Libertad se consagró campeón de la Copa Paraguay al vencer 4-1 por penales a Trinidense, tras el empate 1-1 en tiempo normal, en la gran final jugada en Villarrica. De esta manera, el Gumarelo ganó todos los torneos disputados este año, logrando un triplete histórico y con el agregado que también se adjudica la Supercopa Paraguay, que ya no tendrá necesidad de disputarla al no tener rivales. Tremendo año.

El cuadro de Ariel Garleano sacó a relucir ayer su chapa de mejor equipo del año. Supo sufrirlo para después golpear en el momento justo, y ganar un partido ante un rival dignísimo y que en este segundo semestre le complicó bastante.

Se dice que las finales hay que ganarlas y eso fue lo que hizo el cuadro repollero. Porque si bien fue el equipo que tuvo la posesión de la pelota, fue Trinidense el que tuvo las mejores chances en el primer tiempo.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Alexander Barboza con un gran cabezazo, tras un córner de Lucas Sanabria, abrió el tanteador en el Parque del Guairá.

El gol golpeó a Trinidense, que adelantó sus líneas con mucho desorden. José Arrúa no tardó en cambiar y su equipo no perdió la fe. Hasta que llegó ese gol agónico de Alex Álvarez, que forzó los penales. Ahí, la categoría de Martín Silva salió a relucir con los dos penales atajados. Libertad no falló ninguno y festejó por todo lo alto otro nuevo título, que lo encumbra como nunca.

Dejanos tu comentario