La pandemia sigue desafiándonos. Los trabajadores de la salud necesitan asistencia psicológica para soportar la crisis que se plantea al trabajar al límite de la capacidad de atención. La desigual distribución de las vacunas fue reprobada por la OMS que pidió hacer esfuerzos para vacunar al menos a los esenciales en los próximos dos meses. Preocupan las variantes que aparecieron en los diversos continentes y se cree que controlando el oxígeno en sangre se puede evitar el período crítico de los enfermos graves.

Es visualmente atrac­tivo, tiene las coro­nas de un color rosa intenso reposando en una esfera que se pinta de azu­les y grises. Así se ve al coro­navirus en su primer retrato logrado por Nanographics, una empresa de la Univer­sidad Tecnológica de Viena. Las nanofotografías se toma­ron de muestras del virus, que investigadores de la Univer­sidad de Tsinghua en Beijing lograron congelar de manera instantánea con modernos procedimientos.

Próximo a llegar a los 100 millones de contagios y habiendo superado la barrera de los 2 millones de muertos, la pandemia causada por este vistoso microbio sigue plan­teando un desafío inmenso a la humanidad.

La buena noticia de la semana la dio Australia al lograr cor­tar la cadena de contagios con estrictas medidas de ais­lamiento y cierre de fronte­ras. “Hoy tenemos seis días de siete con cero casos (de covid-19) en Australia”, dijo el ministro de Salud, Greg Hunt, el 21 pasado.

El país de los canguros lle­vaba a esa fecha 28.750 conta­gios, 909 fallecidos, y menos de 200 casos activos, en una batalla contra los contagios que fue elogiada por espe­cialistas en todo el mundo, más si se tiene en cuenta que recién comenzará a vacunar a mediados de febrero próximo.

Esto se da en un contexto de preocupación por el desigual desempeño de los países en la campaña de vacunación.

“Debo ser franco: el mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico, y el precio de este fracaso se pagará con las vidas y el sustento de los países más pobres”, se quejó Tedros Adhanom Ghebre­yesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Lo dijo comentando que se distribuyeron 39 millones de dosis de vacunas anticovid en 49 de los países más ricos, en comparación con tan solo 25 dosis en una nación pobre. Canadá fue la más criticada, ya que compró vacunas como para proteger a cada uno de sus habitantes unas cinco veces. Vale recordar que en todo el mundo se vacunaron sólo 50 millones de personas hasta el momento.

PARA EL DÍA MUNDIAL DE LA SALUD

“Reto a todos los estados miembros a que garanticen que, para el Día Mundial de la Salud el 7 de abril, las vacu­nas contra la covid-19 estén siendo administradas en todos los países, como sím­bolo de esperanza para supe­rar tanto la pandemia como las desigualdades que están en la raíz de tantos desafíos globales de salud… Hago un llamado a todos los países para que trabajen conjuntamente para garantizar que en los pri­meros 100 días de este año, la vacunación de los trabajado­res sanitarios y las personas mayores esté en marcha en todos los países”, pidió Tedros.

Hasta este enero, más de 180 países se habían unido a la iniciativa Covax que Tedros pidió priorizar. “Hemos conseguido 2.000 millones de dosis de cinco producto­res, con opción a 1.000 más, y esperamos empezar con la distribución en febrero”, dijo.

Una buena noticia para Para­guay, que es parte del meca­nismo y que recibirá unos 4 millones de dosis a través de él para la segunda quincena de febrero según el anuncio del ministro de Salud, Julio Mazzoleni. Otras 3 millones de dosis se comprarán a otros proveedores, se anunció.

MUTACIONES, VARIANTES

Lo que preocupa más que nada son las nuevas varian­tes del covid-19 que surgen en el mundo.

La del Reino Unido que tiene la característica de ser más contagiosa, ya se extendió a 50 países a pesar de las restricciones de vuelos que los países dispusieron a las islas británicas. La variante suda­fricana ya llegó a otros 20 paí­ses y también a Inglaterra, con la particularidad de que realizó más cambios, por lo que los científicos estudian si los mismos interferirán en la efectividad del vacunas que se están aplicando.

La surgida en Brasil va siguiendo ese mismo camino, mientras en Kenia se analiza una nueva variante.

Todas registran cambios en la proteína espiga, la parte del virus que se aferra a las células humanas para poder entrar en ellas y reprodu­cirse. Esto se da porque la naturaleza de los virus los hace mutar, especializarse en el contagio para propagar la infección, en lucha por su propia supervivencia.

Vale decir que de ser nece­sario, las vacunas se pueden modificar en poco tiempo, pero no dejan de alarmar estas mutaciones.

Entre tanto, lavarse las manos, mantener la distancia social y usar el tapabocas siguen siendo clave para prevenir nuevas infecciones, y como las nuevas variantes se contagian más fácilmente, es importante redoblar los cuidados.

AGOTADOS

La semana tuvo la triste noticia del agotamiento de la capaci­dad de camas de terapia inten­siva en Alto Paraná, donde el personal de blanco comenzó a decidir quién iba y quién no a ocupar los respiradores en una situación extrema.

Este cuadro que se repite en el mundo viene preocupando al personal de salud que ve en riesgo la salud mental de sus compañeros.

En Inglaterra, Claire Good­win-Fee creó Frontline19 con su colega Ellen Waldren y brin­dan terapia psicológica gratuita a los trabajadores de salud financiándose con donaciones.

Ayudan a unos 1.800 trabaja­dores de la salud a la semana. “La gente está siendo empu­jada hasta el límite, se siente enferma de tener que ir al tra­bajo”, le dijo la mujer a la BBC.

La necesidad de establecer ser­vicios idénticos para el perso­nal sanitario paraguayo es evidente. “Da miedo, te llena de miedo cuando tienes 13 ambulancias afuera, espe­rando en fila en el estaciona­miento. ¿Qué hacés en esta situación?”, les comentó una enfermera a los periodistas graficando una situación que se repite en el mundo día a día.

EL OXÍMETRO SALVA VIDAS

La peligrosa baja, de un momento para otro, de los niveles de oxígeno en sangre de los infectados es la clave de la gravedad del covid-19. Se llama técnicamente “hipoxia silenciosa”, porque el afec­tado no se da cuenta. Por ello, los pacientes llegan tan gra­ves a los servicios de salud, con necesidad de respirado­res y, a veces, ni siquiera ven­tilándolos se los puede salvar.

En Inglaterra sugieren por ello utilizar un oxímetro de pulso, monitoreando que los niveles de oxígeno perma­nezcan entre 95% y 100%, que es lo considerado “nor­mal”. Un nivel de oxígeno en la sangre inferior al 92% ya es motivo de alarma dijo Matt Inada-Kim, médico del sis­tema Hampshire de la salud pública británica. “Hemos estado recibiendo pacien­tes con covid con niveles de oxígeno en los 70 u 80… Fue algo realmente asombroso y aterrador, y realmente nos hizo repensar lo que está­bamos haciendo”.

Entonces decidieron entre­gar a las personas con covid- 19 o a mayores de 65 años adminículos para que con­trolen el nivel de oxígeno y, si éste baja del 92%, ir de inme­diato a urgencias o pedir una ambulancia. Los servicios públicos de salud de Ingla­terra han suministrado alre­dedor de 300.000 oxímetros de pulso para el esquema de monitoreo domiciliario. Esta anticipación podría estar salvando vidas.

Inada-Kim le dijo a la BBC: “Lo que creemos que pode­mos ver son las primeras semillas de una reducción en la duración de la estadía después de un ingreso hos­pitalario, una mejora en la supervivencia y una reduc­ción en las presiones sobre los servicios de emergen­cia”, señaló.

LA LUCHA SIGUE

MAL REGISTRADO

El Centro de Medicina Basada en Evidencia, de la Universidad de Oxford, encontró que, en el Reino Unido, el coronavirus no fue la causa de muerte principal en al menos un ter­cio de las personas que fueron reportadas como víctimas de la covid-19. El hallazgo fue hecho por los investigadores Daniel Howdon, Jason Oke y Carl Heneghan, que se basaron en las muertes por covid de julio a agosto que reportó la Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido (ONS, por sus siglas en inglés).

El análisis dice que de las más de 49.000 muertes por covid en el Reino Unido que reporta la ONS desde principios de año, casi cuatro mil no habrían tenido nada que ver con el nuevo virus.

MIEDO AL PINCHAZO

Ansiedad leve a severa y fobias avanzadas es lo que padecen millones de personas que le tienen miedo al pinchazo a la hora de vacunarse. Aproximadamente una cuarta parte de los adultos le temen a las agujas y se estima que el 7% de los adultos evita las vacunas debido a ese miedo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU. Mareos, sensación de desmayo, insomnio, sudoración, tensión muscular y mayor vigilancia aparecen en los registros médicos, por lo que se sugiera la práctica de técnicas de relajación como el yoga como prácticas útiles para superarlos. Contar cosas a su alrededor, hacer garabatos, numerar sus respiracio­nes e imaginar un lugar seguro y reconfortante puede desviar su atención del evento aterrador, indicaron los especialistas. Invitar a un amigo o familiar de confianza o tomar una dosis de difenhidramina (Benadryl, nombre comercial) que puede tener un efecto sedante que ayude a reducir la ansiedad, son otras sugerencias.

ANIMALES CON COVID

“Tenemos dos gorilas del zoológico de San Diego que dieron positivo por covid-19”, dijo el gobernador de ese estado norteamericano, Gavin Newsom, quien agregó que hay un tercero que muestra síntomas. “Estamos en el proceso de confirmar la fuente de la infec­ción”, acotó. Este es el primer caso conocido de transmisión de covid-19 en estos anima­les mamíferos. Meses atrás se contagiaron de coronavirus tigres del zoológico de Nueva York. fueron infectados por “un empleado asintomático” que, sin embargo, siguió las medidas de precaución recomendadas por las autoridades sanitarias y usó mascarilla cuando estaba cerca de los animales. También se reportó la presencia del virus durante la pandemia en otros animales, así como en otras pandemias, por ejemplo, en África, los chimpancés y los gorilas fueron diezmados por el Ébola.

VACUNAS EN CUBA

Unas 38 brigadas médicas del contingente internacional Henry Reeve, enviadas por Cuba, contribuyen hoy con los esfuerzos de 26 países ante la crisis sanitaria por la pandemia de covid-19. Según informó el Ministerio de Salud Pública de la isla en esos equipos hay un total de 2.544 colaboradores.

Las brigadas médicas fueron creadas en el 2005 como iniciativa de Fidel Castro en res­puesta al devastador huracán Katrina en Estados Unidos. Sus miembros se movilizan en un período de entre 24 y 48 horas, según el tipo de evento sanitario adverso, y la par­ticipación es totalmente voluntaria. Por su contribución a la salud, en particular en el contexto de la pandemia, el contingente internacional de médicos de Cuba recibió nomi­naciones desde diversos países al Premio Nobel de la Paz 2021.

Por otra parte, Cuba producirá 100 millones de dosis de su vacuna Soberana 02 contra el coronavirus que se aplicarían en la isla, Vietnam, Irán y Venezuela, a los que se suma­rían, Pakistán y la India, se informó oficialmente.

La vacuna no contiene el virus vivo sino partes del mismo, por lo que –según el experto– su colocación genera inmunidad pero no ocasiona reacciones mayores y, por ende, tam­poco necesita de refrigeración extra, como otros candidatos del mundo.

Dejanos tu comentario

8H

Si tuvieras que calificar la gestión de Julio Mazzoleni, ¿qué nota le pondrías?

Click para votar