La Mesa Multisectorial del Audiovisual y la Secretaría Nacional de Cultura realizaron el foro “Política Nacional del Audiovisual” en la Universidad del Pacífico.

Por primera vez en la historia, el 5 de julio pasado se celebró el Día del Cine y del Audiovi­sual Paraguayo, fecha creada con la promulgación de la Ley Nº 6.106 “De Fomento al Audiovisual”, en el 2018. Con ese motivo, la Carrera de Comunicación Audiovisual de la Universidad del Pací­fico propició una Semana del Audiovisual, que incluyó el foro “Política Nacional del Audiovisual” (https:// youtu.be/7YjbYNvY1rU), con representantes de la Mesa Multisectorial del Audiovi­sual y de la Secretaría Nacio­nal de Cultura, para dialogar con estudiantes y público en general sobre la situación del sector y sus desafíos para el futuro.

“Hablamos de 180 millones de dólares al año que mueve en general la industria audio­visual, empleando a aproxi­madamente 5 mil personas, de forma directa e indi­recta”, dijo Ricardo Arriola Afara, director ejecutivo de la Federación de Industrias Creativas (FIC). “Y siem­pre mencionamos que en las cinco universidades que tie­nen carreras relacionadas al audiovisual, hay inscriptas aproximadamente 800 per­sonas. 800 jóvenes que están hoy apostando a su forma­ción. 800 personas que están hoy capacitándose y espe­rando también respuestas y oportunidades en el sector”.

El 4 de junio último, el colec­tivo audiovisual entregó al Ministro Rubén Capdevila, de la Secretaría Nacional de Cul­tura (SNC), el texto de regla­mentación de la Ley 6.106, que fue remitido al Poder Ejecu­tivo, y cuya promulgación per­mitirá avanzar con la crea­ción del Instituto Nacional del Audiovisual Paraguayo (INAP), conformándose el Consejo Nacional del Audio­visual, con representantes del sector público y privado (car­gos ad honorem), y un director ejecutivo, que deberá desig­nar el titular de SNC.

“Todavía no tenemos el retorno de la Presidencia y estamos esperando ansio­sos”, mencionó Guillermina Villalba, directora del Audio­visual de la SNC. También comentó que Cultura invierte cada año casi 200 mil dóla­res en membresías de Iber­media y Recam; mientras que el sector audiovisual aporta al Estado unos 20 millones de dólares anuales en retencio­nes fiscales. Este año, Iber­media recibió 13 proyectos de largometrajes paraguayos y las propuestas adjudicadas reciben casi el doble que el pago estatal; y con la Recam se prevé la reinstalación de tres salas digitales gratuitas.

LOGROS COLECTIVOS

“Cuando hicimos ‘Hamaca paraguaya’ en el 2005, la pelí­cula estaba íntegramente hablada en guaraní, se filmó totalmente en Paraguay, con actores paraguayos, pero la película era francesa, holan­desa, alemana... y no para­guaya”, refirió la destacada productora Gabriela Sabaté. “El instituto va a permitir que nuestras producciones sean nacionales, que sean un patrimonio nacional, que tengamos nosotros y que sea­mos dueños de nuestras pro­pias películas y realizaciones, desde cortometrajes hasta largometrajes y documenta­les. La ley va a permitir tam­bién que podamos acceder a coproducciones, mediante fondos internacionales por­que también vamos a tener una contrapartida de parte de Paraguay, que es impor­tante”.

Tanto Sabaté como Arriola, Alejandro Houston, Osvaldo Ortiz Faiman, Richard Care­aga y otros referentes, bajo la coordinación de Ana Martini, impulsaron la Mesa Multi­sectorial, desde hace 5 años, y fue una plataforma de gran aprendizaje acerca de las políticas públicas, que, a diferencia de otros intentos de lograr una Ley de Cine, creó un espacio de interac­ción entre más de una decena de organizaciones y gremios civiles, privados y públicos.

En ese proceso, la Mesa Mul­tisectorial sumó la creación de la Comisión Fílmica de Asunción (Cofilma); la rati­ficación de acuerdos ibe­roamericanos de coproduc­ción, que venían durmiendo hace 30 años, y que permi­tió que Paraguay se convir­tiera en miembro pleno de la Conferencia de Autorida­des Audiovisuales y Cinema­tográficas de Iberoamérica (CAACI), que en mayo pasado celebró su primera reunión oficial en Asunción; así tam­bién, el reconocimiento del sector audiovisual como industria por el Estado para­guayo, a través del Ministe­rio de Industria y Comercio, lo que beneficia con el acceso a importantes incentivos de inversiones. Martini estimó que hubo unas 12 mil horas de trabajo detrás de estos logros colectivos.

INVOLUCRAMIENTO

Por esas razones, el produc­tor Osvaldo Ortiz afirmó: “El sector audiovisual resalta entre todas las industrias creativas”. En ese sentido, el Ministro Capdevila señaló que la Ley 6.106 (http:// www.bacn.gov.py/leyes-pa­raguayas/8426/ley-n-6106- de-fomento-al-audiovisual) marca un hito en las políti­cas culturales, también en las políticas de industria, que “impactará de manera muy positiva en el desarrollo eco­nómico del país” como “pun­tal de la industria cultural y creativa”.

“Hay muchos debates que se van a tener que librar toda­vía respecto de cuál es el futuro que va tener el insti­tuto, hacia dónde lo vamos a ir encausando, qué tipo de proyectos van a ir fomen­tándose”, reflexionó el pro­ductor Alejandro Houston, presidente de FIC. “Lo que sí es muy claro, y fue la idea desde la génesis del pro­yecto de ley de cine, es que tenemos que ser capaces de garantizar la diversidad de las obras audiovisuales que se generen. No solamente fomentando películas taqui­lleras, con altísimo nivel de recaudación, sino también aquellos proyectos que sean culturales, y que dejen un mensaje, que nos dejen pen­sar un poquito más y cons­truir ciudadanía”.

En otro pasaje, Ortiz dijo: “Esta ley no iba a salir por­que nosotros posteábamos en Facebook y nos quejamos en Twitter, o porque había un hashtag que todo el mundo compartía, jamás iba a salir por eso. Si nosotros no nos metíamos a hacer esta ley, era un peligro dejarle esto a Portillo, a ‘Calé’ y a todos los perros que ustedes conocen. Por eso es importante que se involucren”. Al respecto, Houston declaró: “Para que esa mesa funcione y que hoy tengamos ley, tuvo que haber organizaciones, y las organi­zaciones no existen sin per­sonas. Hacer audiovisuales no es solamente agarrar la cámara y hacer una película, es también formar parte de los espacios donde se toman las decisiones que tienen que ver con el trabajo de ustedes”.

“IMPUESTO NETFLIX”

“Esta es una ley de fomento, no regulatoria”, explicó Arriola acerca de los fondos de financiamiento que ten­drá INAP, acentuando que la Ley 6.106 solo busca gene­rar políticas de incentivos, y no impuestos ni excepciones impositivas. Arriola señaló que los cuatro objetivos prin­cipales que se propusieron para esta ley son: la creación del instituto, del consejo, del fondo nacional, y del Día del Audiovisual Paraguayo, para inspirar actividades como las de la Universidad del Pací­fico; y que la misma nunca se hubiera aprobado si se enca­minaba hacia la creación de nuevos impuestos.

Aludiendo a la controver­sia que supuso este aspecto, Houston dijo: “Supuesta­mente la ley de cine generaba el ‘impuesto a Netflix’. Eso es mentira. El ‘impuesto a Net­flix’ está generado en reali­dad por otra ley, que es la que regula el comercio electró­nico en Paraguay. Cuando nos acercamos al Ministe­rio de Hacienda, lo que nos dijeron es que esta ley se va a articular y se va a empezar a mover. Mejor que los fondos vengan de ese espacio, que ya está trabajado, y es una ley que está aprobada, a generar un nuevo impuesto. La ley de fomento al audiovisual no genera ningún impuesto”. El productor mencionó que con base en los datos que pro­veen las procesadoras de tar­jetas de créditos, se calcula que INAP debería recibir 5 millones de dólares al año.

FORMACIÓN

“Crear políticas públicas no es solamente darles plata para que hagan sus cortos, su documental, su largometraje o cualquier videoarte que quieran hacer. Crear políti­cas públicas es generar capa­citación para que cuando lo hagan, lo puedan hacer bien, para que el día de mañana, si quieren salir a trabajar en el extranjero, les reciban con los brazos abiertos y hablen bien de la calidad de trabajo del profesional paraguayo”, manifestó Houston.

“Si Paraguay no apunta afuera, nos vamos a ahogar acá. Necesitamos internacio­nalizar porque tenemos bue­nas condiciones para vender productos y servicios”, dijo Ortiz, citando que el mercado de cine en Paraguay genera 2 millones de tickets al año, en México son 400 millones; 60 millones en Argentina y 200 millones en Brasil. También comentó que en la alfombra roja se ven al director y acto­res, pero hay 40 roles detrás de una película.

“Todo el mundo quiere ser director, pero cuántas pelí­culas hacen los directores al año y cuántas películas hacen al año los técnicos, para vivir del cine”, reflexionó Sabaté, quien recomendó insistir con la formación en talleres especiales y hacer pasantías, citando los cursos certifica­dos que organizan Campro y Cinelandia, y que dará prio­ridad a los jóvenes en sus pro­ducciones.

Un asistente de dirección, por dos jornadas para un comer­cial, cobra G. 7 millones; o un utilero de productos, que rea­liza efectos especiales para el líquido del hielo, recibe G. 3 millones por día; son casos que citaron para indicar la diversidad de roles y nuevos oficios que empuja la tecno­logía de cara a toda la indus­tria que tiene por construir el audiovisual paraguayo.

Representantes de la Mesa Multisectorial del Audiovisual participaron de un foro, el 5 de julio, en la Universidad del Pacífico.
Representantes de la Mesa Multisectorial del Audiovisual participaron de un foro, el 5 de julio, en la Universidad del Pacífico.