POR IRENEO ACOSTA ROMERO

Un arrollador Palmeiras dejó a Cerro Porteño afuera de la Copa Libertadores del presente año. Era una misión hasta imposible, pero el partido lo tenía que jugar. El 5 a 0 contundente mató la ilusión de los cerristas que esperaron el milagro, pero eso estaba lejos.

El actual bicampeón de la Libertadores a ritmo de entrenamiento se paseó en su estadio ante su gente y frente a un rival al que le faltó garra, actitud y hasta ganas en algunos de los protagonistas. El Ciclón terminó siendo una suave brisa en San Pablo.

Una jugada desafortunada de Braian Samudio permitió a los locales pasar al frente. Intentó Cerro controlar el juego, pero sin fuerza ni potencia en ofensiva, no molestó ni inquietó al golero Weverton. Volvió a pasar en el complemento lo que sucedió en la Olla en el partido de ida.

Comenzó a funcionar la máquina del Verdão y se pudo observar a una defensa azulgrana que no pudo parar a ninguno de los volantes, ni atacantes.

Fue una fiesta de Palmeiras ante su gente. En 10 minutos llegó la debacle azulgrana. Rony aumentó el marcador, Breno aseguró el triunfo, Gustavo Gómez se hizo sentir en el tablero y para cerrar la noche paulista, Rony anotó un gol de otra galaxia, de chilena.

Lógicamente que el bajón azulgrana en la serie frente al Palmeiras se evidenció aún más con el abultado marcador de 8 a 0 en el global. Los errores del equipo de Arce se pagaron caro en el juego de ida, y peor en el de anoche. En consecuencia, de ahora en adelante los dos refuerzos que llegaron para la Copa y el Clausura no aportaron nada. Carrizo aún no jugó y Samudio convirtió un gol en contra. Les queda el Clausura para intentar ser el campeón y volver a competir a nivel internacional.

Dejanos tu comentario