POR IRENEO ACOSTA

En un partido con mucho ritmo, sobre todo en el segundo tiempo, terminó con una igualdad a dos goles entre Luqueño y Sol de América, equipos que necesitaban sumar para escalar en la tabla.

En todo momento buscaron el triunfo. Control del balón, dominio del terreno, mos­tró el equipo local, dirigido por Hernán Rodrigo López. La velocidad de Murillo opacó el andar de Pitta y al final, con sus dos goles, fue el hombre más inquietante para los defensores del Dan­zarín. Con su habilidad dejó atrás a Villalba y sorpren­dió a Centurión para abrir el marcador.

Sol por entonces no encon­traba el camino. Pardo, soli­tario, Ruiz Díaz lesionado y reemplazado por Villagra, se basó en el trabajo con pelota parada de Novick. Le dio resultado en una acción, cuando un envío encontró la cabeza de Villagra y llegó el empate.

En la complementaria el partido fue de ida y vuelta. Pasó al frente Sol con el gol de Novick, de penal, tras mano de Riveros. Aumentó, pero una falta de Canale le privó a Sol marcar la dife­rencia. Con pelota quieta, Luqueño empató por con­ducto del venezolano Muri­llo, hasta con suerte.

Los cambios en ambos equi­pos no pesaron mucho. Ya en tiempo adicional, Muri­llo convirtió otro gol, era de la victoria del Auriazul, pero estaba adelantado y el VAR lo anuló. Cobos se fue expul­sado. Luqueño y Sol termi­naron empatados y sin poder recuperar terreno. Siguen estancados.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar