Este domingo, Toni Roberto sigue con sus ya tradicionales cortos anuales de verano de cuadernos de barrio y nos invita a soñar por un momento con el antiguo parque Caballero a partir de una pintura de Pablo Alborno fechada en 1933 y recuerda también a la recientemente desaparecida urbanista Magela Gatti.

¿Es un sueño?, no lo sé. ¿Es una pintura?, tal vez. ¿Es una interpretación de la realidad?, puede ser, lo único que me atrevo a decir es que hoy me transporta a un sueño en colores, a ima­ginar o soñar otro poético rincón del legendario par­que Caballero. Si en ante­riores entregas de “recuer­dos del parque”, donde una obra de Héctor da Ponte de principios del 30 me sonaba a una guarania de Délfor Bog­gino, o el cuadro “mujer de la sombrilla amarilla en el parque”, de Herminio Gama­rra Frutos (1980), me hacía mirar el silencio de un pai­saje –la vista del río y reco­dos lejanos de barrio Jara–, hoy este encuentro casual con esta obra referencial de Pablo Alborno, titulada “Par­que Caballero”, de 1933, pre­dio que unos años antes de esa fecha fuera adquirido por la Municipalidad de Asunción para convertirse luego en parque, me remite a un fresco día de verano de cualquier año de mi infan­cia recorriendo sus sombras, senderos y árboles.

IMAGINANDO A ALBORNO

Imagino un día cualquiera de 1933 al maestro Alborno con su atril, sus pinceles y su caja de pinturas “retratando” ese hermoso y tranquilo rincón de la Asunción, tal vez inten­tando un minuto de paz des­pués de haber recibido alguna noticia de la confrontación bélica con nuestros hermanos bolivianos al otro lado del río.

Algunos críticos dirán que en aquella época el mundo ya estaba en el apogeo del arte moderno y que se podría encasillar a esta pintura como un poco academicista, pero hoy después de varias décadas de análisis podemos ver el aporte de este maestro paraguayo y solo puedo decir que me transporta a los soni­dos de alguna guarania, al viento, al silencio, al verde y solo eso ya vale la pena.

LA PARTIDA DE MAGELA Y LOS SUEÑOS DEL PARQUE

Mientras escribo estas páginas de domingo y sigo mirando este melancólico paisaje, me entero de la par­tida de la legendaria urba­nista Magela Gatti, una de las primeras arquitectas paraguayas con quien en lar­gas charlas de café soñába­mos con nuestros recuerdos del parque Caballero y con la posibilidad de volver a cami­nar algún día por sus sende­ros hablando de los inicios de la facultad de arquitectura, de nuestra ciudad, de urba­nismo.

Eso hoy solo ya será “un sueño con Magela”, pero quedará para siempre este viejo cuadro como recuerdo del lugar donde aprendimos a caminar, a querer, a jugar, a reír o a llorar, aunque solo sea un “sueño en el parque” un domingo cualquiera sin tiempo ni olvidos.

*Pablo Alborno, nacido en Asunción en 1877 y que falleciera en 1958, fue becado a Italia en 1903; tras sus estudios y exposiciones, regresó al Paraguay en 1908. En 1909 crea junto al artista Juan Anselmo Samudio –con quien fuera becado– la primera academia de ense­ñanza de Bellas Artes en Asunción.

Dejanos tu comentario

12H

El país registró ayer apenas 1 fallecido por COVID-19. ¿Cómo se puede mantener el descenso de muertes y nuevos casos?

Click para votar