POR EDUARDO PALACIOS, fepalacios@tigo.com.py

La radio tiene y ha tenido siempre programas que generaron atracción y permanecieron en el recuerdo de la audiencia, sobre los que pretendemos rescatar del olvido en los capítulos dominicales de La Nación.

Los contenidos de los programas radiales en las décadas pasadas han sido siempre de diversión y entretenimiento, constituyendo el centro de la atracción familiar con las escenas repetidas del aparato receptor de radio en medio de la reunión y la predisponían de escuchar –fenómeno sicológico de atención voluntaria– de los componentes del núcleo hogareño. En la actualidad el rol de la radio ha cambiado radicalmente, por la multiplicidad de objetivos que rodean a la instalación del medio radial, que podrían ser profundizados en otras publicaciones.

RADIO LA CAPITAL

Años 40, la Asunción somnolienta y el país saliendo de la crisis de la guerra de los años recientes, contaba con unos pocos medios radiales que se disputaban la audiencia, con figuras del teatro y de la música como protagonistas y en muchos casos “estrellas” de esos medios, y una incipiente actividad periodística que se limitaba a los informativos redactados por noveles hombres de prensa, muchos de los cuales serían en los años siguientes, personalidades relevantes del periodismo y la literatura paraguaya.

ZP 9 Radio La Capital, de propiedad de Atilio Bajac, había sido antes Radio Prieto –que jugara un rol preponderante en favor de nuestro país en la Guerra del Chaco– y luego Radio América, hasta los primeros meses de 1940, ofrecía una variada gama de programas a su audiencia, entre ellos Ritmos de América, con grabaciones de las mejores orquestas ( de jazz…??) de los Estados Unidos, retransmitido desde La Voz de América de los EEUU, según la publicación de la Revista Ysyry.

Otro de los programas de gran relevancia en la radio La Capital constituía la radionovela “Cumbres Borrascosas”, obra original de la escritora británica Emily Broté, escrita en el año 1847 y considerada un clásico de la literatura inglesa, a cargo de la Compañía Radioteatral Paraguay, bajo la dirección de Francisco F. López, según la publicación del diario El Tiempo, del 17 de marzo de 1942 que reproducimos en la página.

COMUNEROS LAS 24 HORAS

La revista Ñande en su edición de la segunda quincena de diciembre del año 1968 publica que “desde el 4 de noviembre la prestigiosa y popular emisora vino a llenar una necesidad: la continuidad de sus programas durante las 24 horas”, señalaba la revista.

La transmisión continuada era sin duda en esos años, un esfuerzo económico considerable ya que contemplaba el aumento de los costos de producción, mayor inversión y personal capacitado que debía llevar adelante la programación artística de la emisora. En 1961, Radio Mariscal López había sido la primera emisora del país en transmitir durante las 24 horas y, conforme a la publicación, en 1968, fue Comuneros la radio que daba continuidad durante todo el día a sus programaciones.

RADIO CHACO BOREAL

En su primera etapa, cuando entonces en su local de Coronel Bogado entre Estados Unidos y Tacuary, bajo la dirección artística del talentoso Carlos Penayo, anunciaba la aparición en sus programaciones del personaje “Don Chaco”, según se publica en la revista Ñande, en una columna firmada por Mariano Fretes, en su edición del mes de octubre de 1968.

“Es un personaje que se incorporará a nuestro quehacer radiofónico, con cuentos y leyendas de nuestro acervo, dirá todos los días un mensaje de auténtico sabor nacionalista. En mensajero de las cosas nuestras en una presentación que será todo un alarde de sonidos, efectos y calidad profesional”, mencionaba la publicación.

Ñande, el medio impreso ya desaparecido, cuya colección completa se encuentra en la Biblioteca Nacional, que nos sirve como referencia de estas historias de la radio que hoy contamos, publica también la puesta en el aire en la misma emisora del programa “Trasnoche Cuatro”, uno de los clásicos de la nocturna de la radiofonía nacional, transmitida primeramente hasta las 01:30 y posteriormente hasta las 02:00, fue un programa por donde pasaron voces importantes de la radiofonía paraguaya, como el propio Carlos Penayo en los inicios, luego Jorge Conejero, Vicente Marsal, Agustín González y Víctor Castro Monte, entre otros; y en la cabina de sonidos por muchos años Tomás “Taíto” González y luego el entrañable Sabino Giménez Ortega “Aravo’i”, en sus inicios en la radio.

El diario El Tiempo en su edición del 17 de marzo de 1942 publicaba la emisión de la radionovela Cumbres Borrascosas, un clásico de la literatura inglesa, a cargo de la Compañía Radio Teatral Paraguay, en Radio La Capital de Asunción.
Publicación de la revista Ñande del mes de octubre de 1968, donde se anunciaba nuevos personajes y programas de radio Chaco Boreal. La foto de la publicación es la planta transmisora ubicada entonces en Chaco’i.



Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar