• POR LUIS IRALA

La selección paraguaya perdió anoche 0-2 ante Brasil, mostrando una labor individual y colectiva con muy pocos puntos altos. La sobriedad de Antony Silva y la voluntad de Robert Rojas y Cardozo Lucena fueron los más rescatables. Este es el rendimiento individual de los albirrojos.

Antony Silva: no tuvo culpa­bilidad en los tantos brasile­ños. En la primera etapa salvó una pelota clara de gol. En la complementaria nuevamente cerró su arco con dos esplén­didas tapadas. Si no fuera por la labor del golero del Puebla mexicano, el marca­dor hubiera sido más amplio para los brasileños.

Robert Rojas: derroche de voluntad. Colaboró mucho en el armado y ataque del equipo por la derecha, en la primera etapa. En la complementaria estuvo más contenido.

Un merecido homenaje se vivió en el Defensores del Chaco en el encuentro entre Paraguay y Brasil. Médicos que están en la primera línea de batalla contra el covid fueron invitados para la ocasión, tomando un sitió en las plateas. En un momento, la plantilla de jugadores de la Albirroja se acercó al sitio y los homenajeó con un cálido aplauso que se hizo recíproco.FOTO:JORGE JARA

Gustavo Gómez: jugó al anticipo de entrada y quedó expuesto, lle­gando tarde a veces, como cuando se ganó la amari­lla por infracción a Neymar. Mejoró en la segunda etapa.

Júnior Alonso: Fue el último hombre de la des­ajustada línea defensiva en la primera etapa. En la comple­mentaria salió más del fondo, jugando de volante central cuando fue cambiado Gimé­nez. Al final terminó mar­cando a Neymar.

Omar Alderete: en el gol bra­sileño Gabriel Jesús le ganó la espalda y de un bombazo casi logró el empate. Muy poco y de nuevo fue amonestado.

Santiago Arzamendia: impreciso con la pelota a los pies al comienzo. Por momen­tos entró en la confusión colectiva del conjunto.

Mathías Villasanti: su relevo fue tardío para el gol de Neymar. Muy poco por la derecha y siempre estuvo incómodo en el campo de juego.

Gastón Giménez: estuvo mal parado la mayoría de las veces y sus pases largos no tuvieron el destino deseado. Su presencia ante la Cana­rinha pasó sin trascender.

Ángel Cardozo Lucena: trató de jugar siempre correctamente el esférico, pero no pudo impedir el des­orden en el mediocampo.

Miguel Almirón: par­ticipó de la única jugada clara de gol del conjunto paraguayo en la primera etapa y trató de ser parti­cipativo.

Ángel Romero: como siem­pre estuvo muy solo adelante.

Gabriel Ávalos: fue el relevo de Gastón Giménez. No pesó en ataque.

Alberto Espínola: entró por Robert Rojas buscando Beri­zzo mayor claridad en las subi­das en ofensiva, que no logró.

Óscar Romero: fue por Villa­santi, tratando de crear por la izquierda, logrando conta­das veces.

Braian Samudio: su entrada le dio más movilidad al equipo en ofensiva, pero solo estuvo 10 minutos en el par­tido.

Antonio Bareiro: también entró tarde.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar