Texto y fotos: Juan Carlos Dos Santos.

Periodista y analista de datos.

En dicha fecha se rein­auguraba el estadio de la Liga Paraguaya de Fútbol, que era simplemente llamado el Estadio de Puerto Sajonia, hoy Estadio de los Defensores del Chaco. Si bien este escenario ya había sido inaugurado oficialmente en 1917, en esta ocasión se le agregaban los palcos y gra­das, por lo cual se hizo un acto estridente y oficial.

Al doctor Esteban Semidei le correspondía el honor de ser presidente de la matriz de nues­tro fútbol en ese año, pero las obras ya habían comenzado bajo la administración de otro grupo de dirigentes y con la supervisión del jugador José L. Figún, quien era nombrado por los medios escritos del momento, como el “Director Técnico del campo de depor­tes modelo” de la Liga.

Para la inauguración nada mejor que un partido interna­cional y el rival más apropiado era el poderoso seleccionado de Uruguay, que tres años más tarde ganaría la medalla de oro en las Olimpiadas de Ámster­dam en 1928, y en 1930 se con­sagraría primer campeón del mundo en el Centenario de Montevideo.

El match entre ambas selec­ciones fue programado para el sábado 15 de agosto, a las 15:30, aunque antes se dispu­tarían dos encuentros pre­liminares, el primero entre Sastre Sport y Universo, por el campeonato de la Interme­dia mientras que el segundo, entre los seleccionados regio­nales de Paraguarí e Ypacaraí.

NO ERA SOLO FÚTBOL

El 11 de agosto, cinco días antes de la inauguración, las autori­dades de la Liga mandaron a imprimir los boletos para la gran jornada inaugural del estadio de Sajonia y los precios acordados para el público fue­ron los siguientes: diez pesos, la entrada general; quince pesos para el sector Plateas y veinte, para el sector Palco.

Pero no solamente eran los partidos los eventos que moti­varon al público. También se agregaron carreras de velo­cidad y resistencia al nutrido programa deportivo de ese entonces y para el efecto, fue­ron preparadas medallas de oro y plata para los ganadores de las diferentes pruebas.

VISITA PRESIDENCIAL

El día viernes 14 de agosto de 1925, con la asistencia del pre­sidente de la República, el Dr. Eligio Ayala y del ministro de Relaciones Exteriores, el Dr. Enrique Bordenave, la comi­sión de construcción del estadio entregó oficialmente la obra a las autoridades de la Liga Para­guaya de Fútbol.

A partir de esa simple pero importante celebración, todas las miradas estaban puestas al partido amistoso internacional que se jugaría al día siguiente sábado y se replicaría de nuevo el domingo 16.

Los portones del estadio se abrieron a las 14:00 y en ese momento comenzó el juego entre Sastre Sport y Universo por la división Intermedia, el cual fue el primer encuentro que se jugó en el hoy Defenso­res del Chaco. Sastre Sports, el equipo que triunfó por 3 goles a 1, había sido creado como representante del gre­mio de los profesionales de la confección y utilizaba los colores rojo y amarillo.

QUINCE MIL ALMAS

Para el primer enfrentamiento contra los uruguayos, quince mil espectadores llenaron todos los rincones del Estadio de Sajonia, transportados en las unidades del tranvía eléctrico que ya circulaban por la ciudad de Asunción y cuya parada se encontraba en el barrio Sajonia.

El “Berna”, la nave uruguaya que transportó a su seleccio­nado de fútbol, encalló durante su travesía, por lo que se demoró un día más en arribar a Asun­ción. Este hecho incluso hizo dudar de la realización del evento, pero los uruguayos lograron enviar un cable tele­gráfico anunciando la solución del problema en el “Berna” y la Liga mandó a imprimir boleti­nes que se repartieron por toda la ciudad, anunciando la confir­mación del amistoso.

“Coches particulares, autos, camiones y tranvías se dirigía repletos hacía Puerto Sajonia, llevando así a miles de perso­nas cargadas de entusiasmo y ansiosas por ver el despliegue del juego del conjunto visitante. Las calles Montevideo y Colón estaban atestadas de visitan­tes, quienes presurosos se diri­gían al nuevo estadio”, describe parte de la crónica periodística, publicada al día siguiente del encuentro en El Diario, el lunes 17 de agosto de 1925.

LA HISTÓRICA JORNADA

A las 15:40 llegó el presidente Eligio Ayala junto a algunos miembros de su gabinete y en ese momento también ingre­saron los jugadores de ambas selecciones, tras lo cual se pro­cedió a la entonación de los respectivos himnos naciona­les para luego el conjunto uru­guayo, realizar hurras frente al palco, elevando tres veces al aire, la bandera paraguaya.

Antes de comenzar el juego, un aviador, el Teniente Nudelman, voló con su Potez 25 a solo diez metros del campo de juego, lan­zando las pelotas marca Core­seto, donadas por la casa Rius & Jorba a la Liga, para los juegos amistosos internacionales. El árbitro designado fue el juga­dor del club Nacional, Manuel Chaparro, y los jueces de línea Fausto Batiagniani (uruguayo) y Ramón Almada (paraguayo).

Los equipos formaron de la siguiente manera: Para­guay: Torres, Durand, López, Miranda, Díaz, Duarte, Gus­tale, Zelada, Rivas, Capdevila y Molinas. Uruguay: Matu­rrell, Canavesi, Uriarte, Alzo­garay, Cabrera, Melognio, Ranzoni, Fernández, Sosa, Valverde y Bidegario.

El primer encuentro fue ganado por Paraguay por uno a cero y en los sucesivos días ambos selec­cionados jugaron dos encuen­tros amistosos más que fueron ganados por los uruguayos para hacerse con la Copa Bossio, pre­mio instituido por la Liga Para­guaya de Fútbol.

MENSAJE A JUGADORES:

El día antes del último partido, en la sección deportiva de El Diario, fue impreso con letras resaltadas un mensaje dirigido a los jugado­res de la selección paraguaya.

¡Muchachos!

Mañana enfrentaréis nuevamente a nuestros bravos adversarios: será la última jornada y es menester triunfar.

Poned mañana vuestros corazones en la lucha: el hermoso trofeo se encuentra en las manos de ambos capitanes. Mañana uno de ellos deberá retirar las suyas del codiciado premio: no permitáis que sean las nuestras, las que lo abandonen.

Listos en vuestros puestos, colaborad, pero con altura y caballero­sidad para conquistar el triunfo y poder dejar a la Liga orgullosa de teneros por representantes.

Esperamos que los componentes de nuestro equipo poniendo un poco de dedicación sabrán desempeñarse en forma frente a sus adversarios.

Dejanos tu comentario

9H

A su criterio, ¿los senadores deberían pedir la pérdida de investidura de Sixto Pereira?

Click para votar