En un momento muy crítico por los errores en cada fecha, Éber Aquino es una garantía para el superclásico entre Cerro y Olimpia, a disputarse mañana en la Olla azulgrana.

Además, como él mismo lo destacó, su equipo tanto en la cancha como en el VAR es de primera.

“Tenemos un equipazo, tanto en cancha como en cabina. Estoy más que seguro que vamos a salir bien el día del partido. Tengo confianza plena en todos mis compañeros, nos conocemos desde hace muchísimo”, valoró el juez a Universo 970 AM.

En toda su carrera dirigirá su octavo clásico y será el tercero consecutivo, con una gran ventaja de victorias para el Decano.

“Estar en clásico no necesita motivación, el partido en sí ya te motiva. Tenía muchas ganas de estar en este partido”, confesó.

EN MEDIA CANCHA

Con sus 41 años y más de 150 partidos, confiesa que los clásicos se juega más en la mediacancha que en otro sector.

“Normalmente, el clásico se juega en mediacancha. A no ser que haya un gol, un penal o una tarjeta roja tempranera, eso cambia todo. Son situaciones donde uno tiene que cambiar el chip y adaptarse a lo que el juego pide. Pero, esos primeros minutos, de mucho juego en mitad de cancha, es donde el árbitro en los primeros minutos debe mostrar el nivel arbitral que se tendrá”, explicó.

SEGUNDA OPORTUNIDAD

El profesional es un defensor del VAR por la oportunidad que les brinda a los jueces. “El VAR vino para quedarse, es una buena herramienta que nos sirve para tener una segunda oportunidad”.

La mejor calificación es que nadie se recuerde del árbitro, confesó: “Lo mejor para un árbitro es que luego del partido nadie se acuerde de su trabajo, eso indica que se hizo bien las cosas”.

Pasaron seis años para volver a tener un árbitro que pite de forma seguida tres clásicos. El último en recibir dicha distinción fue Antonio Arias.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar