La posesión del balón sin las sorpresas oportunas para romper las líneas y marcar goles es un fútbol estéril. Así planteó Cerro Porteño su juego y pagó caro desde el mismo inicio, cuando un error defensivo en la salida permitió a la figura del partido, Hulk, abrir el camino de la victoria del Atlético Mineiro en Belo Horizonte.

El Ciclón se aproximó mucho al arco rival, pero sin la claridad, velocidad necesaria y buena culmi­nación de las jugadas. Así, tuvo muy pocas oportuni­dades de anotar.

El primer capítulo se cerró con otra gran conquista de Hulk, quien convirtió de cabeza un contragolpe.

Antes, el portero visi­tante Jean salvó un mano a mano con Guga, como lo hizo en la reanudación del juego luego del descanso cuando a quemarropa lo fusilaron.

Fue un preludio de lo que llegó al minuto 73 cuando Savarino recibió un pase filtrado para aumentar la diferencia. Vargas, sobre el final, de cabeza, puso el lapi­dario 4-0.

La defensa del Mineiro capitaneada por el para­guayo Junior Alonso tuvo consistencia y cerró todos los caminos al intento azul­grana.

El portero Jean Fernandes tuvo importantes interven­ciones para evitar más goles al Ciclón, que mostró muy poco en ofensiva y ahora debe recomponer sus fuer­zas para no quedarse rele­gado en el grupo que lidera el equipo brasileño.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar