Dos selecciones nece­sitadas, Paraguay y Bolivia, se enfren­tan en la altura de La Paz en un partido sin concesio­nes por las eliminatorias sudamericanas en busca de mantener el sueño de llegar al Mundial de Qatar 2022.

Para ganar hay que mejorar en todo sentido con rela­ción al partido que disputó la selección de Berizzo en Santiago frente a los chile­nos. Se debe mostrar más actitud a la hora de encarar este compromiso y el técnico es el gran responsable en la elección de los jugadores y la correcta aplicación de su sistema.

Bolivia llega con un buen ánimo después de ganar de local a Perú, pero está más abajo en la tabla que Paraguay. Tiene oxígeno y por eso está, al igual que el rival de hoy, más que obligado a vencer si pretende escalar posiciones.

Paraguay tiene la misma misión. Ganar o ganar. Una nueva derrota acarreará una serie de inconvenientes al propio Berizzo, a los fut­bolistas y a los mismos diri­gentes.

El técnico argentino debe hacer varian­tes con relación al equipo que jugó frente a los chile­nos, porque le falta la personalidad que en años anteriores le per­mitió irse a cuatro mundiales seguidos.

Berizzo cuenta con todos para el partido de hoy. Solo Marcos Cáceres no viaja y ya está afuera de la con­vocatoria e incluso de la concentración de Ypané. Júnior Alonso y Mathías Villasanti están habili­tados y vuelven al once inicial. Además, habrá novedades en el medio como en el ataque. La única victoria en La Paz fue un 2-1 en 1973 p a r a Alema­nia 74. Luego s e registraron tres empates y cinco victorias bolivianas. Si gana Paraguay será histórico.

En caso contrario, habrá más lamentos en todos los niveles. En el estadio estarán 15 mil aficionados boli­vianos que respaldarán a su equipo, pero desde lejos una gran mayoría de amantes del fútbol y de la Albirroja estarán pendientes de lo que pase en La Paz.

Dejanos tu comentario

9H

¿Qué acción debe ser emprendida ante la suba de casos de COVID-19?

Click para votar