Italia y el mundo despidieron a la diva de Raffaella Carrá, Máxima lució impactante en Alemania con estilo “plus”. Los príncipes Alberto y Charlene de Mónaco enfrentan con amor los rumores y festejan sus 10 años de matrimonio. Ella desde Sudáfrica y él desde la Costa Azul. Y, la reina Isabel II demuestra que no piensa dejar de ejercer sus funciones y se ríe como nunca, al volante de su propia camioneta.

ADIÓS A LA DIVA DE LA TV

Rafaella Carrá ha fallecido a los 78 años. Italia, otros países de Europa y Sudamérica pierden así al gran mito de la televisión y la música. Con su estilo transgresor y revolucionario para la época, ‘La Carrá’ se convirtió desde los años 70 en un ejemplo de artista polifacética y multigeneracional. Gran defensora de las libertades y con estilo propio, la cantante nacida en Bolonia en 1943, hizo que medio mundo bailara al son de “Hay que venir al sur”, “Fiesta” y muchos otros grandes éxitos. Discos, programas de televisión con audiencias multitudinarias como presentadora, shows, viajes por toda América Latina y Europa, especialmente a España y otros sitios, la tuvieron como protagonista absoluta. Inclusive en Hollywood actuó con Frank Sinatra. Una situación especial se dio en su país, cuando el Vaticano la censuró por mostrar el ombligo ante cámara y ella en lugar de dejar de lado su carrera, fue todo un símbolo de libertad. Se convirtió en un verdadero ícono y su compañero y ex pareja con quien convivió hasta ahora, Sergio Japino, anunció que la diva estaba enferma hacía bastante tiempo y que ella nunca quiso hablar de sus problemas de salud: “Raffaella nos ha dejado… Se fue a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento brillarán para siempre”, dijo en un comunicado. Y agregó que ella “Tenía una fuerza imparable, que la puso en la cima del star system mundial; una voluntad de hierro que nunca la abandonó hasta el final, asegurándose de que nada de su profundo sufrimiento se filtrara. Fue el enésimo gesto de amor hacia su público, y hacia quienes compartían su afecto, para que su calvario personal no perturbara su brillante recuerdo”. Ella nunca se casó ni tuvo hijos aunque sí parejas. Carrá quiso llevar en silencio su enfermedad, pero su último adiós fue a lo grande, un funeral televisado y que se celebró el viernes. Según sus amigos íntimos “fue su último gran espectáculo”.

“EL PILAR DE SU VIDA”

Cada vez que se habla de la pareja de Alberto y Charlene de Mónaco, no faltan las distintas hipótesis y rumores sobre su esa relación o matrimonio que acaba de cumplir 10 años. Se casaron en Mónaco y tuvieron dos hermosos hijos, los gemelos Jacques y Gabriella, famosos por sus gestos divertidos y su belleza. Pero ella ha viajado mucho a su país, donde desde mayo permanece por motivos de salud. Eso desató rumores sobre su separación porque los hijos permanecían en Mónaco con su padre. Sin embargo, ellos fueron a visitarla y estuvieron felices juntos y regresaron a Mónaco explicando que aún ella no puede salir de Sudáfrica por su salud. El martes pasado, día de su aniversario de bodas, ella publicó: “A nuestras familias, amigos y seres queridos, gracias por vuestro amor y apoyo, por la generosidad que hemos recibido durante una década de matrimonio. Con agradecimiento seguimos trabajando con nuestras fundaciones. Gracias por los regalos de aniversario, por vuestra generosidad y confianza. Con todo nuestro amor y respeto”. Charlene contó en su sitio de la fundación que preside que al ir a una misión para rescatar rinocerontes contrajo una bacteria o problema que le afectó seriamente la nariz, oídos y garganta recibiendo un tratamiento duro y pasando varias veces por el quirófano. Ella ha dicho ahora que Alberto es el “pilar de su vida” y que está feliz de haberse casado hace 10 años.

MAXI-MODA

Nunca la conocimos como una fan de los modelos clásicos, los pequeños sombreros y los pocos detalles en la ropa. La reina Máxima de los Países Bajos le hace “honor” a su nombre “Máxima” en lo que se refiere a outffits. Y, luego de un año o más de estar más en su palacio que en actos públicos, ha vuelto a salir para un viaje oficial junto a su esposo el rey para una visita oficial de Estado a Alemania. A su llegada a Berlín, Máxima ha querido hacer gala de su espíritu más innovador al estrenar una creación que muestra un estampado único, artesanal y con guiño a su país de origen, Argentina. Llevó un vestido sin mangas y falda midi asimétrica, creación de Natan, pero lo que hace exclusiva esta pieza es que sobre la tela, tenía un dibujo hecho a mano de motivos florales, rayas de inspiración vegetal e insectos que pertenecen a una colaboración de Pablo Piatti, artista argentino que vive en Europa, que fue invitado por la firma de moda belga para crear una colección cápsula y fue elegido para decorar las paredes de algunas de las tiendas más emblemáticas. Para conseguir un mayor énfasis en su look, la reina llevó una vincha ancha a juego. El segundo día del viaje, en la visita al Parlamento alemán llevó muy a su estilo, un vestido semitransparente que ya había llevado a Ascot con un megatocado cubierto de flores hechas de plumas de gallo pintadas a mano y simulando formas florales, de Berry Rutjes. A la noche sus mejores galas, reciclando un elaborado vestido morado y lila con una tiara (la Estuardo) cuajada de diamantes. El lema de Máxima a la hora de vestir y de lucir accesorios sería “nunca es suficiente”.

SONRIENTE Y AL VOLANTE

Desde hace un tiempo, la reina Isabel II ha recuperado la sonrisa y participa muy activamente de actos oficiales de todo tipo, como recibir a mandatarios y realizar visitas a Escocia. Sin embargo, todo el mundo sabe que tiene (como su hija Ana y su nieta Sarah Tidall) devoción por los caballos. Por eso, a comienzos de la semana pasada se la vio más feliz que nunca en el Royal Windsor Horse Show, el evento de muestra de los mejores ejemplares equinos entre los que están, por supuesto, los de la propia reina. Vestida con una camisa blanca y con un chaleco acolchado azul, típico atuendo de quienes cabalgan y están en el campo, sorprendió a todos cuando llegó al lugar dentro del predio enorme del castillo de Windsor ¡conduciendo su propia camioneta Range Rover! Feliz, radiante y alegre, iba al volante y acompañada nada menos que por Lady Penny Romsey, quien fuera la amiga confidente del fallecido Felipe de Edimburgo. Al bajarse del coche luego de conducirlo, fue recibida con una explosión de aplausos de la gente. Isabel II, radiante a sus 95 años, parece desmentir todo tipo de rumores sobre su posibilidad de abdicación.

Dejanos tu comentario

23H

Alistan los preparativos para la festividad de Caacupé, ¿qué debe tener en cuenta los organizadores?

Click para votar