Por Toni Roberto, tonirobertogodoy@gmail.com

Este domingo Toni Roberto nos entrega un pequeño avance del libro que saldrá a luz en las próximas semanas, un aporte del grupo Habitalis a la memoria de los barrios de Asunción.

“Un barrio, una comunidad es la parte de la ciudad en que están ubicados los centros que ayudan a las familias y las casas donde viven las personas”, así dice un fragmento del artículo “La ciudad es una escuela” de Olga Blinder y Estela Careaga publicado en 1975 en la revista “Educación 75, experiencias educativas” dirigida por el sacerdote jesuita Bartolomé Vanrell.

Parafraseando, nosotros podemos decir: “El barrio es una eterna escuela y Sajonia es una de ellas”, con estas palabras termina el libro “Un viaje a Sajonia”, un aporte del grupo Habitalis a la comunidad, que “saldrá a luz” dentro de unas semanas; un viaje que empezó hace más de un año, que también aporta una investigación de Patricia Ygarza Cuquejo, arquitecta, docente y licenciada en Arte, en el capítulo denominado “El Oeste de Asunción”; en él nos enseña una cantidad de planos, haciendo un análisis de esa zona de Asunción, que como dice Margarita Durán Estragó: “No formó parte del tejido urbano durante la historia colonial del Paraguay”.

“EL PATIO DE LUJO”

Para mí es una emoción muy grande hacer un recorrido por el barrio que fue mi segundo hogar en la infancia, al que yo le llamo “el patio de lujo” del barrio aledaño donde nací. Sus rincones, casas, calles y recuerdos de sus más antiguos vecinos y visitantes, desde las memorias del Sajonia de Muñeca Ventre, pasando por el monumental proyecto del antiguo Estadio de la Liga Paraguaya de Fútbol, contado en detalles por el ingeniero Luis Fernando Meyer, sus recuerdos del barrio, sus compañeros de la centenaria escuela República del Perú, pasando por historias de tranvías, hasta anécdotas de la Crucecita Milagrosa en los años 50.

El testimonio de uno de los legendarios miembros de la Comisión Pro Templo de la Crucecita Milagrosa, las increíbles historias de Nurymar Blaires, reina de los corsos asuncenos de 1962, así como los recuerdos de los Prono Toñánez y los Meyer Canillas, dos de las familias más antiguas y numerosas del barrio, la epopeya artística de Maricarmen Ávila quien en 1970 instala la primera academia de danzas de Sajonia, que se inicia en el patio del templo de la Santa Cruz, hasta la extraña historia de un gran cine teatro de Sajonia con 1.600 butacas que nunca se construyó.

En una parte de su texto la arquitecta Ygarza Cuquejo dice: “Esta colaboración busca contribuir a que tengamos noción de los lugares en los que ocurrieron estas memorias, así como referencias para decidir qué dejar atrás y qué conservar ante la inevitable densificación urbana y, sobre todo, comprender que tenemos nuestra propia manera de significarnos en el tiempo y en el espacio dentro de la genérica Sajonia, el Oeste de Asunción”.

Hace unos días me hablaban de la importancia de construir escuelas, yo termino hoy con el título de este artículo: “¿Qué es un barrio?”, y me respondo: “una eterna escuela”.

La familia Meyer Canillas. Barrio Sajonia. Asunción, 1959.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar