrollará un refuerzo específico para Ómicron.

Entre tanto, varios científicos británicos trataron este sábado de reducir la alarma creada por la aparición de la variante Ómicron del coronavirus, considerada más contagiosa, y señalan que es probable que las vacunas existentes sean efectivas para prevenir una enfermedad grave.

El profesor Andrew Pollard, científico británico que dirigió las investigaciones sobre la vacuna Oxford/AstraZeneca contra el coronavirus, afirmó ayer que se podría crear una nueva contra la variante Ómicron, “muy rápido”. Además, consideró que es “altamente improbable” que esta nueva variante se propague con fuerza entra la población ya vacunada, “como ya se vio el año pasado” con la variante Delta. Pero si fuera el caso, “sería posible actuar muy rápido”, explicó en la BBC, porque “los procesos de desarrollo de una nueva vacuna cada vez están mejor engrasados”.

Aunque también piensa que las actuales vacunas deberían servir contra la nueva cepa, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera “preocupante”, pero ello solo podrá confirmarse en las próximas semanas.

En un comunicado, AstraZeneca declaró haber “desarrollado, en estrecha colaboración con la Universidad de Oxford, una plataforma que nos permite responder rápidamente a la vacunación de las nuevas variantes que puedan aparecer”. Esta sociedad farmacéutica británica anunció que “está llevando a cabo investigaciones en los sitios donde se identificó la variante”.

Cerca del 54% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna anticovid, pero en los países con ingresos bajos, esta proporción es de solo el 5,6%, según el portal Our World in Data.

Dejanos tu comentario