Dicen que es la nieta preferida de Juan Carlos I, el rey emérito. Y ella, en lugar de negarlo tímidamente, lo demuestra abrazando calurosamente a su abuelo delante de la gente –lo que no es muy frecuente en la realeza– demostrando que le importa poco lo que pien­sen en ese sentido. Su madre, la infanta Elena, hija mayor de los reyes eméritos Sofía y Juan Carlos, siempre ha mantenido el tipo ante las cámaras, pero también ha sabido poner en evidencia un sentido muy especial de la moda, que su hija Victoria Fede­rica parece hacer heredado, aunque justificadamente con mayor auda­cia. Vale la pena recordar que fue la infanta Elena la que le recomendó a la reina Leti­zia, cuando recién ingresó a la fami­lia, a su diseñador Felipe Varela, que la actual reina “adoptó” como primerísimo, debido a que como nadie supo crear para ella un estilo muy exitoso.

“VIC”, LA TERRIBLE

Hace unos días, se realizó la fiesta de “puesta de largo” de Victoria, a quien desde hace un tiempo todos lla­man “Vic”, que si no fuera por insistencia –y pago de gastos– por parte de su amado abuelo que la consiente, estuvo a punto de ser suspendida por la madre de la joven, Elena, que trata como madre de ponerle límites a la joven­cita que suele entrar en lar­gas y fuertes discusiones con ella. Según la prensa rosa, las cosas llegaron a cierto nivel peligroso, ya que Elena le reprochaba sus llegadas tar­días, sus salidas con amigos y hasta su comportamiento, luego de que los paparazzis la fotografiaran fumando a la salida de un club, entre un grupo de amigos.

Lo cierto es que “Vic” era hasta hace poco tiempo una niña muy tímida, de la que se conocía poco más que unas cuantas fotos de su comunión, de sus paseos con mamá y de presencia en algunos actos oficiales, pero solo cuando lo ameri­taba la ocasión y siempre en segundo plano. La mirada crí­tica estaba puesta en su her­mano, el ruidoso Froilán, que más de un dolor de cabeza le causó a su madre debido a res­puestas y actitudes propias de adolescente rebelde.

Ahora, apagados los fuegos de Froilán, es “Vic” la que marca la agenda de las revistas y sus apariciones son motivo de cotilleo.

La infanta Elena está sepa­rada del padre de Froilán y Victoria, Jaime de Maricha­lar, que es un noble recono­cido en el ambiente social como un playboy y amante de la moda. Tal vez esa influen­cia paterna, los “genes” que lo separaron de Elena debido a sus salidas, amistades poco recomendables y otros casos sean los que hoy enfrentan a Victoria con su mamá que quiere imponer como cual­quier mamá del mundo lími­tes y disciplina.

ENCANTADA DE LA VIDA

Pero más allá de las peleas con mamá y de los mimos y sobreprotección del abuelo, aunque sean de la familia real, lo cierto es que Victoria Federica no pasa desaperci­bida en cuanto lugar o espa­cio aparece. Su figura delgada y longilínea se destaca con atuendos que muchas veces, a pesar de su gran moderni­dad, se inspiran en el arte del flamenco. Fanática de los toros, como su abuelo y madre, acude a las plazas y es recibida con honores. Vic­toria no le teme a las críticas y entra en carruaje a la Plaza de la Maestranza, luciendo peinetón y mantilla, vestido con un volante de aire fla­menco y unos zapatos ador­nados con madroños que fue­ron un homenaje a los toreros y su estilo.

A Victoria le gusta la moda, pero adaptada a su propio estilo. Y eso ha hecho que los ojos de los amantes de lo fas­hion se posen cada vez más en sus demostraciones de libre elección, como los enormes aros que suele llevar, el pelo larguísimo trenzado o las fal­das largas de estilo hippie. Lunares, volantes, flecos y rojo como color elegido para las puestas de largo son las más destacables elecciones de la nueva “It Girl” por la que se rifan las crónicas de las revistas del corazón.

La joven, que es además ahi­jada y una de las sobrinas pre­feridas del rey Felipe, se lleva muy bien con la reina Letizia, a la que le cae muy simpática la jovencita rebelde nacida el 9 de setiembre del 2000.

LA FIESTA

Más allá de las peleas como las de cualquier familia, Vic tuvo una hermosa fiesta de “puesta de largo” (lo que aquí sería un debut en sociedad), una costumbre de las fami­lias tradicionales cuando las jóvenes cumplen 18 años. A ella acudieron abuelos, tíos y, por supuesto, ambos padres. Como toda it girl tiene muchos amigos, los que disfrutaron de la gran fiesta realizada en Madrid. La fiesta comenzó a partir de las 20:30, en un desfile de autobuses y coches. Casi una hora des­pués aparecían los padres y la abuela de la protagonista.

El lugar elegido fue El Plantío, a 13 kilómetros de Madrid, que alberga varias casas palacio. En una de ellas vivieron David y Victoria Beckham durante su estancia en España. En la que se ha celebrado la tan esperada fiesta es El Chapa­rral, donde suelen festejarse bodas y eventos. Otra persona próxima a los Borbón, el dise­ñador Lorenzo Caprile –su hermana fue compañera de estudios de Elena y Cristina de Borbón–, ha sido el encar­gado de confeccionar el ves­tido de la debutante. Victoria Federica ha apostado por el rojo con un modelo largo sin mangas y de escote en V con un original adorno de flecos conformados por abalorios que caían desde la cintura.

Comida exquisita, mucha música y baile, con un DJ que animó a los más jóvenes hasta las primeras luces del alba.

La “vida en público” de Victo­ria recién está comenzando y ya es casi una celebridad.