Por Mario Rubén Velázquez, ruben.velazquez@gruponacion.com.py

“Si las bandas de heavy metal dominaran el mundo, estaríamos mucho mejor”, asegura Bruce Dickinson, cantante y productor de Iron Maiden. La frase tiene que ver con los “cambios” que trajo el golpe militar contra el general Stroessner en febrero de 1989. Entonces nadie percibía aún que, salvo algunos retoques y maquillajes, los cambios reales serían pocos en la “isla sin mar”. Muy pocos. Era principios de 1990 cuando aparece una nueva banda metalera, luego del naufragio de la icónica Rawhide. De ese mismo vientre saltan dos bandas: Corrosion y Requiem. En la primera se reconectan Santi Bernal, José Florentín y Markus Wölfel. La idea era retornar al atronador sonido heavy y así surgió el nombre que define como “deterioro de un material a consecuencia de un ataque electroquímico por su entorno”. Una declaración de amor. Corrosión se convirtió en la primera banda de heavy metal paraguaya en grabar en guaraní (Tesay Ro - Lágrimas amargas) y la primera en firmar un contrato profesional con una productora. Su historia.

Año 1990. Había pasado apenas un año de la caída de la dictadura y mucha gente empezó a notar que en esa “democracia” había demasiada gente reciclada del viejo régimen. Pero no era aún tiempo de quejarse, como suele suceder en estos casos. El rock era uno de los frentes de resistencia al régimen y con él todas las variantes posibles, como el caso del heavy metal. Rawhide se había dividido en dos: Requiem y Corrosion. 

En diciembre de 1990, el baterista de Rawhide, Santiago Bernal, viajaba a Alemania para visitar a sus queridos amigos, hermanos en la música, Michael Caballero y Markus Wölfel. Miembros fundadores de Rawhide, Michael y Markus habían abandonado Paraguay unos años antes para radicarse en el país europeo. 

La breve estancia de Santi en aquel país no impidió que Markus lo invite, a pesar de que vivía en una ciudad distante a la de Michael. Convivieron varios días y hablaron de todo. Markus siempre preguntaba sobre Paraguay. El embrión de Corrosion empezó a gestarse en ese viaje, en esa visita, charlando con Markus, sostiene Santi Bernal.

En enero de 1992, José “Pichón” Florentín y Santi deciden salir de Rawhide, dando un giro de timón con nuevos proyectos, nueva banda. Markus aceptó de inmediato la invitación como bajista. Luego, Pichón, Markus y Santi se reúnen para dar seguimiento a lo que querían: seguir tocando, dar un paso más. Ya eran tres. Solo “faltaban” las guitarras. Y no se pensó mucho: Dos integrantes de la dupla de la novel banda Medusa, Nene Barbosa y Fabio Correa, ambos brasileños de 17 y 18 años, respectivamente, se sumaron al trío.

Markus hace lo suyo trayendo el nombre y el logo: Corrosion, sin acento. Este detalle daría la facilidad para pronunciarse en varios idiomas. Ya tenían banda, nombre y logo. Corrosion era un hecho.

LOS INICIOS

“Nene ofreció su casa como sala de ensayos. Era un garaje subterráneo, que fue bautizado como ‘La Fábrica’. Decidimos darle un tratamiento acústico a la sala, conseguimos materiales absorbentes usados para acústica de locales, lana mineral, además de cajas de huevos y cartones”, relata Santi.

Una vez acordada la fecha del concierto de lanzamiento (marzo de 1992), la prioridad era ensayar y seguir componiendo. La gran amiga ya en épocas de Rawhide, Sonia Weiss, ofrece coordinar la organización del primer concierto. Ella iba a los ensayos por ser gran amiga de Markus. Nene recuerda que “nos dimos cuenta que sí, que era necesario una responsable por todo lo que sea no tocar”. Voto unánime: Sonia sería la manager de Corrosion, por la confianza que demostraba porque también estaba convencida de lo que se gestaba y especialmente por ser amiga de la banda. Sonia era una integrante más de Corrosion.

Los ensayos eran estrictos: de lunes a sábado, de 20:00 a 00:00. Este régimen de ensayos nunca fue cambiado. Recuerdan que en una oportunidad un colega de otra banda les preguntó cuántas veces por semana ensayaban. “Todos los días”, fue la respuesta. Sorprendido exclamó: “¡Ah, así cualquiera!”. Causó mucha gracia el comentario. El problema de falta de ensayos antes de un concierto era una situación real y evidente para algunos. Sin dudas, eran uno de los “cualquiera” que ensayaban arduamente y, por sobre todo, buscando que los conciertos estén bien organizados técnicamente y a nivel de infraestructura para todas las bandas que tocasen con Corrosion.

A finales de ese año, les llega la noticia de que la tienda de instrumentos musicales Music Hall organizaría un concurso de grupos de varios estilos. Un festival . El premio: grabar y distribuir el material de la banda. Sin dudarlo, inscriben a Corrosion en el concurso.

Nene sostiene que “mandamos un demo tape para la preselección y esperando el resultado. ¡Fuimos seleccionados para el concurso! Éramos la única banda de metal. La organización, Music Hall, grabaría una canción en estudio de las bandas seleccionadas antes del concurso, como parte de pago y para promocionar el evento. Y ahí fuimos nosotros, con todas las ganas y ya con la intuición de que el camino que estábamos tomando era el correcto”.

EL CONCURSO

La noche del concurso, con público de todo tipo, ingresa Corrosion al escenario y una marea de headbangers se hace presente y se ubica frente al escenario. “Al comenzar la intro, la nación headbangers empieza a demostrar quiénes somos y a qué vinimos. Teníamos nuestra bandera. Como no había cómo ponerla detrás de la batería, Sonia tuvo la brillante idea de entregarla a los de la primera fila. Fue un impacto para la gente no acostumbrada a shows de metal ver a la banda tocando y a la nación headbanger frenéticamente moviendo cabezas. La bandera de Corrosion, en buenas manos”, recuerdan.

“Conseguimos el segundo lugar, que nos sirvió para que IFSA, a través de su dueño, nos llamase a una reunión en las oficinas de la empresa y discutir sobre el prensado y distribución de 500 casetes. Se convierten en la primera banda de heavy metal en firmar un contrato profesional.

SHOW REUNIÓN. En la trastienda del club Sol de América: Santi, Nene, Markus, Fabio y Nico.
ÉXITO EN VENTAS. El casete “Report Of Explotation” se vendió bien, por lo que IFSA mandó imprimir más casetes.
MARKUS FEST. Santi y Nene, de Corrosion, posan con un poster de Markus en el homenaje realizado en agosto del 2014.

EN LAS NUBES

Corría el año 1992 y Corrosion ensayaba, componía y ofrecía conciertos. Ya tenía suficiente material compuesto como para pensar en grabar. Buscando estudios que sepan de heavy metal, llegan al estudio brasileño Nas Nuvens, en Río de Janeiro. Sepultura había grabado ahí “Beneath the Remains”. Era lo que buscaban.

El casete “Report of Explotation” fue un éxito de ventas, tanto así que IFSA les convoca para un nuevo contrato de otros 500 casetes. Los integrantes no recuerdan cuánto tiempo transcurrió entre el primer y segundo lanzamiento, pero sí recuerdan un detalle que los llenó de emoción. ¡La mayoría de los casetes fueron vendidos en el interior del país!

Al año siguiente, 1994, les llega la información de que el sello Dynamo (Holanda) estaba interesado en la banda. Querían lanzar y distribuir “Report of Exploitation”, en formato CD, en Brasil y Europa, a través de su filial brasileña. “¡Corrosion ya estaba sonando en el exterior!”, recuerda Santi. Firmaron el contrato en San Pablo, Brasil, con Eric de Haas, representante de Dynamo Brazilie. Eric sería el contacto para conciertos en Brasil y en países con presencia de Dynamo, especialmente Holanda, Bélgica y Alemania.

Ese año, IFSA propone lanzar el CD, pero a esas alturas Corrosion ya había firmado con Dynamo Brazilie (Nederlands).

LA BENGALA PERDIDA

En ese tiempo, Julio Juan del Puerto, locutor y DJ del ámbito artístico, organizó una noche de premios para los mejores artistas en el campo de la música local, en varios géneros. Las categorías eran de mejor cantante, guitarrista, bajista, tecladista, baterista, banda del año, banda revelación, mejor canción, etc. Corrosion recibió nominaciones en todas las categorías, menos en la de tecladista. Y sucedió que se llevaron todos los premios. 

Con orgullo recuerdan que en la categoría “Mejor canción”, fue elegida “Reinos Depredados”. Como el resultado se daba a conocer un poco antes del día de la premiación, ya se sabía quiénes eran los “ganadores”. ¿Y qué pasó? Demostrando una imagen de “duros y rebeldes”, Corrosion no fue a retirar sus premios, sostiene Santi.

Durante esta etapa, participaron en distintos programas de radio y televisión (La Marcha - SNT, Camino al Éxito - RPC), e invitados a hacer comerciales, ser jurados de festivales intercolegiales y otras actividades siempre en el campo de la música. Mientras, los conciertos no paraban. Formaron cartelera con Piedras y Palos, Cobalto, Dorsal Atlántica, Angra, Krisiun, Logos y con la mayoría de las bandas nacionales y en un casi concierto con Hermética.

Fue la primera banda que firmó un contrato de prensado y distribución del casete “Report of Exploitation” en el país. Primera banda paraguaya que firma un contrato internacional para prensado y distribución de CD para América y Europa (Dynamo Brazilie - Nederlands).

“La canción en guaraní ‘Tesay Ro’ (Lágrimas amargas) fue la primera grabada por una banda de heavy metal en Paraguay”, rememora Santi. Esa canción fue una de las más pedidas y aplaudidas en todos los escenarios internacionales, justamente por ser en el idioma autóctono de Paraguay”. “El impacto de Corrosion en Paraguay fue tan grande, que sin dudas formó una nueva generación de fanáticos headbangers, llamados por nosotros la nación headbanger, siempre ávidos de nuevos lanzamientos, remeras, etc.”. 

La banda decide darse un tiempo a fines de 1996. Los integrantes deciden aventurarse en otras experiencias personales y en diferentes partes del mundo. En el 2013 y el 2014 la banda se reúne en dos grandes conciertos con masiva asistencia de público, entre fanáticos de los comienzos y seguidores actuales, que nunca habían visto a la banda en vivo. A fines del 2014, Markus, tras una larga enfermedad, fallece, “pero sigue y seguirá recordado a través de su legado”, asevera Santiago Bernal.

“REPORT OF EXPLOITATION”, EN VINILO

Grabado en enero de 1993 y publicado primero en formato casete y luego en CD, “Reportaje a la explotación” fue concebido por Corrosion con la mirada puesta en la historia de la conquista de los españoles en estas tierras. A fines de este año 2020 será lanzado “Report of Exploitation” en formato vinilo, cerrando de esa forma la serie casete-CD-vinilo. El prensado, distribución y marketing está bajo la responsabilidad de OSW producciones, Mind Music, ambos de Paraguay, y Viuda Negra de Colombia. Ya antes del lanzamiento hay una gran expectativa de la escena nacional.

El material vendrá en un Boxset con un vinilo, un CD y una camiseta de la banda. Además, una biografía comentada y fotos exclusivas seleccionadas para este lanzamiento. Corrosion sigue componiendo y creando canciones, sin compromiso, pero pensando siempre en la gran nación headbanger. Las canciones de Corrosion se siguen tocando en radios y comentadas en los diferentes medios. Sus canciones ya fueron compartidas y escuchadas miles de veces en las plataformas musicales como Spotify, AppleMusic y Youtube.

“Report of Exploitation” refleja el duro trabajo de una banda en la que las piezas que la conformaban al parecer encajaban de manera casi perfecta. El disco colocó el nombre del metal nacional en el circuito heavy de países limítrofes, especialmente Brasil, específicamente en Río de Janeiro y San Pablo, ciudades donde Corrosion se presentaría de manera asidua. “Report of Exploitation” los situó como uno de los grandes nombres de la escena local.

PRÓXIMA ENTREGA: BATALLÓN: THRASH METAL y PÓLVORA

Dejanos tu comentario