No se trata de un paseo por el caudaloso río Paraguay ni un atardecer admirando el sol caer detrás del horizonte a orillas del lago Ypacaraí. Esta vez, las aguas han hablado nuevamente y después de una larga temporada de furiosa crecida, se han hecho escasas y muestran con descarnada crueldad, lo difícil que sería para todos, acostumbrarnos a sobrevivir sin ellas. ¿Una llamada de atención a la humana soberbia que nos hace creer que tenemos todo bajo control? La naturaleza habla, susurra o, como ahora, grita a través del suelo oscuro y fangoso, que ningún futuro será posible, si no cuidamos nuestros recursos y entre los más valiosos, el agua.

FOTOS: Pánfilo Leguizamón.

1/9

2/9

3/9

DCIM\100MEDIA\DJI_0092.JPG

4/9 DCIM\100MEDIA\DJI_0092.JPG

DCIM\100MEDIA\DJI_0041.JPG

5/9 DCIM\100MEDIA\DJI_0041.JPG

6/9

DCIM\100MEDIA\DJI_0053.JPG

7/9 DCIM\100MEDIA\DJI_0053.JPG

8/9

9/9